"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 
"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad".  

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Calendario Devocional  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan

Profecía  |  Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones

Guerra Espiritual  |  Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas

Familia  |  Mujer Cristiana  |  Jóvenes  |  Niños  |  Ambiente  |  Salud  |  Directorios

Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio  |  Contactarnos  |  Libro de Visitas

Nota: La mayor parte del contenido de este sitio son enlaces a documentos de otros ministerios. Si tiene interés específico en alguno de ellos, debe contactar directamente al portal o sitio web correspondiente.

 

Dos Reyes, Dos Actitudes Ante el Pecado

 

pastor Hugo Eduardo Rosasco

Comunidad Cristiana “Manantial de Vida”, Av. Mitre 1836 (entre 18 y 18A), Berazategui, Buenos Aires, Argentina
Telf. 4226-5541 / Correo-E: manantialdevida@infovia.com.ar, info@fundacionmanantial.com.ar

Mensaje dado en la Comunidad Cristiana “Manantial de Vida” el 23/05/04

Esta tarde quisiera repasar algo que compartimos hace unas semanas con el grupo de varones y que me dejó pensando todos estos días en la necesidad que tenemos como hijos de Dios de tomar las actitudes correctas para ser restaurados luego de nuestras equivocaciones. Y para esto quisiera tomar el ejemplo de dos reyes de Judá, que aunque muy parecidos en la esencia de sus pecados fueron diferentes en su actitud final.

Lectura Bíblica: 2ª CRÓNICAS 28:1-4 “De veinte años era Acaz cuando comenzó a reinar, y dieciséis años reinó en Jerusalén; mas no hizo lo recto ante los ojos del Señor, como David su padre. 2Antes anduvo en los caminos de los reyes de Israel, y además hizo imágenes fundidas a los baales. 3Quemó también incienso en el valle de los hijos de Hinom, e hizo pasar a sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que el Señor había arrojado de la presencia de los hijos de Israel. 4Asimismo sacrificó y quemó incienso en los lugares altos, en los collados, y debajo de todo árbol frondoso”.

2ª CRÓNICAS 33:1-10 1De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y cincuenta y cinco años reinó en Jerusalén. 2Pero hizo lo malo ante los ojos del Señor, conforme a las abominaciones de las naciones que el Señor  había echado de delante de los hijos de Israel. 3Porque él reedificó los lugares altos que Ezequías su padre había derribado, y levantó altares a los baales, e hizo imágenes de Asera, y adoró a todo el ejército de los cielos, y les rindió culto. 4Edificó también altares en la casa del Señor, de la cual había dicho el Señor: En Jerusalén estará mi nombre perpetuamente. 5Edificó asimismo altares a todo el ejército de los cielos en los dos atrios de la casa del Señor. 6Y pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom; y observaba los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo ante los ojos del Señor, hasta encender su ira. 7Además de esto puso una imagen fundida que hizo, en la casa de Dios, de la cual había dicho Dios a David y a Salomón su hijo: En esta casa y en Jerusalén, la cual yo elegí sobre todas las tribus de Israel, pondré mi nombre para siempre; 8y nunca más quitaré el pie de Israel de la tierra que yo entregué a vuestros padres, a condición de que guarden y hagan todas las cosas que yo les he mandado, toda la ley, los estatutos y los preceptos, por medio de Moisés. 9Manasés, pues, hizo extraviarse a Judá y a los moradores de Jerusalén, para hacer más mal que las naciones que el Señor destruyó delante de los hijos de Israel. 10Y habló el Señor a Manasés y a su pueblo, mas ellos no escucharon”

Tanto Acaz como Manasés, su nieto, fueron hombres que se apartaron de las ordenanzas de Dios en forma verdaderamente abominable. Ambos adoraron dioses paganos, levantaron altares para adorarles en lugar de adorar al único Dios vivo,  los dos sacrificaron a sus hijos en el fuego, y no sólo esto sino que fueron causantes de que todos el pueblo pecara, ya que los arrastraron detrás de sus propios pecados, en fin, pecados descalificadores y horribles delante de Dios, pecados que merecían la condenación eterna. De hecho, Dios los entregó en las manos de sus enemigos.

No somos mejores que ellos. Cuántas veces hemos pecado contra Dios de distintas maneras, por tozudez, por rebeldía, adulterando con las cosas del mundo, siendo infieles al Señor, aun haciendo pecar a otros por nuestra causa. Tal vez no cometamos el tipo de pecado que cometieron estos perversos reyes, pero quiero recordarles que no hay distinta categorización de pecados, hay pecado, o sea que cualquier cosa que hagamos en contra de la voluntad de Dios nos aparta de su gracia y de su presencia. Algunos se preguntan ¿Pero puede ser que este pequeño pecado me sea contado como el haber asesinado a un hijo? La respuesta es . Dios mide y pesa aun las intenciones del corazón, no los resultados de nuestra caída. Recordemos también lo que dice 1ª PEDRO 1:15-16  “sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.

Y los resultados siempre son los mismos, pérdida para nosotros. Lo mismo sucedió con Acaz y Manasés, cayeron en horribles prisiones. Así cuando pecamos nos vemos atrapados por prisiones tanto espirituales como muchas veces físicas.

Hasta aquí la introducción, quiero ahora que prestemos atención a la actitud de Dios y la respuesta de cada uno de estos dos reyes cuando se encontraban bajo las prisiones que Dios había permitido para ellos: A Acaz le dio la oportunidad de arrepentirse y pedirle una señal, sin embargo en su soberbia Acaz apeló al legalismo en su actitud y NO SE ARREPINTIÓ, su final fue bajo cautividad, en condenación y angustia. A diferencia de Acaz, Manasés, posiblemente el peor rey que tuvo Judá, tomó otra actitud; cuando Dios le dio la oportunidad de arrepentirse y pedir perdón, la aprovechó.

2ª CRÓNICAS 33:10- 13 Y habló el Señor a Manasés y a su pueblo, mas ellos no escucharon; por lo cual el Señor  trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. Mas luego que fue puesto en angustias, oró al Señor su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Adonay era Dios”.

Este cambio de actitud en el rey no fue solo circunstancial y momentáneo, pasó de ser el peor de los reyes de Judá a ser uno de los mejores y más consagrados.

Siempre Dios tiene sus ojos abiertos para juzgar el pecado, nada se escapa a sus justos juicios, pero al mismo tiempo nuestro Dios es un Dios lleno de piedad y misericordia, que quiere que ninguno se pierda sino que todos procedan al arrepentimiento, siempre da otra oportunidad, siempre está esperando que nos arrepintamos de nuestros pecados y cambiemos de actitud, y si así lo hacemos en su amor y ternura perdona  nuestros pecados y nos limpia.

Siempre Dios pone delante de nosotros la elección entre el bien y el mal, la decisión es pura y exclusivamente nuestra. Si perseveramos en nuestras actitudes erróneas, en nuestra tozudez y soberbia de no querer ir a Él con arrepentimiento y cambio de actitud nuestro final será como dice el SALMO 125:5 Mas a los que se apartan tras sus perversidades, el Señor los llevará con los que hacen iniquidad...” Sin embargo si por el contrario hay clamor en nuestro corazón y un genuino arrepentimiento Dios te restaurará y levantará más allá de lo que jamás hayas soñado.

Esta noche es noche de introspección, noche de balance, noche de decisiones, si te has alejado de Dios, si has pecado, no importa tu condición actual, el Señor te está dando la oportunidad de un cambio de actitud para poderte bendecir, ven a Él, confiesa tu pecado, arrepiéntete y el Altísimo sanará tu vida y te restaurará.

 

Busque otros Mensajes en la Página de Prédicas

 

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx

Sitio Web "Palabra de Vida": http://palabradevida.net.ve

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, frente entrada al Club Chino

Barquisimeto, Edo. Lara, Venezuela

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 27/05/04 - Actualizada 07/01/09