"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida09 @ gmail.com
(sin espacios)

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 
"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad".  

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Calendario Devocional  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan

Profecía  |  Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones

Guerra Espiritual  |  Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas

Familia  |  Mujer Cristiana  |  Jóvenes  |  Niños  |  Ambiente  |  Salud  |  Directorios

Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio  |  Contactarnos

 

Mi Corazón el Hogar de Cristo

 

Documento reproducido con permiso del traductor

Autor: Robert Boyd Munger - Traductor: Abraham Hance

 

Una noche invité a Cristo a mi corazón.  ¡Qué clase de entrada hizo!  No fue algo espectacular, emocional, pero sí muy real.  Algo pasó en el centro mismo de mi vida.  Él llegó a las tinieblas de mi vida y encendió la luz.  Hizo un fuego en la chimenea y desvaneció el frío.  Puso música donde antes había silencio.  Y llenó el silencio con su amorosa y maravillosa compañía.  ¡Nunca me he arrepentido de haberle abierto la puerta a Cristo y nunca lo haré por la eternidad!

En el gozo de esta recién llegada relación le dije a Jesucristo: “Señor, yo quiero que mi corazón sea tuyo.  Quiero que te establezcas aquí y te sientas en casa.  Todo lo que tengo te pertenece.  Déjame mostrarte la casa”.

El primer cuarto que le mostré fue el estudio, la biblioteca.  En mi casa, este cuarto de la mente es un lugar muy pequeño, con paredes muy gruesas; pero es un cuarto muy importante.  En un sentido es el cuarto de controles de la casa.  Él entró conmigo y miró los libros en los estantes, las revistas sobre la mesa, las fotos en las paredes.  Al seguir su mirada me sentí incómodo.

Extrañamente nunca antes había estado consciente de esto, pero ahora que Él miraba estas cosas me sentí avergonzado.  Había allí algunos libros que sus ojos eran demasiado puros para que los viera.  Había una cantidad de basura y literatura sobre la mesa que no son lecturas para un cristiano.  Y en cuanto a las pinturas en las paredes, -las imaginaciones y pensamientos de la mente-, algunos eran realmente vergonzosos.

 

Cuelga este cuadro en tu mente

Me volví y le dije: “Maestro, yo sé que este cuarto necesita algunos cambios radicales.  ¿Me ayudarías a convertirlo en lo que debe ser, y traer todo pensamiento a sujeción de Ti?”

“¡Claro que sí!” -dijo Él-.  “Ante todo toma todo lo que estás leyendo o viendo que no es útil, puro, bueno y verdad, y échalo fuera.

Ahora pon en los lugares vacíos los libros de la Biblia.  Llena la biblioteca con Escrituras y «medita en ellas de día y de noche» (Josué 1:8).  En cuanto a las pinturas en la pared, tendrás dificultad en controlar esas imágenes.  Pero hay una ayuda”.

Él me dio un afiche de sí mismo de cuerpo entero.

“Cuelga esto en todo el centro” -me dijo-, “en la pared de tu mente”.

Así lo hice y a través de los años he descubierto que cuando mi atención está centrada en Cristo mismo, Su pureza y poder hacen que los pensamientos impuros huyan.  Así me ha ayudado Él a traer mis pensamientos a sujeción.

Del estudio pasamos al comedor, el cuarto de los apetitos y deseos.

“¡Aquí paso mucho de mi tiempo y me esfuerzo mucho en satisfacer mis anhelos” -le dije-, “éste es un cuarto muy cómodo y estoy seguro que te agradará lo que servimos”.

Él se sentó a la mesa conmigo y preguntó: “¿Qué tenemos para la cena?”

“Bueno” -le dije-, “mis platillos favoritos son: Huesos secos, tusas de maíz, basura agria; puerros, cebollas y ajos directos de Egipto; éstas eran las cosas que me gustaban en la feria del mundo”.

Cuando la comida le fue puesta delante, Él no dijo nada, pero observé que no comió.  Le dije: “Maestro, ¿no te gusta esta comida?”

“¿Cuál es el problema?” -me contestó-.  “Yo tengo una comida que tú no conoces... si quieres comida que realmente satisface, busca la voluntad del Padre, no tus propios placeres ni tus deseos, ni tu propia satisfacción, sino busca agradarme.  Esa comida te satisfará”.

Allí, a la mesa, me dio a probar del gozo de hacer la voluntad de Dios.  ¡Qué sabor!  ¡Qué nutrición y vitalidad da al alma!  No hay nada parecido en todo el mundo.  Sólo ello satisface.

 

Horas maravillosas en este cuarto

Del comedor pasamos al cuarto de descanso.  Este cuarto era íntimo y confortable.  Me gustaba.  Tenía una chimenea, sillas tapizadas, un sofá, y una atmósfera tranquila.

“Éste sí es un lugar agradable” -dijo Él-, “vengamos aquí a menudo.  Es apartado y callado, y podemos tener comunión los dos”.

Siendo un cristiano en su primer amor, estaba fascinado.  No podía pensar en nada mejor que tener unos minutos apartado con Cristo en íntima comunión.  Él prometió: “Yo estaré aquí temprano cada mañana.  Encuéntrame aquí y comenzaremos el día juntos”.

Así que, mañana tras mañana, yo me dirigía al cuarto de descanso.  Él tomaba un libro de la Biblia, de la biblioteca, lo abríamos y leíamos juntos.  Él me hablaba de Sus riquezas y me develaba Sus verdades.  Mi corazón ardía a medida que Él me revelaba el amor y la gracia que tenía hacia mí.  Éstos eran momentos maravillosos.

Poco a poco, bajo la presión de muchas responsabilidades, el tiempo comenzó a acortarse.  ¿Por qué?, no lo sé, pero pensé que estaba muy ocupado para pasar tiempo con Cristo.

Esto no era intencional, tú me entiendes, sólo ocurrió así.  Finalmente, no sólo fue el tiempo acortado, sino que empecé a fallar un día y otro día.  Tal vez había otra exigencia.  Fallaba dos días seguidos y a veces más.

Recuerdo una mañana en que bajaba a prisa ansioso por partir para el trabajo, que pasé por el cuarto de reposo y noté la puerta entreabierta.  Miré adentro, y vi un fuego en la chimenea y al Maestro sentado allí.  De pronto acongojado pensé: “¡Él es mi huésped.  Yo lo invité a mi corazón!  Él ha venido y aún así lo estoy descuidando”.  Con la mirada gacha dije: “Bendito Maestro, perdóname, ¿has estado aquí todos estos días?”

“Sí” -dijo Él-.  “Te prometí que lo haría, ¿recuerdas?.  Yo te amo.  Te he redimido a un alto precio.  Deseo tener comunión contigo.  Aun cuando no guardes el tiempo de comunión por tu propio bien, hazlo por el mío”.

El comprender que Cristo desea mi compañía, que Él quiere que esté con Él y espera por mí, ha hecho más para transformar mi tiempo de comunión que ninguna otra cosa.  No dejes que Cristo espere solo en el cuarto de reposo de tu corazón, sino toma tiempo cada día, cuando con tu Biblia y en oración, puedas tener comunión con Él.

 

¿Juguetes para el Reino de Dios?

No pasó mucho tiempo antes de que Él preguntara: “¿Tienes un taller en tu hogar?”

“Abajo en el sótano de mi corazón tengo un banco de trabajo y algún equipo”.

Pero no estaba haciendo mucho tiempo con él.  De vez en cuando yo bajaba y manipulaba algunos artefactos, pero no estaba produciendo nada sustancial.

“Bueno, esto está bien equipado, pero ¿qué estás produciendo con tu vida para el Reino de Dios?”  Él miró uno o dos pequeños juguetes que tenía sobre el banco.  Él tomó uno y mostrándomelo dijo: “¿Son estos pequeños juguetes lo que estás produciendo en tu vida cristiana?”

“Bueno” -le dije-, “Señor, yo sé que no es mucho y realmente quiero hacer más, pero después de todo, parece que no tengo la fuerza o la pericia para hacer más”.

“¿Quisieras hacer mejor?” -Preguntó.

“Ciertamente” -respondí.

“Muy bien.  Dame tus manos.  Ahora descansa en Mí y deja que Mi Espíritu obre a través de ti.  Yo sé que tú eres torpe e incapaz, pero el Espíritu Santo es el artífice Maestro, y si Él controla tus manos y tu corazón, Él obrará a través de ti”.

Poniéndose detrás de mí y poniendo Sus grandes y fuertes manos bajo las mías, sosteniendo las herramientas con sus dedos expertos, Él comenzó a obrar a través de mi.  Mientras más me relajaba y confiaba en Él, más era capaz de hacer con mi vida.

 

Siento mucho desorden en este cuarto

Él me preguntó si tenía un cuarto de recreación.  Esperaba que no me preguntara por él.  Había ciertas asociaciones y amistades, actividades y diversiones no convenientes que quería guardar para mí.  Una noche, cuando salía para reunirme con algunos compañeros de mis tiempos de estudiante, Él me paró con una mirada y preguntó: “¿Vas a salir esta noche?”

“Sí” -le contesté.

“Bien” -dijo Él- “me gustaría ir contigo”.

“Oh” -contesté torpemente-, “no creo que realmente quieras venir conmigo, dejémoslo para mañana en la noche, mañana iremos a una reunión de oración, pero esta noche tengo otro compromiso”.

“Lo siento” -dijo Él-, “pensé que cuando me invitaste a tu hogar, íbamos a hacer todas las cosas juntos, que íbamos a ser compañeros.  Quiero que sepas que estoy dispuesto a ir contigo”.

“Bien” -mascullé, deslizándome por la puerta- “mañana en la noche iremos a alguna parte”.

Esa noche pasé horas miserables, me sentía abatido.  ¿Qué clase de amigo de Cristo era yo, cuando deliberadamente lo dejaba fuera de mis asociaciones, haciendo cosas, yendo a lugares que yo sabía Él no disfrutaría?

Cuando regresé esa noche, había luz en Su cuarto, subí a hablar el asunto con Él.  Le dije: “Señor, he aprendido mi lección.  No puedo pasarla bien sin Ti.  De ahora en adelante haremos todo juntos”.

Después bajamos al cuarto de las recreaciones de la casa y Él lo transformó.  Trajo nuevos amigos a mi vida, nuevas satisfacciones, nuevos y permanentes goces.  Risas y música resuenan por toda la casa desde entonces.

 

Algo está muerto en casa

Un día me estaba esperando en la puerta.  Había una mirada impresionante en Sus ojos, y me dijo al entrar: “Hay un olor peculiar en la casa.  Algo muerto hay aquí.  Es allá arriba.  Estoy seguro que es en el closet del pasillo”.

Tan pronto mencionó las palabras, supe a qué se refería.  Sí, había un pequeño closet arriba en el descanso, sólo unos pocos pies cuadrados.  En ese closet, con llave y pasadores, yo tenía una o dos cositas personales que no quería que Cristo viera.  Yo sabía que eran cosas muertas y podridas, pero las quería tanto para mí que tenía miedo de admitir que estaban allí.

Fui con Él y, al subir los escalones, el hedor se hacía más y más fuerte.  Me señaló la puerta.  Estaba disgustado.  Es la única forma como puedo expresarlo.  Le había dado acceso a la biblioteca, al comedor, al salón de reposo, a la sala de recreación, al taller, y ahora me preguntaba por un pequeño closet de cuatro por cuatro.

Internamente dije: “Esto es demasiado.  No voy a darle la llave”.  Como si leyera mis pensamientos dijo: “Si crees que voy a quedarme aquí arriba con este hedor estás equivocado.  Me saldré al porche”.  Vi cómo comenzaba a bajar los escalones.

Mi resistencia se derrumbó.  Cuando uno llega a conocer y amar a Cristo, lo peor que puede pasarle es sentir que su compañía se está alejando.  Tuve que rendirme: “Te daré la llave” -dije con tristeza-, “pero Tú tendrás que abrir el closet y limpiarlo, yo no tengo el valor de hacerlo”.

“Sólo dame la llave” -dijo Él-.  “Autorízame a encargarme de ese closet y lo haré”.

 

Encárgate de toda la administración

Con manos temblorosas le entregué la llave.  Él la tomó, fue a la puerta, la abrió, entró, sacó todas las cosas muertas y putrefactas que había y las tiró.  Entonces limpió el closet y lo pintó.  Todo eso lo hizo en un momento.  Oh, ¡Qué victoria y descanso tener fuera de mi vida esas cosas muertas!

Me vino una idea: “Señor, ¿será posible que Tú tomaras la administración de toda la casa y la dirigieras por mí como hiciste con ese closet?  ¿Tomarías Tú la responsabilidad de cuidar que mi vida sea lo que debe ser?” 

Su rostro se iluminó al responder: “Ciertamente, eso es lo que quiero hacer.  Creí que nunca me lo pedirías.  Tú no puedes ser un cristiano victorioso con tu propia fuerza.  Déjame hacerlo a través de ti y por ti, esa es la forma.  Pero...” -añadió lentamente-,  “Yo soy sólo un huésped.  No tengo autoridad para proseguir ya que la propiedad no es mía”.

Cayendo de rodillas le dije: “Señor, Tú has sido un huésped y yo el anfitrión.  De aquí en adelante yo seré tu siervo y Tú serás mi Señor”.

Corriendo tan rápido hacia la caja fuerte, saqué el documento de propiedad de la casa en el que se especifica todo lo que incluye, linderos, etc.  Ansiosamente firmé traspasándole la casa sólo a Él por el tiempo y la eternidad.

“Aquí está” -le dije-, “todo lo que soy y tengo, para siempre.  Ahora tú diriges la casa.  Yo sólo seguiré contigo como un siervo y amigo”.

Las cosas son diferentes desde que Jesucristo se estableció en mí y ha hecho de mi corazón Su hogar.

 

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. Al vencedor, le concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono”. (Ap 3:20-21, La Biblia de las Américas)

Jesucristo está llamando a la puerta de nuestro corazón cada vez que sentimos que debemos volver a Él. Desea tener amistad con nosotros y quiere que le abramos la puerta. Él es paciente y persiste en su intento de llegar a nosotros, sin irrumpir y entrar, sino llamando. Nos permite decidir si le entregamos o no la vida a Él. ¿Mantiene su poder y presencia transformadora intencionalmente al otro lado de la puerta? (Biblia del Diario Vivir)

 

Abraham Hance fue un venezolano con más de 50 años sirviendo al Señor. Graduado del IBC de Barquisimeto, posteriormente ingresa a la Universidad de SouthWestern Bible Institute en Texas, Estados Unidos. Pastor en México, predica en países como Ecuador, Bolivia y Chile. Conferencista destacado en la historia del Evangelio en Venezuela. Ha sido director del IBC.

Fue traductor de varios escritos del Inglés al Español: “La Ruina de un Cristiano”, “El Milagro de Semilla de Fe” y éste último “Mi Corazón el Hogar de Cristo”.

Un hombre de mucha fe, levantó varias iglesias e incansable sembrador de la Palabra. Formador de generaciones de pastores, siervos de Dios y guiador de muchas almas llevándolas a formar parte del Cuerpo de Cristo.

Partió con el Señor el Domingo 28 de Octubre de 2007.

Pedimos oración por su esposa, Matilde y su hija, Hefziba, por fortaleza, y porque siga tocando el corazón de quienes les hemos apoyado a fortalecer nuestra amistad, apoyo y presencia en sus vidas.

Pueden escribirles a través del Correo electrónico de Hefziba Hance <the_princess_19390@hotmail.com>

Se pueden comunicar telefónicamente con ellas por el número siguiente: 0251-2614406 (llamada nacional) o 58-251-2614406 (llamada internacional), o por sus celulares: Matilde (0416-3599783) y Hefziba (0412-1503827).

 

 

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida09 @ gmail.com (sin espacios)

Sitio Web "Palabra de Vida": http://palabradevida.net.ve

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, frente entrada al Club Chino

Barquisimeto, Edo. Lara, Venezuela

Creada 07/04/05 - Actualizada 16/03/2010