"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Calendario Devocional  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan

Profecía  |  Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones

Guerra Espiritual  |  Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas

Familia  |  Jóvenes  |  Niños  |  Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios

Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio  |  Foro de Visitas  |  Contactarnos

 

www.tiempodevictoria.com.ar

Néstor Martínez

 Octubre de 2007

 

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06
May-06
| Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07
| Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07 | Sep-07 | Oct-07

======================

Ir a índice arriba 

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 

 

[01]

«Por eso te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego, para que te hagas rico; ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez; y colirio para que te lo pongas en los ojos y recobres la vista.» (Apocalipsis 3:18)

Le está hablando a un hermanito que se congrega en la iglesia de Laodicea, ¿La recuerdas? Aquélla donde había muchos que serían vomitados de su boca por ser tibios, y no fríos o calientes. Y aquí le muestra a este hermanito el por qué de ese vómito. Dios no es ni cruel ni injusto, es Dios. Por eso pretende que cada uno de nosotros, sus hijos, sean oro refinado, que es el oro de mejor calidad. No importa si para eso tienes que pasar por el ardor del fuego de la prueba. Y todo eso para que te hagas rico con la única riqueza que Dios cultiva y aplaude: la espiritual, la de los dones, la unción, el poder y la misericordia. Las otras riquezas son simple hojarasca que se quema en el fuego. Ropas blancas de santidad y colirio espiritual para que de una vez por todas puedas abrir tus ojos a la revelación presente.

▲arriba

 

[02]

«Pero no se olvidará para siempre al necesitado, ni para siempre se perderá la esperanza del pobre.» (Salmo 9:18)

Esto que señala el salmista es, quizás, de lo muy poco que podemos encontrar en la Biblia respecto a la pobreza o necesidad material. Porque leído de manera superficial y literal, eso parecería guardarse. Es como si estuviera diciendo que Dios no olvida al necesitado y que en algún momento su mano de ayuda vendrá sobre él, y que los pobres pueden perder todo lo material que pierdan, pero no su esperanza de que en el final del camino aparecerá la ayuda salvadora que los sacará de sus miserias. Ahora bien; ¿Qué tal si esto también tuviera connotación espiritual más que literal? También sería coherente. Y quizás con mayor cumplimiento real que lo otro. Porque el que está espiritualmente necesitado pide y en algún momento recibe lo que pide, y el pobre de espíritu confía y a corto o mediano plazo su confianza se ve recompensada.

▲arriba

 

[03]

«Los judíos piden señales milagrosas y los gentiles buscan sabiduría, mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos y es locura para los gentiles, pero para los que Dios ha llamado, lo mismo judíos que gentiles, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios.» (1 Corintios 1:23-24)

Si andabas buscando una síntesis escueta pero contundente de lo que es el Evangelio, aquí tienes una. Resume verdad literal y verdad espiritual. Predicar a Cristo crucificado te trae problemas con los judíos hoy mismo, en este tiempo. Creo que no necesito darte mayores explicaciones al respecto. Todos sabemos lo complicado que es hablar de que el Mesías ya vino con ellos. Pero también te trae problemas con los gentiles, ya que esa predicación escapa a toda lógica racional y, por lo tanto, es muy mal mirada y pasible de marginaciones y discriminaciones. Sin embargo, tanto para los judíos como para los gentiles a los cuales el Espíritu Santo ha tocado abriendo sus ojos por gracia y misericordia de Dios, las cosas son muy distintas y toman una validez concreta y activa realmente sorprendente.

▲arriba

 

[04]

«Pablo, apóstol, no por investidura ni mediación humanas, sino por Jesucristo y por Dios Padre, que lo levantó de entre los muertos; y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia: que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz.» (Gálatas 1:1-3)

La palabra “apóstol”, lo sabes, significa “enviado”. Pablo, dice él mismo aquí, es un enviado de Jesucristo y Dios Padre. ¿Eso significa algo para ti? No, claro, tienes, al igual que tantos cristianos, demasiada costumbre de oír estas cosas y prácticamente ya la mayoría de ellas te resbalan en el entendimiento. Sin embargo, eres el mismo que escribes correos a este y quizás a otros ministerios, preguntando si está bien que existan tantos apóstoles hoy día, como vemos por la televisión cristiana o secular. ¿Qué quieres que te responda? ¿Quizás algo contundente y fuerte para que tú lo uses como espada para destruir la corrupción babilónica? Sé valiente. Los apóstoles no lo son por investidura ni mediación humana, sino por Cristo. Ahora fíjate cuántos de uno y cuántos de otro encuentras…

▲arriba

 

[05]

«Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé fervoroso y arrepiéntete.» (Apocalipsis 3:19)

¡Qué bueno que es saber esto! ¡Qué tremendo es conocer la realidad que nos dice que Dios sólo va a reprender y disciplinar a los que ama! Ya sabíamos que era así porque un Padre jamás va a reprender o disciplinar a un hijo ajeno. Sólo lo hará con los suyos. Pero no está demás recordarlo para poder fortificarnos en nuestra fe aun en la peor de las crisis. Ahora bien; cuando Dios hace contigo lo que aquí dice que hará porque te ama, ¿Qué te dice luego que deberás hacer para mejorar tu estándar? Ser fervoroso, que es lo opuesto a la apatía y la indiferencia. Que ya no seas tibio ni frío, sino caliente con el fuego del Espíritu Santo ardiendo en tu interior. Y, finalmente, la palabra clave del Evangelio. La que predicó grandemente Juan el Bautista y la que corroboró Jesús. La que hoy falta en muchos púlpitos: arrepiéntete.

▲arriba

 

[06]

«¡Levántate Señor! No dejes que el hombre prevalezca; ¡Haz que las naciones comparezcan ante ti!» (Salmo 9:19)

¿Es que es necesario que alguien le diga a Dios que debe levantarse? No, no es necesario. Esto es una expresión conjunta a un hecho concreto. Y el hecho concreto es que, cuando el hombre excede sus posibilidades y llega a creer que es inmune o todopoderoso, se levanta el Dios de justicia y pasa a demostrarle con total y absoluta claridad y nitidez que solamente hay un Todopoderoso en el planeta y ese no es el hombre de carne y hueso, precisamente. La vanidad podrá rendir alguna clase de rédito en el marco de los rudimentos sociales humanos de las naciones, pero no tiene incidencia alguna dentro del ámbito espiritual. Allí es Dios quien prevalece y, tal como lo señala aquí el salmista, las naciones deben sí o sí comparecer ante Él más tarde o más temprano.

▲arriba

 

[07]

«Pues la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana.» (1 Corintios 1:25)

Esto es lo que nosotros, gracias a Dios, podemos ver con mediana o meridiana claridad, mientras que para el mundo incrédulo y secular es total y absolutamente imposible no sólo verlo, sino además entenderlo. Nos llaman despectivamente “seres místicos”, sin darse cuenta que entre su ofensa están diciendo una verdad. Porque, en efecto, de momento en que creemos en algo invisible que no vemos, somos místicos. Pero eso no significa que caigamos en los extremos o los excesos del misticismo, que le ha hecho tanto daño y tanto mal al pueblo de Dios como la misma incredulidad o la corrupción ministerial. El día que el mundo vea esto que aquí podemos leer, el mundo vendrá a los pies de Cristo. ¿Y como podrá verlo? Sólo si lo muestra y lo demuestra (no meramente en discurso teológico) la iglesia, que eres tú y soy yo.

▲arriba

 

[08]

«Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado, según la voluntad de nuestro Dios y Padre, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.» (Gálatas 1:4-5)

Lo primero: Jesús no fue crucificado por ser un peligro para el sistema político o gubernamental del Imperio Romano. Jesús fue crucificado porque así estaba previsto en el plan de salvación de nuestro Dios. Él dio su vida para que nuestros pecados quedaran limpios y pudiéramos tener acceso al reino del Padre. Lo segundo: al llevar a cabo esa acción, nos rescató del mundo. Y para quien tenga dudas respecto a la validez de ese mundo, aquí mismo por boca de Pablo puedes leer que se trata de un mundo “malvado”. Eso significa que, por sí mismo, por sus sentimientos o emociones, ese mundo jamás podrá justificarse. Sólo la sangre del Cordero de Dios derramada en la cruz lo hace posible. Y lo último: todo eso sucedió por la voluntad de Dios, no por ninguna casualidad.

▲arriba

 

[09]

«En aquel día se alzará la raíz de Isaí como estandarte de los pueblos; hacia él correrán las naciones, y glorioso será el lugar donde repose.» (Isaías 11:10)

La raíz de Isaí es Jesús. Y dice que se levantaría como estandarte de los pueblos. Tú sabes, un estandarte era un elemento indispensable en el frente de combate de cualquier ejército, ya que significaba el símbolo que identificaba a ese grupo en batalla. Esto quiere decirnos que nosotros, como pueblo, debemos ser necesariamente guerreros, ya que nos guste o no, lo sepamos o no, cuando aceptamos esa salvación ganada en la cruz, pasamos a formar parte de un ejército que siempre está ubicado en el frente de combate, y Jesucristo es nuestro estandarte ya que Él es quien nos identifica como pueblo. Lo posterior será lo apuntado: hacia Él correrán las naciones hambrientas y sedientas y la gloria inundará cualquier sitio donde su santo nombre repose aunque más no sea por un instante.

▲arriba

 

[10]

«Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.» (Apocalipsis 3:20)

Este texto contiene varios elementos a tener en cuenta muy por encima de lo que la enseñanza clásica nos haya dicho. Primero, dice que quien nos busca y nos llama es Él a nosotros. Luego añade algo que nos da a entender que esa puerta simbólica de la cual está hablando, tiene el picaporte, la manija para abrirla, de un solo lado: el interno, que es donde habitamos nosotros. Él no puede abrirla desde afuera. Dios jamás va a invadirte. Entrará a convivir contigo si tú le das permiso y le habilitas. De otro modo se quedará afuera sufriendo por tu ceguera, pero lamentablemente no podrá hacer nada más. Tú eres quien decide adonde pasas tu eternidad. ¿Ya lo has hecho? ¿O todavía el Señor, con su infinita paciencia y amor, sigue llamando a tu puerta?

▲arriba

 

[11]

«Infúndeles terror, Señor; ¡Que los pueblos sepan que son simples mortales!» (Salmo 9:20)

Si bien la del salmista no parecería ser una oración de lo más misericordiosa, no me digas que en alguna ocasión, si no has llegado a realizarla, no has estado tentado de repetirla casi textual, ¿No es así? Porque en el marco de las injusticias que la sociedad del mundo tiene acostumbrado a sus protagonistas, aquellos que han entregado su vida a Jesucristo y saben que existe un poder sobrenatural que está muy por encima de todos los poderes humanos por fuertes y consolidados que sean, pueden no resistir la tentación de invocarlo para que se manifieste en contra de todo lo que signifique una oposición o una agresividad. Sin embargo, si es un auténtico hijo de Dios, sabrá que aquella palabra que señala que suya y solamente suya es cada venganza, sigue vigente y debe ser respetada. El juicio y la sentencia de cumplimiento, siempre es de Dios.

▲arriba

 

[12]

«Hermanos, consideren su propio llamamiento: no muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna.» (1 Corintios 1:26)

Es verdad. Lo tomo como si estuviera escrito para mí mismo. Supongo que tú que lo estás leyendo hoy, quizás como si fuera la primera vez, sientes lo mismo. Porque más allá de lo que digan algunos hermanos bendecidos con lo que puedas haber dado en su beneficio, tú sabes que no eres sabio. Que conforme a los rudimentos del mundo eres mucho menos que cualquiera que no es nada. Pero resulta ser que el reino de Dios mide las cosas desde otros parámetros. Parámetros que al mundo sorprenden y hasta ofenden, porque no guardan el cuidado de ninguno de esos valores a los que el mundo incrédulo, pagano e impío les tiene tanto afecto y respeto.

▲arriba

 

[13]

«Me asombra que tan pronto estén dejando ustedes a quien los llamó por la gracia de Cristo, para pasarse a otro evangelio.» (Gálatas 1:6)

La pregunta que te brota espontáneamente al leer esto, es: ¿En qué andaban los gálatas? En cualquier cosa, esa parecería ser una respuesta adecuada. Pero te pregunto: ¿Crees que esto se limita a un hecho histórico, sucedido en un lugar, con un grupo determinado de gente y se terminó? No lo creas. Esto es mucho más actual y vigente de lo que te supones. Vamos a ver: prueba de eliminar la palabra gálatas de toda esta cosa y haz o hazte la misma pregunta que Pablo formula. ¿Cómo te suena? ¿Verdad que muy actual? Es que hoy también los pablos deben asombrarse de que tan pronto los creyentes hayan abandonado al que los llamó por su gracia para pasarse a otro evangelio. ¿Otro evangelio? ¿Qué otro evangelio podría haber hoy sin que los cristianos se den cuenta? Humanista, científico, psicológico, filosófico, esotérico. Hay decenas.

▲arriba

 

[14]

«En aquel día el Señor volverá a extender su mano para recuperar al remanente de su pueblo, a los que hayan quedado en Asiria, en Egipto, Patros y Cus; en Elam, Sinar y Jamat, y en las regiones más remotas.» (Isaías 11:11)

Sería demasiado extenso para este pequeño espacio diario, elaborar un estudio de cada una de las ciudades aquí mencionadas, ya que en cada caso especial y particular, ellas contienen un significado distinto. Pero será más que suficiente señalar que, cuando el Señor extienda su mano para recuperar al remanente de su pueblo (Cosa que está comenzando a suceder precisamente en este tiempo), ellos saldrán de todos los lugares físicos, geográficos y espirituales del planeta, demostrando con esto que Dios sigue sin hacer acepción de personas. Formarán parte de ese remanente (que no significa “sobrante”, sino “selección especial”), todos aquellos que son genuinos delante del trono de la gracia, ostenten cargos, posiciones, credenciales o no.

▲arriba

 

[15]

«Al que salga vencedor le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.» (Apocalipsis 3:21)

¿Acaso dice que le permitirá esto a quien resulte vencedor de una horrible guerra cruel, despiadada y sangrienta? No. Simplemente se trata de aquellos que resulten vencedores en lo que Él, precisamente, implantó para con todos nosotros cuando nos dijo que en Él, somos más que vencedores. La perseverancia en la fe, la confianza en la victoria y la ausencia total de temor. Ese será quien tenga el derecho a sentarse (símbolo de haber terminado con la ministración sacerdotal) en su trono de la misma manera que Él mismo, a partir de la cruz, pudo hacerlo en el del Padre celestial. Esto deja en claro, además, que en la vida del creyente sí hay recompensas, sí hay premios y sí hay reconocimientos por parte de Dios a una calidad de buenos hijos.

▲arriba

 

[16]

«» ()

.

▲arriba

 

[17]

«» ()

.

▲arriba

 

[18]

«» ()

.

▲arriba

 

[19]

«» ()

.

▲arriba

 

[20]

«» ()

.

▲arriba

 

[21]

«» ()

.

▲arriba

 

[22]

«» ()

.

▲arriba

 

[23]

«» ()

.

▲arriba

 

[24]

«» ()

.

▲arriba

 

[25]

«» ()

.

▲arriba

 

[26]

«» ()

.

▲arriba

 

[27]

«» ()

.

▲arriba

 

[28]

«» ()

.

▲arriba

 

[29]

«» ()

.

▲arriba

 

[30]

«» ()

.

▲arriba

 

[31]

«» ()

.

▲arriba

 

Sep-07 < Oct-07 >

ir al índice arriba

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx

Sitio Web "Palabra de Vida": http://palabradevida.net.ve

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, frente entrada al Club Chino

Barquisimeto, Edo. Lara, Venezuela

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/10/2007 - Alojada 26/06/08 - Actualizada 26/06/08

Visita Nº () desde el 26/06/08

Visita Nº () en www.enlacebiblico.com.ar desde el 01/10/2007