"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

info@enlacebiblico.com.ar

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

www.tiempodevictoria.com.ar

Néstor Martínez

 

 Octubre de 2006

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06
May-06
| Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06
| Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Ir a índice arriba 

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 

 

[01]

«El malvado trama el mal en su mente, y siempre anda provocando disensiones.» (Proverbios 6:14)

En otro momento será bueno y atinado hacer todo un estudio sobre el significado literal y traducción apropiada de la palabra Malvado. En este caso la tomaremos tal cual se toma dentro del idioma español: par catalogar un mal comportamiento de una persona, para determinar a alguien con intencionalidad de maldad. Y nos dice que esa persona está, casi de manera permanente, tramando maldades en su mente, que es el sitio donde se manifiestan en primer término. Pero luego añade que esa misma persona es identificable fácilmente porque anda provocando siempre disensos. Piensa por un momento: ¿Será que la enorme cantidad de cristianos democráticos que existen en el planeta somos, en definitiva, un grupo de personas que no hemos alcanzado a entender que las bases de nuestras preferencias ideológicas, tienen que ver con algo que Dios considera como una total y absoluta obra de la carne que no nos permitirá, –asegura– ingresar al Reino? Olvida tu formación secular y trata de verlo a la luz de la Palabra. ¿Te cuesta? Nos cuesta. Pero valdrá la pena por lo menos evaluarlo debidamente.

▲arriba

 

[02]

«Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.» (Hebreos 11:1)

Lo hemos dicho en tantas ocasiones que, reiterarlo una vez más, parecería tratar de infradotados a nuestros lectores. Sin embargo, yo he aprendido en carne propia, que cuando se trata de cuestiones espirituales, nuestro entendimiento no es el mismo que ante cuestiones seculares. En esto no triunfan los más cultos o inteligentes, sino los más obedientes. Porque es a estos a quienes el Señor les despierta sus espíritus y pueden ver lo que otros mucho más instruidos, pueden no ver por ceguera espiritual. Por lo tanto, ahí va: cuando te digan que eres un fanático, recuerda que “fanático”, según un buen diccionario, es aquel que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, o alguien preocupado ciegamente por algo. Esto es: cero-raciocinio. ¿Es un insulto para nosotros? En absoluto. Si no lo crees, trata de razonar este versículo. Debes creerlo ciegamente para que funcione. Dios los bendiga, fanáticos del Señor.

▲arriba

 

[03]

«El Señor volvió a decirme: Por cuanto este pueblo ha rechazado las mansas corrientes de Siloé y se regocija con Rezan y con el hijo de Remalías, el Señor está a punto de traer contra ellos las impetuosas crecientes del río Eufrates: al rey de Asiria con toda su gloria. Rebasará todos sus canales, desbordará todas sus orillas, pasará hasta Judá, la inundará, y crecerá hasta llegarle al cuello: Sus alas extendidas, ¡Oh Emmanuel! Cubrirán la anchura de tu tierra.» (Isaías 8:5-8)

Cuando un pueblo rechaza la mansedumbre de un arroyuelo en su enseñanza, Dios le envía una inundación violenta de aguas incontenibles. Su sentido tiene que ver con llegar hasta las máximas estructuras de poder y gobierno y alterar todo ello en función de los principios básicos que la Palabra del señor tiene. Estas, como tantas otras, son enseñanzas sencillas que conviene atesorar, estimar, evaluar, comprobar a la luz de la escritura y, una vez analizado todo, aceptar, creer y pasar a poner por obra. Hay un cúmulo de personas muy grande en todo el planeta leyendo la Biblia y concurriendo a distintos templos autodenominados como Cristianos. Pero hay muchos menos que realmente en este tiempo estén viviendo cada día esa misma Palabra.

▲arriba

 

[04]

«Quiero que sepan que gran lucha sostengo por el bien de ustedes y de los que están en Laodicea, y de tantos que no me conocen personalmente.» (Colosenses 2:1)

Esto que Pablo les envía a decir a los hermanos en la fe que están en Colosas, es lo mismo que cualquiera que hoy esté trabajando para la iglesia genuina de Jesucristo en la tierra, podría estar comunicándole a otros con su mismo sentir. No se trata de una bravuconada ni un aspaviento del apóstol; no está queriendo que se le reconozca una tarea con algún fin de conveniencia personal. Les está hablando de un trabajo persistente, en contra de todas las corrientes de pensamiento de su tiempo y a favor de una pureza del evangelio que, evidentemente. Otros ya habían comenzado a contaminar. Hoy hay infinidad de “pablos” diseminados por el planeta que, en una misiva a sus hermanos en el mismo Espíritu, podrían estar diciendo las mismas cosas.

▲arriba

 

[05]

«Por eso le sobrevendrá la ruina; ¡De repente será destruido, y no podrá evitarlo!» (Proverbios 6:15)

Este texto es una continuación a un concepto anterior que señala que al malvado que vive tramando el mal y provocando disensiones, finalmente, habrá de sobrevenirle la ruina. Esto es importante porque muchos de nosotros, sin saberlo, podríamos estar cometiendo esa clase de errores. Y lo peor del caso, suponiendo que estamos correctos. En el mundo secular, la existencia de diferentes personas con distintas ideas sobre las cosas, no sólo es normal sino, incluso, hasta financiado. Se llama Democracia y, para nuestra cultura occidental, es todavía el mejor sistema gubernamental que podamos tener. Y quizás lo sea, efectivamente, pero con un detalle: si a ese sistema se lo conduce sin Dios, es el más proclive a caer en la peor de las corrupciones. Ejemplos sobran. Por tanto, que a nadie le extrañe si, en el final, a muchos eminentes democráticos incrédulos, les ha sobrevenido una ruina que no esperaban y, -dicen– que no merecían. Como podemos ver, la Palabra de Dios dice otra cosa.

▲arriba

 

[06]

«Gracias a ella, fueron aprobados los antiguos.» (Hebreos 11:2)

Aquí se nos asegura que gracias a la fe fueron aprobados los antiguos. ¿Aprobados en qué cosa? En sus conductas, acciones y actitudes. ¿Y eso es bueno? Es lo mejor, por eso se escribe en este texto. ¿Lo mejor? ¿No es lo mejor servir al Señor? Mira; cuando tú sirves al Señor, lo puedes hacer porque utilizas dones o ministerios que el Señor mismo te ha entregado para eso. Por tanto, puedes considerar que si liberas a un endemoniado, sanas a un enfermo o llevas a alguien a convertirse, el Señor te ha usado grandemente. Pero cuando estés a punto de inflarte de gozo por ese motivo, recuerda que Pablo temía que habiendo sido heraldo de los demás, él mismo resultara eliminado. ¿Qué significaría esto? Que lo realmente importante, no es que Dios te use, sino que Dios te apruebe. Y si no, lee las historias de Saúl, Salomón, Sansón, Balaam y hasta el mismo Judas Iscariote.

▲arriba

 

[07]

«Escuchen esto, naciones, todas las naciones lejanas: ¡Alcen el grito de guerra, y serán destrozadas! ¡Prepárense para la batalla, y serán despedazadas! ¡Prepárense para la batalla, y serán desmenuzadas!» (Isaías 8:9)

Entiende bien para no equivocarte y proceder en contra de la voluntad de Dios: ¿A quién le está hablando aquí? A las naciones. ¿A cuántas de ellas? Dice que a todas. ¿Y de qué parte específica serán esas naciones? Las lejanas. ¿Las lejanas de dónde? Las lejanas de Él mismo. Es decir que el Señor, aquí, le habla a las naciones que, globalmente, están absolutamente lejanas de Él. Y les asegura que si dejan de ignorarlo y se disponen a combatirlo, serán inmediatamente destrozadas, despedazadas y desmenuzadas. ¿Puedes entender, ahora, tantas alternativas que la política internacional te muestra a diario y que en muchos casos no has podido entender? La justicia que Dios promete jamás pasa de largo sin producirse.

▲arriba

 

[08]

«Quiero que lo sepan para que cobren ánimo, permanezcan unidos por amor, y tengan toda la riqueza que proviene de la convicción y del entendimiento. Así conocerán el misterio de Dios, es decir, a Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.» (Colosenses 2:2-3)

Es importante comunicar nuestros esfuerzos de pureza y genuinidad manifiestas en el Evangelio para, entre otras cosas, ayudar a que nuestros hermanos decepcionados y desesperanzados de las corrupciones, puedan cobrar ánimo. Siempre fortalece saber que alguien está trabajando para el Reino de Dios sin pensar en absoluto en conveniencias personales, sectoriales o grupales. Eso, más la unidad que solamente puede darse en el marco del amor de Cristo en nuestras vidas, nos llevarán a la revelación de ese misterio, que equivale a decir revelación, que es el único modo posible de acceder a esos tesoros de sabiduría y conocimiento que exceden lo que pueda recibirse en universidades, seminarios o institutos teológicos.

▲arriba

 

[09]

«Muchos son, Señor, mis enemigos; muchos son los que se me oponen, y muchos los que de mí aseguran: Dios no lo salvará.» (Salmo 3:1-2)

Créeme que sería demasiado petulante, de mi parte, establecer una comparación personal con aquel tremendo David perseguido por su propio hijo Absalón. En primer término porque estoy muy lejos de ser David; y en segunda medida porque, gracias a Dios, no me persigue para matarme ninguno de mis hijos. Sin embargo, no puedo dejar de sentirme identificado con el final. No son demasiados, al menos abiertamente, los que se me oponen, pero hay algunos. Y, curiosamente, en sus intimidades declaradas o declamadas, pueden llegar a estar pensando lo mismo: que Dios no me salvará. ¿Por qué razón? Entre otras, por no estar asistiendo a un templo con ellos, no estar sujetándome a un líder como ellos y escribir cosas que no se compatibilizan con las que sus organizaciones han dispuesto y reglamentado. Dios los bendiga. No es maldad, aunque en pequeños casos la incluya, es solamente ceguera.

▲arriba

 

[10]

«Hay seis cosas que el Señor aborrece, y siete que le son detestables: los ojos que se enaltecen, la lengua que miente, las manos que derraman sangre inocente, el corazón que hace planes perversos, los pies que corren a hacer lo malo, el falso testigo que esparce mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.» (Proverbios 6:16-19)

Durante mucho tiempo, se entendió, se consideró y se enseñó que esto tenía que ver con el mundo incrédulo, impío y pecador. Hoy, la gran mayoría de los creyentes sabemos que la Biblia fue escrita para la iglesia y no para el mundo. El mundo podrá leerla y hasta ser salvo haciéndolo, pero la iglesia es la que la necesita como manual de corrección y vida. Entonces, mi amado hermano en Cristo, cuando Dios te dice que aborrece: los ojos soberbios, los que mienten así sea con mentiras “piadosas” o “bien intencionadas”, a los que matan espiritualmente a la gente simple, al que trama planes de conveniencia personal, a los que hacen el mal en cualquiera de sus aspectos, al testigo que miente o exagera a favor de algo o alguien, no habla con un mundo que no conoce a Cristo, sino con la iglesia que sí lo conoce. Si no lo crees, fíjate cómo lo concluye. ¿O verdaderamente te creíste que estaba hablando de tus hermanos de sangre.

▲arriba

 

[11]

«Por la fe entendemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de modo que lo visible no provino de lo que se ve.» (Hebreos 11:3)

Fíjate que este texto te dice, entre otras cosas valiosas para rescatar, que es a partir de la fe que puedes entender algunas cosas. Ese es el mayor inconveniente que los cristianos capacitados intelectualmente tienen para entender tantas y tantas palabras de misterio que hallamos en la Biblia. Y no sólo eso; por causa de ese mismo intelecto bien alimentado, hay textos que tenían verdaderas revelaciones que han sido enseñados por años de un modo que no tenía absolutamente nada que ver con lo que nuestro Dios había hecho escribir a sus hombres mensajeros. Si nuestra fe nos permite entender que el universo no fue formado por el big-bang ni ninguna otra descabellada teoría humana, sino sencillamente por la palabra de Dios declarada, con ese mismo principio, podemos entender todo lo que Dios ha dispuesto que se revele en este tiempo. Si evades la fe, te quedas en la teología antigua, vacía y muerta.

▲arriba

 

[12]

«Tracen su estrategia, pero será desbaratada; propongan su plan, pero no se realizará, porque Dios está con nosotros.» (Isaías 8:10)

¡Qué simple es la vida en Cristo y cuánto la complicamos los hombres! Se trata, sencillamente, de estar EN Cristo porque, de ese modo, Dios está con nosotros. Y tal como lo dice en su Palabra: si Él está con nosotros, ¿Quién podría estar en contra? Los hombres pagados de sí mismos, infatuados y soberbios en sus grandezas materiales, creen que sí, que es posible. Y a partir de diversas formas sistemáticas, han tratado de postergar la presencia e importancia de Dios no sólo en sus vidas sino también en la de mucha gente si es que son gobernantes de naciones. De todos modos, en ellos se ha cumplido en más de una ocasión esta palabra que lees aquí: todas sus estrategias a corto o mediano plazo, fueron desbaratadas y ninguno de sus perversos planes ha prosperado. ¿De esto, nadie dará noticia?

▲arriba

 

[13]

«Les digo esto para que nadie los engañe con argumentos capciosos.» (Colosenses 2:4)

Este no es, - Desde luego -, un versículo aislado de su contexto. Tiene que ver con un tema que en esta carta se trae desde su inicio. Sin embargo el texto sirve, en sí mismo, para adaptarlo a cualquier circunstancia o episodio. Aquí podemos comprobar que la mayor parte de los engaños que el enemigo trama para comprometer a los hijos de Dios, tienen que ver con la elaboración de argumentos. ¿Y que es un argumento? Un razonamiento que se emplea para probar o demostrar una proposición, o bien para convencer a alguien de aquello que se afirma o se niega. ¿Y que significa un argumento capcioso? Algo que se hace para extraer de alguien una respuesta que pueda comprometerlo o que favorezca el propósito de quien lo formula. Esto se llama sutileza y quien crea estar por encima de ello, recuerde aquello que Pablo dijo: ...El que piensa estar firme, mire que no caiga...

▲arriba

 

[14]

«¡Levántate Señor! ¡Ponme a salvo, Dios mío! ¡Rómpeles la quijada a mis enemigos! ¡Rómpeles los dientes a los malvados!» (Salmo 3:7)

Este es un verdadero alarido de clamor pidiendo ayuda divina. Es nada más que un hombre desesperado por una clase de persecución que clama a su Dios para que pelee esa batalla por él, en su lugar. Las expresiones usadas, parecen sonar humorísticas, pero puedo asegurarte que no lo son. Se trata de consignar con palabras lo que su corazón está pidiendo: que sus enemigos sean destruidos y él liberado de esa persecución estremecedora. ¿Nunca te has sentido así? Quizás no en esta dimensión, de acuerdo, pero sentir que los que antes te amaban y alababan, ahora se han vuelto ferozmente en tu contra y desean destruirte por el simple motivo de que tú ya no piensas como ellos, y el marco de soledad en el que te encuentras, ¿No ha determinado que en algunas de tus oraciones quedas y a solas, no hayas pedido al Dios de todo poder cosas muy parecidas a estas?

▲arriba

 

[15]

«Hijo mío, obedece el mandamiento de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre.» (Proverbios 6:20)

Si a este verso lo tomas desde lo literal y familiar, contiene una hermosa enseñanza de honra y obediencia a tus padres. Las consideraciones máximas para enfrentar la vida que tu padre carnal pueda brindarte, sumado a los consejos sabios y maternales de tu madre, componen el ABC con el cual encararás tu vida. Luego te irá bien, regular o mal, conforme a como le haya ido a tus consejeros padres. Así es la vida. Pero si lo tomas desde lo espiritual, tiene connotaciones totalmente distintas. Respeto por el mandamiento de Dios, que es fundamentalmente el de amarle a Él más que a ti mismo y también al prójimo, y no dejar de lado lo que la iglesia pueda agregarle a todo eso sin cambiarle una letra, es la única forma de vida por el arduo camino de la fe.

▲arriba

 

[16]

«Por la fe Abel ofreció a Dios un sacrificio más aceptable que el de Caín, por lo cual recibió testimonio de ser justo, pues Dios aceptó su ofrenda. Y por la fe Abel, a pesar de estar muerto, habla todavía.» (Hebreos 11:4)

¿Has oído decir que sin fe es imposible agradar a Dios? De acuerdo, la historia es valiosa en su concepto y conviene conocerla y, si quieres, hasta estudiarla. Pero no será la historia ni los conocimientos de geografía bíblica los que te harán quedar agradable delante de los ojos de Dios, sino tu fe. Fe, más allá de lo que se dice aquí y en todo este capítulo 11 de Hebreos, también es tener la certeza de que tú que hoy lees esta palabra que ya conocías y que quizás hasta le hayas enseñado a otros, por fin has entendido que lo nuestro no es una religión que pueda estudiarse en universidades, seminarios, institutos o escuelas bíblicas cristianas, sino un culto total al máximo principio que el evangelio tuvo en su fundamento y mantiene hoy por todos los tiempos. La fe.

▲arriba

 

[17]

«El Señor me habló fuertemente y me advirtió que no siguiera el camino de este pueblo. Me dijo: No digan ustedes que es conspiración todo lo que llama conspiración esta gente; no teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar.» (Isaías 8:11-12)

Este es un principio básico para una vida de victoria en el camino de la fe. Si bien parecería ser el título de un trabajo teológico de los tantos que en forma de materia se dan en diversos seminarios, no lo es. Es una enorme verdad que se puede comprobar a poco de ponerla por obra y funciona. ¡Vaya si funciona! Puedes pararte frente a una muchedumbre incrédula y gritarles fuertemente que no caigan víctimas de sus propias paranoias, que no sigan por el camino que llevan porque van a la muerte y a la perdición. Y que no tienen por qué cargarse sus almas con atroces miedos por asuntos que luego jamás llegan a producirse. ¿Te atreverías a predicarle eso al mundo incrédulo? ¿Sí? ¡Gloria a Dios! Aunque… ¿Sabes? Primero deberás experimentarlo tú mismo, tú misma. De otro modo, nadie podrá creerte.

▲arriba

 

[18]

«Aunque estoy físicamente ausente, los acompaño en espíritu, y me alegro al ver su buen orden y la firmeza de su fe en Cristo.» (Colosenses 2:5)

Lo que Pablo dice con relación a acompañar a esa gente en espíritu, debido a su ausencia física del lugar, no es un mero giro idiomático. Dentro del pueblo de Dios y merced a la oración genuina y sincera, se puede estar, -En efecto-, acompañando a alguien o a algo en espíritu, que es como decir: estar unidos en oración bajo un mismo objetivo. También este texto demuestra dos cosas más: que aunque se pueda aceptar la espontaneidad del Espíritu Santo en los acontecimientos que ocurran, dentro del pueblo de Dios debe existir un orden capaz de no confundir espontaneidad con desorden. Y también que puede haber una fe en Cristo que no sea firme, lo cual llevará a su portador, inexorablemente, a un camino pantanoso del que habrá de costarle salir airoso.

▲arriba

 

[19]

«¡Tuya es, Señor, la salvación! ¡Envía tu bendición sobre tu pueblo!» (Salmo 3:8)

Cuando Pablo nos dice que debemos cuidar NUESTRA salvación con temor y temblor, a la luz de lo que aquí dice el salmista, parecería estar incurriendo en una contradicción, ¿Verdad? Sin embargo, ya sabemos perfectamente que la Biblia no se contradice jamás, y que cuando parece suceder eso, lo más seguro es que sea nuestra interpretación del texto la que esté equivocada. Y con lo de Pablo hemos interpretado que la salvación nos pertenece y que debemos cuidarla para no perderla. Y eso, además de estar equivocado, ha dado lugar a polémicas y debates sobre si la salvación puede perderse o no. Sin embargo, lo que allí se dice, es que cuidemos nuestra relación e intimidad con nuestro Dios, que es el dueño de nuestra salvación. No importa cuánto sepamos o cuánto hagamos, lo que sí le interesa y mucho a nuestro Dios, es quiénes somos en Él.

▲arriba

 

[20]

«Grábatelos en el corazón; cuélgatelos al cuello.» (Proverbios 6:21)

Viene hablando del mandamiento de nuestro Padre celestial y de la enseñanza de nuestra madre espiritual que es la iglesia genuina no denominacional ni humana. Y fíjate que estas dos expresiones no son ocurrentes ni casuales. Tienen que ver con el alma y con la dirección de tu vida. Lo que aquí se te está diciendo, claramente, es que ese enorme mandamiento que rige nuestras vidas de creyente, tiene que ser colgado de nuestro cuello para que sea el que mueva la cabeza de la dirección espiritual de nuestra vida de fe, mientras que la enseñanza de la iglesia servirá para encarrilar nuestro corazón, que es como decir nuestra alma, y poder sujetar sus áreas del sentimiento, la voluntad, el intelecto y las emociones a lo que la Palabra de Dios dice al respecto, y no tanto a lo que los hombres puedan considerar conveniente o bueno.

▲arriba

 

[21]

«Por la fe Enoc fue sacado de este mundo sin experimentar la muerte; no fue hallado porque Dios se lo llevó, pero antes de ser llevado recibió testimonio de haber agradado a Dios.» (Hebreos 11:5)

Te he dicho anteriormente que sin fe es imposible agradar a Dios. ¿Es que tu falta de fe podría llevarte de cabeza al infierno? No. No estamos hablando de salvación. Tú aceptas a Jesucristo y reconoces a tu favor su obra en la cruz y es suficiente. Dios conoce tu corazón y sabes si tu aceptación es genuina o simulada. La fe, más tarde, te será indispensable para el servicio al Reino. Y en la medida que más te juegues sin red mediante ella, más agradarás a Dios y más respaldo a tu servicio o ministerio recibirás. Muchos se han preguntado si será para tanto ese sentir de Dios con respecto a la fe. ¡Mira lo que sucede aquí con Enoc! ¿No te gustaría no tener que pasar por la muerte física y ser, sencillamente arrebatado el día que Dios lo disponga? Aquí dice que a Enoc le ocurrió eso, luego de haber agradado a Dios.

▲arriba

 

[22]

«Sólo al Señor Todopoderoso tendrán ustedes por santo, sólo a él deben honrarlo, sólo a él han de temerlo.» (Isaías 8:13)

Fíjate que si el catolicismo romano hubiera ahondado en este texto, entre otros, claro está, se hubiera ahorrado un tremendo problema como es el de hacerle entender a tanta gente que no debe honrar más a esos supuestos santos “milagrosos”, y mucho menos a partir de la adoración de imágenes, que naturalmente le agrega un problema más, todavía, al ya existente. Lo cierto es que Santo así, con mayúsculas, sólo hay uno y a Él es a quien debemos darle toda la honra, toda la gloria y toda la alabanza. ¿Alguna vez oíste decir esto, verdad? ¿Sí? Trata de averiguar, entonces, por qué en tantas congregaciones evangélica se sigue honrando al jefe, esto es, al pastor titular, casi en una misma categoría. Porque dicho lo primero, que es estrictamente verdad, nobleza cristiana, obliga a decir esto, que también es verdad.

▲arriba

 

[23]

«Por eso, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en él, arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó, y llenos de gratitud.» (Colosenses 2:6-7)

Hay dos palabras que deben resonar en los ojos primero, en los oídos después, y en la mente definitivamente, en este texto. Arraigados y llenos de gratitud. ¿Sabes por qué deben ser prioritarias? Porque su ausencia significan la máxima causa de derrotas y fracasos en la vida de muchos cristianos. Arraigarse en Cristo es no apartarse de nada de todo lo que Él nos ha dejado como modelo de vida. No podemos jugar a las escondidas en ambas veredas. Si hemos elegido una, por ella deberemos transitar sin girar ni a izquierda ni a derecha. Y llenos de gratitud porque jamás hicimos, ni podremos hacer, el menor mérito para ser salvos, bendecidos y elevados por nuestro Dios. Todo ha sido pos su gracia y su misericordia y es de eso que debemos estar en permanente gratitud.

▲arriba

 

[24]

«Responde a mi clamor, Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha mi oración.» (Salmo 4:1)

¿Has pensado en alguna ocasión en Dios como alguien que está dispuesto a defenderte en cada oportunidad que te encuentres en problemas? Estaría muy bueno que lo hagas, ya que inmediatamente dejarías de sentirte en soledad y te darías cuenta que el Dios en el cual has creído es mucho más que una figura abstracta, una filosofía lingüística o un misticismo carente de expresiones concretas. Es un Dios vivo y Todopoderoso y jamás queda al margen de lo que le ocurre a ninguno de sus hijos. Claro que con una sola condición: que estos le pidan ayuda. Y no lo hace por ocurrente o cruel, lo hace porque muchos supuestos hijos suyos, a la hora de la crisis, prefieren adoptar recursos humanos, científicos o hasta esotéricos antes de acudir a Él. Y Él es un Dios misericordioso en grado sumo como para imponer prepotentemente su voluntad por sobre la nuestra sin nuestro acuerdo y decisión.

▲arriba

 

[25]

«Cuando camines, te servirán de guía; cuando duermas, vigilarán tu sueño; cuando despiertes, hablarán contigo.» (Proverbios 6:22)

¿Acaso estará hablando de ciertos espíritus invisibles que, a la manera de los gnomos de las historietas infantiles harán eso por ti? En absoluto. Habla de la Palabra de Dios, ni más ni menos. Porque viene refiriéndose a los mandamientos del Padre y a la enseñanza de la madre. En ambas cosas, podrás ver que hay mucho más que esa información intelectual que nosotros hemos dado en denominar “teología” y que no son pocos los que suponen que un título universitario en esa materia te acerca a Dios. Grave error. Aquí se deja en evidencia una vez más que, cuando cultivas la Palabra real, genuina y cierta de la espiritualidad exenta de humanismo que contiene el evangelio, logras acceder a un reaseguro que te permitirá ser guiado por buenos caminos, dormir con sueños tranquilos y en paz y hablar permanentemente con quien te ha asegurado que estará a tu lado todos los días de tu vida: Cristo.

▲arriba

 

[26]

«En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.» (Hebreos 11:6)

Mira; esto que te diré es de primer nivel y significa Vida abundante aquí y ahora. Si este texto te dice que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que Él existe, es porque indudablemente hay muchísima gente que se acerca a Él sin creer en su intimidad en su existencia. Si a eso le añadimos que en el mundo secular hay muy poca preocupación por la existencia o no de Dios, como no sea para llenar espacios en algún debate televisivo, es indudable que cuando se trata de acercamiento a Dios sin creer en su existencia, eso se produce adentro de algo que estamos llamando “iglesia”. Pero no se queda allí, sino que agrega que Dios recompensa a los que le buscan, enseñándote, primero, que existe una recompensa que muchos, por exceso de puritanismo religioso, niegan. Y por otra parte, el hecho de decir eso, implica que no hay recompensa para los que, estando en los bancos de los templos, en su intimidad jamás han buscado de verdad al Dios en el que dicen creer.

▲arriba

 

[27]

«El Señor será un santuario. Pero será una piedra de tropiezo para las dos casas de Israel; ¡Una roca que los hará caer! ¡Será para los habitantes de Jerusalén un lazo y una trampa!» (Isaías 8:14)

Pregunto: ¿Podrá Dios mismo, en persona, ser un tropiezo para alguna parte de su propio pueblo? Esto parecería ser una incoherencia trasnochada, ¿Verdad? Sin embargo no es ninguna incoherencia. Si revisamos hoy las doctrinas de las distintas manifestaciones cristianas existentes en el planeta, (Hablo de los distintos credos y luego las diferentes denominaciones evangélicas), nos encontraremos con que muchas de ellas sucumben irremediablemente ante la genuina Palabra de Dios escrita en la Biblia y no interpretada por los teólogos denominacionales que le hacen decir al Señor cosas que jamás dijo, pero que encajan con sus doctrinas internas y domésticas. Esta es la roca que los hace caer. ¡Y vaya si no están cayendo ya en este tiempo!

▲arriba

 

[28]

«Cuídense de que nadie los cautive con la vana y engañosa filosofía que sigue tradiciones humanas, la que va de acuerdo con los principios de este mundo y no conforme a Cristo.» (Colosenses 2:8)

¡Cuántas veces hemos leído este texto y hemos pensado que sólo se trataba de historias antiguas relatadas como parte de un compendio de la religión cristiana llamado “Biblia”! Error. Esta palabra es total y absolutamente vigente y contemporánea. Uno de los problemas más graves que hoy por hoy afronta la iglesia del Señor es precisamente ese: el cautiverio de tantos y tantos a esas huecas filosofías llenas de tradiciones y carentes de fe. Y lo que contiene sólo tradición y ausencia de fe, no contiene vida. Y lo que no contiene vida no crece ni se modifica. Por eso es que en muchos sitios los cultos, las reuniones, los mensajes y las actitudes han quedado cristalizados años atrás. Escucha: el diablo vive en el siglo veintiuno; la iglesia no puede resistirle viviendo en el siglo dieciocho.

▲arriba

 

[29]

«Y ustedes, señores, ¿Hasta cuando cambiarán mi gloria en vergüenza? ¿Hasta cuando amarán ídolos vanos e irán en pos de lo ilusorio?» (Salmos 4:2)

Es muy poco probable que Dios acuse de cambiar su gloria en vergüenza a personas que no le conocen, ¿Verdad? Tampoco parece probable que lo haga con gente que ni siquiera cree en Él, ¿No es así? Sería ilógico suponerlo. ¿Entonces? ¿Esto significa que Dios le está diciendo todo esto a su propia iglesia? Que no te quepan dudas de ello. Somos, sus hijos adoptivos, los únicos habilitados para testificar y ser testimonios vivientes de la gloria de Dios. Pero también somos los únicos que podemos comportarnos de tal modo que produzca vergüenza ese comportamiento, y que esa vergüenza llegue a opacar o minimizar nada menos que la gloria del Dios Todopoderoso y majestuoso. -¡Pero nosotros ya no adoramos ídolos!-  Lo que tú ya no adoras son imágenes, pero ídolos… déjame decirte que los cristianos tienen todavía unos cuantos demasiado vivos...

▲arriba

 

[30]

«El mandamiento es una lámpara, la enseñanza es una luz y la disciplina es el camino de la vida.» (Proverbios 6:23)

¿Has entendido esto? Si lo has entendido, tienes resuelto el mayor relieve espiritual de tu vida, porque esto es sabiduría pura. Y sabiduría divina, no humana. No emana de libros, filosofías o reglas humanistas, emana directamente de Dios mismo y, como tal, no tiene defecto, error ni enmienda. El mandamiento es la lámpara (Palabra) que iluminará un camino a seguir permanentemente. La enseñanza es una luz ambiental que te permitirá ver dónde estás aprendiendo y hacia dónde te diriges. Y la disciplina, que es donde tú tienes que colaborar, es el ajustarse a esos principios, establecerte decididamente en ellos y no girar ni a izquierda ni a derecha para no abandonar lo único que habrá de proporcionarte vida abundante en esta tierra.

▲arriba

 

[31]

«Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe.» (Hebreos 11:7)

Imagínate la escena. Un sitio (En cualquier país que habites tiene que haber uno), donde hace decenas de años que no cae una gota de lluvia. Sequía, aridez y todo eso que vemos en ese tipo de sitios. Allí, en el medio de polvo reseco y el ardiente calor del sol abrasador, un viejo y su familia martillan madera construyendo un barco para, –declaran– quedar a salvo de la lluvia que va a caer pronto. ¿Qué harías? ¿Cuál sería tu reacción? ¿Te aproximarías y te ofrecerías a ayudarle a martillar la madera a ese viejo o, por el contrario, te unirías a los que desde lejos y a la sombra, miran burlonamente la escena y cada tanto murmuran un: “¡¡Viejo loco!!”? Piénsalo. Es muy probable que hoy exista algún Noé, apartado de todo el costumbrismo religioso, martillando una simbólica madera de un arca preparada para albergar a un remanente santo que no va a doblar sus rodillas ante los baales de la Babilonia religiosa. ¿Cuál será tu reacción?

▲arriba

 

Sep-06 < ir al índice arriba > Nov-06

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/10/2006