"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

info@enlacebiblico.com.ar

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

www.tiempodevictoria.com.ar

Néstor Martínez

 

 Diciembre de 2006

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06
May-06
| Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06
| Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Ir a índice arriba 

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 

 

[01]

«Enseña a los esclavos a someterse en todo a sus amos, a procurar agradarles y a no ser respondones.» (Tito 2:9)

¿Verdad que suena algo injusta esta recomendación que Pablo les hace a los esclavos? Claro que sí, pero si la observamos desde nuestra óptica actual, donde la esclavitud ya ha sido oficial y legalmente abolida, y los únicos esclavos que quedan, al menos en nuestros países de mediana libertad, son los manipulados emocional o psíquicamente. Ahora bien si vemos esta recomendación desde la óptica con que Pablo la estaba viendo, deja de ser injusta o cruel. ¿Por qué? Porque el esclavo que no se sometía en todo a sus amos o que no buscaba agradarle o que era respondón, vivía poco tiempo. Y Pablo, lo que está haciendo aquí, es formular un llamado de atención al grado de inteligencia que esa gente pudiera tener. Porque ese es el sector en el que el evangelio ingresó con menos oposición, ya que en las áreas de privilegio social, todo fue mucho más cuesta arriba. Tal como lo es ahora.

▲arriba

 

[02]

«Sepan que el Señor honra al que le es fiel; el Señor me escucha cuando lo llamo.» (Salmo 4:3)

A este verso habría que ampliarlo, grabarlo en un cuadro de mayor tamaño y colgarlo bien a la vista en todos los templos de todas las congregaciones cristianas del planeta, y esencialmente, en las oficinas de todos sus pastores. Porque la fidelidad a Dios tiene que ver con una asignatura pendiente. No son pocos los cristianos que asisten a cultos donde se honra a Dios, pero durante el resto del tiempo coquetean con asuntos que le son opuestos. Y tampoco son mayoría, precisamente, los que están convencidos que sus oraciones son escuchadas por Dios. La pregunta más clásica que los ministros oímos o leemos, es: ¡Hermano! ¿Por qué Dios no me escucha? Yo suelo preguntar cómo es que sabe esa persona que Dios no le oye. No me pueden responder. Sería como reconocer que tampoco están preparados para saber cuando Dios sí responde. El caso es que, sin ninguna de estas cosas, no puedes esperar honra de parte de Dios. Y sin honra no hay ministerio, dones, poder y bendición.

▲arriba

 

[03]

«Es ya del dominio público que hay entre ustedes un caso de inmoralidad sexual que ni siquiera entre los paganos se tolera, a saber, que uno de ustedes tiene por mujer a la esposa de su padre. ¡Y de esto se sienten orgullosos! ¿No debieran, más bien, haber lamentado lo sucedido y expulsado de entre ustedes al que hizo tal cosa?» (1 Corintios 5:1-2)

Escucha: lo que Pablo dice en el principio de este texto, me lo han repetido más de una vez algunos pastores evangélicos de mi país. Concretamente me han dicho: “El pecado que a veces encontramos en algunos miembros de la iglesia tiene una perversión tal que difícilmente lo encontraríamos en el mundo”. ¿Qué significa eso? ¿Acaso que la iglesia reprime en lugar de educar en santidad? En parte sí; es normal la cultura de “parecer” en lugar de ser, pero no es todo. Nadie le presta demasiada atención a la guerra espiritual como no sea para participar en algunos “ministerios de liberación”, y lo encomillo porque bíblicamente no existe tal cosa. Pero lo cierto es que cuando un demonio logra hacer pie en un cristiano, su grado de inmoralidad y perversión será tres veces mayor al que puede influir en un incrédulo.

▲arriba

 

[04]

«El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido.» (Isaías 9:2)

Dentro del contexto general de los cristianos, creo que todavía no se alcanza a entender de qué se está hablando cuando se hace referencia a la luz. Sucede esto porque la intelectualidad le ha ganado la batalla a la espiritualidad en muchas de nuestras congregaciones. Entonces las cosas se hacen conforme a ciertas planificaciones humanas, (Algunas provienen de las centrales directivas de las denominaciones), y no tienen en cuenta la existencia y participación activa del Espíritu Santo. Esto parecería una barbaridad decirlo así, pero como modelo concreto puedes ver lo que ocurre con las técnicas de Evangelización que se andan enseñando por allí en cursos, convenciones y congresos donde acuden profesores rentados a dar clase sobre esas técnicas. Pregunta: ¿Nadie entendió que si el Espíritu Santo no da convicción de pecado no hay ninguna clase de conversión posible?

▲arriba

 

[05]

«No deben robarles sino demostrar que son dignos de toda confianza, para que en todo hagan honor a la enseñanza de Dios nuestro Salvador.» (Tito 2:10)

Pablo está hablando con los esclavos de su tiempo. Y les está dando un principio que sigue vigente aún en nuestros días, donde la esclavitud, (al menos la legal y oficial) ha dejado de ser y se ha abolido. Resulta complicado entender esto desde la óptica de personas occidentales y libres, pero vale la pena intentarlo para luego usarlo en el lugar que corresponda, y no en el que nos parezca más conveniente, tal como se ha hecho hasta ahora. Lo que Pablo les dice es que la enseñanza de Dios para los hombres está emparentada directamente con la honestidad, la confianza y la integridad de las personas. Quien no sea honesto, confiable e íntegro, podrá ir a todas las iglesias que quiera, a todos los cultos que quiera y hasta un día cualquiera, predicar. Pero eso no lo hace apto para poner por obra la enseñanza de Dios que sigue vigente hasta hoy. No ya para esclavitudes, sino para todos los esclavos voluntarios de Jesucristo.

▲arriba

 

[06]

«Si se enojan, no pequen; en la quietud del descanso nocturno examínense el corazón.» (Salmo 4:4)

Entiende bien; no tienes prohibido por ninguna junta religiosa especial el enojarte. El enojo es una reacción que acompaña al ser humano de manera permanente. Es más: podría decirse que el enojo forma parte de la personalidad del hombre y la mujer. Lo que a Dios le preocupa no es el enojo, sino lo que el enojo pueda desencadenar. Jesús dijo “airaos, pero no pequéis”. El salmista, aquí, prácticamente está diciendo lo mismo. Porque una cosa es enojarse con alguien, orar pidiendo paz y tranquilidad, conseguirla y luego atemperar los ánimos, pedir perdón si es que corresponde y volver a la normalidad. Y otra cosa muy distinta es, dejándose llevar por un gran enojo, cometer actos de violencia de los que luego resultará imposible arrepentirse o enmendarse. Será por la noche, cuando ese sueño parece tan esquivo, que podrás deleitarte en comunión con tu Padre celestial y allí, en esa intimidad que nadie puede invadir, arreglarás tus problemas.

▲arriba

 

[07]

«Yo, por mi parte, aunque no estoy físicamente entre ustedes, sí estoy presente en espíritu, y ya he juzgado, como si estuviera presente, al que cometió este pecado.» (1 Corintios 5:3)

Aprende, por favor, y deja ya mismo toda religiosidad de lado. Pablo juzgaba el pecado de un supuesto “hermano” que andaba acostándose con la mujer de su padre. (Se sobreentiende que no era su madre, sino otra mujer con la que el padre se había unido). ¿Entonces Pablo era el pastor principal de esa iglesia? No. No existe tal cosa en toda la Biblia. Encontrarás Supervisores (Ancianos) apóstoles y profetas. Cuando se refiere a pastores, siempre lo hace así, en plural, porque habla de cualquiera de los cinco ministerios de Efesios 4:11. Sólo usa el término pastor, en singular, en el Salmo 23 y en referencia al Señor mismo. Pablo podía juzgar el pecado de otro por una sencilla razón: tenía la autoridad del Señor a partir de su propia santidad. Cualquiera de nosotros podría hacer lo mismo bajo las mismas circunstancias. De otro modo, deberíamos abstenernos de juzgar. El que esté libre de ese pecado, arroje la primera piedra.

▲arriba

 

[08]

«Tú has hecho que la nación crezca; ha aumentado su alegría. Y se alegran ellos en tu presencia como cuando recogen la cosecha, como cuando reparten el botín.» (Isaías 9:3)

¿Puede compararse el gozo de experimentar la presencia de Dios con la alegría material de cosechar lo que se ha sembrado o repartirse lo que se ha obtenido como botín luego de una guerra? No parecería posible, según nuestra óptica occidental y en tiempos de paz. Sin embargo, cuando esto fue escrito, el mundo se desgarraba en distintas guerras y el mejor modelo que los hombres tenían para entender el significado de la presencia, existencia y participación de Dios en la vida cotidiana, era este. Isaías dice que Dios fue quien hizo que la nación creciera, por lo que si esto es un principio, y lo es, habrá que entender que, cuando nos encontramos con alguna nación que no crece, es por algún motivo espiritual muy profundo que impide a Dios moverse y lograrlo. Echa un vistazo al mundo y no te llevará demasiado tiempo entenderlo.

▲arriba

 

[09]

«Esta es la revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos lo que sin demora tiene que suceder. Jesucristo envió a su ángel para dar a conocer la revelación a su siervo Juan, quien por su parte da fe de la verdad, escribiendo todo lo que vio, a saber, la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.» (Apocalipsis 1:1-2)

Entiende bien por favor. Olvida ahora todo lo que las viejos cabezones de tu denominación, (cualquiera sea ella), decidieron que había que enseñar respecto a este libro de la Biblia. Si lees atentamente este verso inicial, ¿Qué es lo que dice que se le dio a Juan? La revelación de Jesucristo, la palabra de Dios y su testimonio. ¿Es esto lo que nos han enseñado? No. Se nos ha enseñado que el Apocalipsis trae las revelaciones futuras, que podemos comprobar diariamente viendo la CNN. Es más: en algunas versiones bíblicas, se denomina a este libro, “Libro de las Revelaciones”. Sin embargo aquí no se habla de revelacio-NES, en plural, sino de la revelación, en singular. La revelación de la persona de Jesucristo. ¿Verdad que mirándolo así toma otro calibre y color?

▲arriba

 

[10]

«En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación.» (Tito 2:11)

Tú miras a tu alrededor y no puedes menos que preguntarte: ¿En qué cosa Dios está hoy mismo, manifestando su gracia a toda la humanidad? La respuesta es muy simple. Manteniéndolos allí sin destruirlos tal como se merecerían por sus aberraciones en todos los niveles. Dios sigue esperando el arrepentimiento de un hombre que, en muchos casos, sigue empeñado en asesinar, violar, torturar, abusar y cometer toda clase de aberraciones. Un hombre que no cree en Dios porque –asegura– es libre de optar por la religión o no. Un pobre hombre que aún no ha entendido que en el mundo espiritual no hay lugares neutros y que, si como lo declara, ha elegido no creer ni honrar a Dios, se ha convertido automáticamente en soldado de Satanás. ¡Y vaya que lo está haciendo bien!

▲arriba

 

[11]

«Ofrezcan sacrificios de justicia y confíen en el Señor.» (Salmo 4:5)

Hemos leído que la Biblia nos habla de “sacrificios de alabanza”, y hemos enseñado que, entre otras acepciones o interpretaciones, éste se produce cuando decidimos alabar al Señor sin causa natural visible, quizás en la peor de las crisis. Ya que alabarlo cuando todo anda bien y somos felices, no sólo es mucho más fácil, sino que no representa sacrificio alguno. Con la justicia sucede lo mismo. Actuar en un hecho donde tenemos razón, es sencillo y hasta grato. Pero ceder cuando todo está de nuestra parte, sólo porque lo consideramos justo conforme a la visión de Dios y no de la jurisprudencia terrenal, eso ya no es tan sencillo y representa un auténtico sacrificio. Confiar en el Señor es uno de los últimos pasos de la fe. Creer, todos creen; hasta los demonios. Creerle a Dios, ya son menos pero los hay en buena cantidad. Confiar en Él ya es más complicado porque implica dejar todo en sus manos. Y a nosotros nos encanta tener todo bajo control.

▲arriba

 

[12]

«Cuando se reúnan en el nombre de nuestro Señor Jesús, y con su poder yo los acompañe en espíritu, entreguen a ese hombre a Satanás para destrucción de su naturaleza pecaminosa a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor.» (1 Corintios 5:4-5)

¿Sabías que en derredor de este versículo se han tejido no menos de una docena de interpretaciones diferentes? Comencemos por algo: ¿No tenemos tú y yo, por el simple hecho de haber aceptado a Cristo, el sello del Espíritu Santo en nuestro interior? Sí lo tenemos. ¿Y no nos ha llenado ese mismo Espíritu Santo, cuando se lo hemos pedido al señor, para dotarnos de toda su maravillosa presencia? Sí lo ha hecho. ¿Y eso qué produce en nosotros? Tener su guía a toda verdad. Entonces, ¿Cómo es que si todos tenemos al mismo Espíritu santo que nos guía a toda verdad, podemos interpretar la Biblia de distinta manera y decir que eso es bueno y hasta glorificar a Dios por nuestra unidad en la diversidad? Lo que Pablo dice aquí es que no oren más por este hombre. Que dejen que Satanás lo vapulee a su antojo, (aunque sin matarlo), para que de ese modo, cuando llegue el día del Señor, ya haya sido restaurado por el perdón producto de su arrepentimiento.

▲arriba

 

[13]

«Ciertamente tú has quebrado, como en la derrota de Madián, el yugo que los oprimía, la barra que pesaba sobre sus hombros, el bastón de mando que los subyugaba.» (Isaías 9:4)

Hay una expresión, en este verso, que nos es familiar por lo contemporánea y vigente: bastón de mando. Es innegable que aquí se está hablando de un yugo que tiene que ver con un gobierno dictatorial, opresor, déspota y autoritario. Abundaban en esta época, pero no son precisamente escasos en este tiempo moderno. Y no es necesario que sean producto de revoluciones de uno u otro costado ideológico, también hay tiranías escudadas en aparentes sistemas democráticos. Lo que nosotros como creyentes debemos tener en cuenta en el marco de esta batalla espiritual que libramos a favor de nuestra nación terrenal, es que deberemos destruir todas las potestades de las tinieblas que puedan haberse adherido a los miles de bastones de mando que cimentan el poder de cada gobernante del planeta.

▲arriba

 

[14]

«Dichoso el que lee y, dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.» (Apocalipsis 1:3)

Presta atención y termina de matar esa vaca sagrada que te alimentaron desde pequeño en las escuelitas dominicales. Lo que aquí se te está diciendo a ti, (porque tú eres el que lee la Biblia, no sólo los doctores en teología) es que eres dichoso y recibes bendición por leer esto. ¿Cómo? ¿No era, entonces, que al libro del Apocalipsis no se debía permitir que lo leyeran los más nuevos porque no lo iban a entender y además podían confundirse? Eso es lo que nos hicieron creer los líderes. Ellos pretendían que este libro sólo fuera estudiado por los master en divinidades para poder elaborar las doctrinas conforme a las coincidencias con sus posiciones denominacionales. Pero el caso es que aquí se nos dice que resulta bendecido quien lo lee. ¿Quiere decir que nuestros propios líderes, por años, nos han obstaculizado la bendición que significa leerlo?

▲arriba

 

[15]

«Y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y
dominio propio.»
(Tito 2:12)

¿Verdad que parece una quimera la pretensión de Pablo? ¿Vivir en este mundo con justicia, con espiritualidad y dominio propio? ¡Eso es una locura! Hasta el más amplio de los psicólogos diría que eso es sencillamente imposible. Hay un problema: para Dios no hay nada imposible. El hombre puede experimentar todo lo que Él dice como promesa contundente. Sólo deberá adoptar una actitud de obediencia y rechazar (Que no significa combatir, sino oponerse en lo íntimo, no adoptar, no copiar, no imitar) a la impiedad, que es la falta de espiritualidad, esto es: no vivir de manera humanista y eminentemente intelectual y lo que Pablo llama “las pasiones mundanas”. ¿Puedes ver cuales son estas pasiones? ¡Exactamente! No es necesario ni de buen gusto que te las detalle. Son aquellas que no te dejan respirar hondo hasta llenar los pulmones, las que te anulan el sueño por la noche, las que te deprimen o te aceleran de ansiedades durante el día. Esto es lo que necesita Dominio Propio, que no es un mérito humano, sino un fruto del Espíritu Santo.

▲arriba

 

[16]

«Muchos son los que dicen: ¿Quién puede mostrarnos algún bien? ¡Haz, Señor, que sobre nosotros brille la luz de tu rostro!» (Salmo 4:6)

Fíjate bien y presta debida atención a esa pregunta que esos muchos se hacen. ¿Quién puede mostrarnos algún bien? Seguramente tú estás pensando: ¡¡Mi Señor!! ¡¡Él puede!! Tienes razón, pero olvidas un pequeño detalle. Nuestro Dios es capaz de mostrar no “algún”, sino todo el bien. Pero como es Espíritu, necesitará por lo menos un cuerpo (individual o masivo) para hacerlo. Y ese cuerpo, inexorablemente, tendrá que ver con nosotros. En lo individual o en lo global. Y allí es donde nos encontramos con que esos muchos tienen algo de razón al pensar así y preguntarse eso: ¿Quién de nosotros puede mostrar algún bien de los que normalmente no se ven en la tierra? Y no estoy hablando de buenas obras, que las hay y muchas y no necesariamente en manos de cristianos. Estoy hablando del bien desde lo conceptual, desde lo moral y desde lo espiritual, ¿Se entiende?

▲arriba

 

[17]

«Hacen mal en jactarse. ¿No se dan cuenta de que un poco de levadura hace fermentar toda la masa?» (1 Corintios 5:6)

Este texto dice dos cosas sumamente valiosas para el pueblo de Dios. Sobre todo, en aquellos que piensan formar parte activa de alguna clase de ministerio. Hacen mal en jactarse. La jactancia es habitual dentro de las grandes organizaciones. Tiene que ver con los resultados de una feroz competencia interna. En una gran empresa, por ejemplo, si una gerencia sobresale por sobre otra, es premiada de distintas maneras y da lugar a que sus componentes, obviamente, se jacten de ser los mejores. Adentro de la iglesia del Señor, aunque muchos sostengan que es una enorme empresa, esto sencillamente es inadmisible. Lo otro tiene que ver con la levadura. ¿Es mala o es buena? Está en las dos situaciones. Es levadura y actúa conforme a un principio que aquí se usa como modelo: donde ella está, si se la deja, al poco tiempo cubre todo.

▲arriba

 

[18]

«Todas las botas guerreras que resonaron en la batalla, y toda la ropa teñida en sangre serán arrojadas al fuego, serán consumidas por las llamas.» (Isaías 9:5)

El poder de Dios está por encima de cualquier clase de poder de los hombres. Dicho así, parecería innecesario, ya que no debe existir hombre o mujer alguno en el planeta, crea demasiado o nada en Dios, que si lo tiene como probabilidad, no sepa que cualquier cosa de Dios será siempre superior a lo que el hombre, por inteligente o poderoso que sea, intente oponerle. Sin embargo, aunque tú no lo creas, adentro de lo que llamamos iglesia, hay personas que por un momento, en sus vidas, suponen que su poder está emparejado o incluso supera al de Dios mismo. Son aquellos que usan a los hijos del reino para su provecho personal, se abusan de ellos, los lastiman, los hieren, los saquean y, encima, los presionan para no abandonar sus rediles de prisión porque, aseguran, si lo hacen serán duramente castigados. De acuerdo, no debemos hacer nuestra propia justicia, pero no podemos menos que espantarnos por la falta de cerebro por parte de esta gente.

▲arriba

 

[19]

«Yo, Juan, escribo a las siete iglesias que están en la provincia de Asia: gracia y paz a ustedes de parte de aquel que es y que era y que ha de venir; y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono; y de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de la resurrección, el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y que por su sangre nos ha librado de nuestros pecados, al que ha hecho de nosotros un reino, sacerdotes al servicio de Dios su Padre, ¡A él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén.» (Apocalipsis 1:4-6)

Si se deseara, con este solo y único texto de tres versículos, podría hacerse un estudio de cien páginas. ¡Es tanto lo que enseña! ¡Es tanto lo que hay revelado y jamás se ha entendido, interpretado, aceptado, creído y enseñado por la iglesia estructural! Si vas a seguir pensando que Juan les escribe siete cartas a siete iglesias de la provincia de Asia, la Biblia no tiene nada que ver contigo; es un problema asiático. Ahora; si estás dispuesto aceptar y creer que siete es el número de lo completo y significa “todo lo que sea necesario”, entonces en estas siete cartas hay un mensaje de Dios para todo lo que se llama iglesia en el planeta y que, seguramente, con algunas de estas siete se identifica. Ah, entre ellas, hay una que rinde culto a la doctrina de los nicolaítas que Dios aborrece. ¿Sabes cuál era? La que dividía a laicos (gente común) de ministros, (sacerdotes, dignatarios) ¡Ohhh! ¿Y ahora?

▲arriba

 

[20]

«Mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.» (Tito 2:13)

Si has leído atentamente el verso anterior a este, ya sabes que la espera de esta bendita esperanza que es la venida de nuestro Señor en gloria y victoria, no es algo pasivo, cómodo y sin movimientos. Es una espera activa, esforzada en cumplimentar lo que nos corresponde y plena en agitados días. Nadie recibirá al Señor en su Segunda Venida sentado en una silla y sin otra tarea que esperar, esperar y esperar. Los auténticos hijos de Dios no desconocen esa promesa, ese final y ese glorioso día, pero el mejor modo de aguardarlo, es haciendo lo que les corresponde, cada uno desde su sitial de batalla. Porque Dios va a hacer lo que dijo que haría, es cierto, pero no lo va a hacer todo solo. Necesitará que la mayor parte de sus hijos estén alineados con Él. ¿Lo estás tú?

▲arriba

 

[21]

«Tú has hecho que mi corazón rebose de alegría, alegría mayor que la que tienen los que disfrutan de trigo y vino en abundancia.» (Salmo 4:7)

Piensa un momento. ¿Qué cosa que signifique Dios en tu vida, podría rebosar tu corazón de alegría? ¿Sería algo que Él es o algo que Él te hubiera dado? Si hay egoísmo en tu vida, la respuesta será la segunda. Si no lo hay o está crucificado, será la primera. Y si es la primera, lo único que Dios tiene en sí mismo que puede rebosarnos el corazón de alegría, es capacidad de ser confiable. ¿Sabes lo que significa poder confiar en alguien con la certeza de que, ni bien pueda, hará lo mejor que encuentre para bendecir y favorecer tu vida? A muchos, esto, puede parecerles una tontería. Pero créeme que en un mundo como el de nuestros tiempo, poder confiar en alguien con esa clase de garantías, es mucho más de lo que podemos pedirle a la humanidad entera.

▲arriba

 

[22]

«Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado.» (1 Corintios 5:7)

Esto está hablándote de pureza incontaminada. Si un creyente, conocedor de la Palabra de Dios y sus principios revelados, actúa conforme a ellos, muy difícilmente podrá hacer algo que no agrade a Dios. Incluso, será también muy poco probable que haga algo que lo perjudique a sí mismo, sin tener en cuenta que el enemigo no tendrá sitio de donde tomarse legalmente para perturbarlo. Pero si permite el ingreso de alguna clase de levadura, las cosas serán distintas, porque esa levadura leudará, leudará y, finalmente, se quedará con toda su vida y sus actos. Aquí Pablo previene a los Corintios con relación específica a las contaminaciones con actitudes, hábitos y vicios del pasado.

▲arriba

 

[23]

«Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.» (Isaías 9:6)

¿Sabes cuantos cristianos han leído este verso y han creído, aceptado y enseñado que se trata de una figura profética de Jesús? ¡Pero hermano! ¿Acaso no lo es? Sí que lo es, pero no solamente con relación a Jesús, sino también a Cristo. ¡Ahora sí que no se le entiende! ¿No es la misma cosa? Allí está el problema doctrinal de muchos hermanos: haber creído que, como estos dos nombres han formado una misma entidad, son una misma cosa. Entonces aceptan que Jesús es Dios y no pueden entender el real significado de Dios encarnándose en un hombre. Entiende bien: aquí dice que ha nacido UN NIÑO, lo cual habla del Jesús nacido de María como cualquier ser humano nace de su mamá. Pero luego dice que se nos ha concedido UN HIJO. Y aquí es donde habla de Cristo, Hijo de Dios, Dios mismo, que no nació de mujer, sino que es el Verbo que era desde el principio.

▲arriba

 

[24]

¡Que tengas una feliz Nochebuena!

«¡Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos, incluso quienes lo traspasaron; y por él harán lamentación todos los pueblos de la tierra. ¡Así será! Amén.» (Apocalipsis 1:7)

¿Se trata esta visión de la Segunda Venida? En parte sí. Dice que todo ojo lo verá, ¿Adónde? En las nubes. ¿Allá arriba, entonces? Nadie discute lo literal, pero aquí la palabra “nubes”, tiene que ver con “testigos”, así que también se puede pensar en alguna variante más espiritual. Es lo mismo que cuando en el verso anterior habla de los “ángeles” de Jesucristo. ¿Hay que entender que vendrán volando querubines y serafines trayendo la palabra de Dios genuina y pura? Una vez más, eres dueño de aceptar lo literal porque puede darse, pero agrégale que en ese texto, la palabra ángeles” es la misma que se usa en Job cuando habla de mensajeros humanos. ¿Quieres una interpretación más, para agregar y no para alterar? La palabra pura y genuina de Dios que traigan algunos mensajeros, será la que le permita a todo ojo ver al Jesucristo auténtico de la Biblia, olvidando al que el diablo dibujó para la religión y ésta lo aceptó y se puso a adorarlo.

▲arriba

 

[25]

¡Que pases una feliz Navidad!

«Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.» (Tito 2:14)

El hombre o la mujer llegan a la oficina del pastor atribulados. Están pasando por una crisis y necesitan del consejo protector de quien tiene cobertura sobre sus vidas. Esto es lo que hoy por hoy, mayoritariamente, se cree en la mayor parte de las iglesias evangélicas. Que no hay respaldo bíblico para creerlo, casi no interesa. Es tradición, doctrina denominacional y costumbre y así se hace y punto. ¿Qué les dice el pastor para consolarlos y alentarlos? Que Jesús se entregó para rescatarlos de toda maldad, que forman parte de un pueblo elegido (No les aclaran para qué) y que no hay por qué afligirse. ¿Sirve? Temporariamente sí, hay que reconocerlo. ¿Y entonces? Entonces se le quedó al pastor decirle dos cosas que aquí leemos y que también son ciertas: que seremos purificados. ¿Cómo? En el horno de fuego de la prueba y la crisis. Y que estamos elegidos, sí, pero para hacer el bien. Sólo quien cumpla esto cosechará lo otro.

▲arriba

 

[26]

«En paz me acuesto y me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado.» (Salmo 4:8)

Cuando repetimos como papagayos este versículo, y mucho más con la dicción gramatical de la versión clásica de la Biblia Reina Valera, perdemos de vista, inexorablemente, no sólo la validez de lo que dice, sino la significación que eso puede tener para nuestras vidas. ¿Te imaginas lo que es acostarte cada noche, disfrutando ese calorcillo interno que solamente una enorme paz puede proporcionar? No me extrañará que me digas que lo experimentas a menudo. Lo que sí va a extrañarme, es si alguien que está viviendo sin Dios me asegura que también lo siente. Porque la paz que sobrepasa todo entendimiento, es un patrimonio que solamente Dios puede proporcionar. Y esa sensación de seguridad y garantía, es la única que puede determinar que esta misma noche tú te vayas a la cama en paz y te duermas con la misma sonrisa tranquila de un bebé.

▲arriba

 

[27]

«Así que celebremos nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan sin levadura, que es la sinceridad y la verdad.» (1 Corintios 5:8)

Presta atención a lo que voy a decirte: si colocas tu vista con la agudeza que permiten la unción y la revelación del Espíritu Santo sobre este texto vas a poder observar en qué medida las religiones ritualistas confundieron todo por el simple hecho de no vivir espiritualmente, sino intelectualmente. ¿Has oído que en la celebración de la Pascua, es costumbre judía comer panes sin levadura? Hasta este tiempo se sigue cumpliendo con esa tradición. ¿Y sabes qué? Jamás Dios pretendió que se fabricara una nueva clase de pan para su pueblo. Lo que Dios dijo, y Pablo le repite enseñándoles a los Corintios aquí, es que Él no deseaba un pueblo contaminado por filosofías, historia, geografía o ciencias diversas, sino puro en su Palabra de victoria y claridad.

▲arriba

 

[28]

«Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su reino para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Eso lo llevará a cabo el celo del Señor Todopoderoso.» (Isaías 9:7)

Isaías viene hablando proféticamente de Cristo y su futuro ministerio en el cuerpo de Jesús de Nazaret. Y dice que habrán de extenderse su soberanía y su paz sin fin. ¿Cómo será eso, si Jesús sólo habrá vivido en un área del planeta resultándole imposible cubrir las restantes? Es que una declaración profética excede los tiempos, y si bien en parte aquí se habla de Jesucristo, cuando refiere al futuro incluye obviamente al cuerpo encargado de ejecutar las sentencias: la iglesia. Todo eso incluye: gobernar sobre el trono de David, (por genealogía y con calibre de reyes), establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud para siempre. ¿Tenía Jesús durante su ministerio sentido de la justicia divina y rectitud de hombre íntegro y cabal? La tenía. ¿Lo tiene su cuerpo en la tierra, hoy? Su cuerpo sí que lo tiene, lo que sucede es que no todo lo que se ve con rótulo y color de cuerpo de Cristo, en verdad lo es.

▲arriba

 

[29]

«Yo soy el Alfa y la Omega, - dice el Señor Dios -, el que es y el que era y que ha de venir, el Todopoderoso.» (Apocalipsis 1:8)

En este pequeño texto está sintetizado el principio básico de eternidad. Le resulta imposible al hombre común, usando su mente y su inteligencia humana, poder entenderlo. Es que un hombre que nace, crece, se desarrolla y muere, jamás podrá entender el significado de lo que fue creado por una mente que no nació, no creció, no se desarrolló y vive por siempre. Cuando a veces en el fragor y calor de una predicación, solemos decir que en la época del Antiguo Testamento Dios ERA de tal o cual modo y que hoy ES de otro modo porque los tiempos han cambiado y que seguramente mañana Dios SERÁ de una manera distinta, nos estamos olvidando de algo básico y elemental: Dios no era ni será. Dios siempre ES. Y el “es”, te recuerdo, siempre es Hoy y Ahora.

▲arriba

 

[30]

«Esto es lo que debes enseñar. Exhorta y reprende con toda autoridad. Que nadie te menosprecie.» (Tito 2:15)

¿A quien le está hablando, o escribiendo, Pablo? A Tito, un joven dinámico al que le ha encargado proseguir con lo que él mismo iniciara. ¿Y qué es lo que le resalta? En primer término, que enseñe todas estas cosas que has podido leer en este mismo capítulo. Y por si eso fuera poco y no alcanzara para que Tito entienda y no cometa errores, le agrega que exhorte y reprenda con toda autoridad. ¿Sabes que? Muchos me escriben aceptando que lo que digo es verdad, pero reprochándome que soy demasiado duro. ¡No estamos acostumbrados ni a la exhortación ni a la reprensión con autoridad! Estamos acostumbrados, en todo caso, a que algo se nos dirá si no hacemos lo que se nos ordena administrativamente, o si no damos los diezmos o si aceptamos algo que no está en nuestra doctrina, pero debo decirte que eso no tiene la menor autoridad legal y por eso no duele tanto. El resto es zalamería, métodos persuasivos para que nadie se vaya. Tú, que hoy me lees y has sido llamado, hazlo como dice Pablo. E imítame, si quieres, en cuanto a que no permito que nadie me menosprecie.

▲arriba

 

[31]

¡Que tengas un buen Fin de Año!

«Atiende, Señor, a mis palabras; toma en cuenta mis gemidos.» (Salmo 5:1)

Aunque no lo parezca en una visión rápida y superficial, reclamarle esto a Dios es síntoma de plena confianza en que Él oirá y hará. Escucha: un hermano te dice que por fe, sólo por fe, va a pasar en una bicicleta con una canasta, por una cuerda tensada entre dos altos edificios de tu ciudad, y te pregunta si tú crees que por fe él podrá hacerlo. Tú le dirás que sí, que amén y que gloria a Dios por ello. Que seguramente pasará sin problemas y que debe confiar en Dios y no tener temor. Entonces es allí cuando él te mira y te dice: ¡¡Amén!! ¿Quieres que te lleve en la canasta de la bicicleta mientras paso la cuerda? Reflexiona: lo primero, es simplemente fe. Lo segundo, es confianza. ¿Cuál de las dos conducen tu vida?

▲arriba

 

Nov-06 < ir al índice arriba > Ene-07

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/12/2006