"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

info@enlacebiblico.com.ar

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

www.tiempodevictoria.com.ar

Néstor Martínez

 

 Septiembre de 2006

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06
May-06
| Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06
| Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Ir a índice arriba 

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31

 

[01]

«Esta es la palabra del Señor, que vino a Sofonías hijo de Cusi, hijo de Guedalías, hijo de Amarías, hijo de Exequias, durante el reinado de Josías hijo de Amón, rey de Judá: Arrasaré por completo cuanto hay sobre la faz de la tierra afirma el Señor.» (Sofonías 1:1-2)

La Palabra del Señor viene, no hay que ir a buscarla. Por tanto, evidentemente, una cosa es una palabra profética por parte de Dios que nos llega desde Él a nosotros, y otra muy distinta es una revelación, en la que nosotros somos quien debemos buscarla, entre otras cosas, escudriñando la escritura. En este caso, le llega a Sofonías, –dice– en tiempos del rey Josías. Este rey se caracterizó, entre otras cosas, por ser protagonista de una gran Reforma. Eso hace que todo este libro de Sofonías sea de enorme interés en este tiempo en el que no somos pocos los que consideramos que también es un tiempo de enorme reforma para la verdadera y genuina iglesia del Señor. Y observa cómo comienza.

▲arriba

 

[02]

«Nosotros, colaboradores de Dios, les rogamos que no reciban su gracia en vano.» (2 Corintios 6:1)

Escucha: si yo llegara a decir en alguno de mis audios, o a escribir en algunos de estos trabajos, que soy “un colaborador” de Dios, inmediatamente saldrían ocho o diez religiosos fariseos modernos a denostarme, diciéndome que yo no puedo arrogarme ese rol, que debo conformarme con ser, apenas, un humilde siervo de Dios. ¿Te das cuenta cómo se pierden las promesas y las bendiciones por desobedientes? Sí, desobedientes, porque si Dios está diciendo que tú y yo, si somos sinceros y genuinos, somos colaboradores suyos, no veo el motivo o la razón por la cual debamos oponernos a eso bajo la óptica de estar diciendo una blasfemia o una herejía. Y dice algo más: cuando recibas la Gracia (el favor) de Dios para hacer algo de beneficio para su Reino, ni te permitas que eso sea en vano.

▲arriba

 

[03]

«En aquel día, con el rey de Asiria como navaja prestada del otro lado del río Eufrates, el Señor le afeitará a Israel la cabeza y el vello púbico, y también la barba.» (Isaías 7:20)

Es indudable que esto tiene que ver, preponderantemente con un acto de humillación por parte de Dios para con su pueblo elegido. Habla de una navaja prestada, (en otras versiones lo traducen como “alquilada”) lo que indica que ni siquiera usará herramientas propias sino ajenas para esa humillación. Afeitarle la cabeza implica despojarlo de cobertura, el vello púbico (en otras versiones traducen “vello de los pies”) la humillación de rasurar una zona de intimidad y la barba, que es lo que tiene que ver con la personalidad. No te olvides que Israel es, hoy, tipología de la iglesia, esto es: de lo que tú y yo conformamos en el ámbito espiritual, por lo que muy cabe suponer que, llegado el caso, esto que Dios hace con aquel pueblo desde la historia, lo puede repetir sin problemas en lo actual.

▲arriba

 

[04]

«La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien siendo por naturaleza Dios, no consideró ser igual a Dios como algo a que aferrarse.» (Filipenses 2:5-6)

Fíjate que a este texto, cuando lo lees en la versión clásica Reina Valera, suena mucho más religioso y formal, pero aquí en esta versión de idioma un tanto más popular, se expresa de un modo directo, tal como si el Señor mismo te lo estuviera diciendo a ti. A ti, mi querido hermano o amigo que, durante muchos años, has desestimado muchas cosas que el evangelio ofrece como normales, por el simple hecho de haber mistificado de sobremanera la figura de Jesús. “Él era Dios, no hay punto de comparación con nosotros”, has dicho para justificar tu falta de fe. Entiende: aquí se te dice una vez más que Cristo era Dios mismo, pero que Jesús era un hombre en el cual Dios se encarnó, de igual manera que en este tiempo lo está haciendo en su cuerpo, en su iglesia, en su pueblo, es decir: en ti mismo.

▲arriba

 

[05]

«Arrasaré con hombres y animales, con las aves del cielo, con los peces del mar, con ídolo e impíos por igual. Exterminaré al hombre de sobre la faz de la tierra afirma el Señor.» (Sofonías 1:3)

No son pocos los que andan por allí, preocupados, pretendiendo hallar en este texto alguna clase de confirmación literal sobre sucesos que puedan llegar a suceder en lo natural y físico. No podemos censurárselo, ya que si no existe la revelación del Espíritu Santo sobre nuestras vidas, nos resultaría sencillamente imposible acceder al entendimiento pleno de mucha palabra escrita. El caso es que no está hablando de poca cosa. Visto desde lo natural, sólo una hecatombe nuclear (nada imposible, desde luego), podría determinar toda la destrucción que aquí se preanuncia. Nótese que el diluvio del tiempo de Noé causó enorme exterminación, pero no alcanzó ella ni a las aves del cielo ni a los peces del mar, por lo que esto que aquí se señala sería, reitero, en lo natural, mucho peor.

▲arriba

 

[06]

«Porque él dice. En el momento propicio te escuché, y en el día de salvación te ayudé. Les digo que este es el momento propicio de Dios; ¡Hoy es el día de salvación!» (2 Corintios 6:2)

¿Te estás dando cuenta lo que Dios está hablando aquí? Él, primero, dice que ya oyó tu clamor en el día propicio para tu vida. Quizás ese día en que creíste que todo se terminaba, que ya no había esperanzas para ti en nada de lo que aguardabas. Ese fue tu día propicio y en ese día Él oyó tu clamor y tu oración. Y dice que en ese mismo día te ayudó. Quizás todavía lo recuerdes. Y quizás todavía lo añores porque hoy estás en otra crisis y necesitas otra clase de ayuda, ¿Verdad? Muy bien; si inclinas tu oído para oír lo que te están diciendo quizás desde más “abajo” de tu nivel, descubras que, una vez más, ESTE es tu día propicio, Él te está oyendo nuevamente y ahora mismo acudirá en tu ayuda para salvación.

▲arriba

 

[07]

«En aquel día un hombre criará un ternero y dos cabras; y le darán tanta leche que tendrá cuajada para comer. Además, todos los que permanezcan en la tierra comerán cuajada con miel.» (Isaías 7:21-22)

Este texto está hablando no ya de abundancia, sino de súper-abundancia. La leche cuajada de la que aquí se habla, si hemos de compararla con algo actual, muy bien nos podría encajar con el yogurt. De todos modos, lo que implica esto es que cuando Dios quiere y se lo propone, de la peor de las miserias puede llegar a sacar una prosperidad impensada. Dios prospera bajo obediencia, no sobre canje material. Digo esto porque la llamada “Teología de la Prosperidad” que tantos andan predicando por allí, implica mayoritariamente dar diez dólares para que Dios te devuelva cien, cosa que de ninguna manera es bíblica, ya que cuando Dios habla de que abrirá la ventana de los cielos para prosperarte, no dice de ningún modo que será condicionado a la suma que tú le entregues.

▲arriba

 

[08]

«Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.» (Filipenses 2:7)

Si has seguido el contexto, verás que Jesús podía haberse manifestado con todo el poder que Dios había derramado sobre su vida carnal, pero eligió esta otra posición: rebajarse a la categoría de los seres humanos corrientes, con el fin de no darle a Satanás ni la menor posibilidad de discutir la que luego sería su obra redentora. Si Jesús hubiera actuado como Dios mismo, a la hora de la redención, Satanás podría haberlo acusado de hacer trampas. De esta manera, en cambio, Dios le demostró que un hombre común, sin más potencia que la de su certeza y convicción pudo derrotarlo, y de este modo sentó precedente para que cada hombre o mujer con esa misma calidad de certeza y en SU nombre, pueda cada día obtener las mismas victorias.

▲arriba

 

[09]

«No permitas que se duerman tus ojos; no dejes que tus párpados se cierren.» (Proverbios 6:4)

Desde lo literal, este texto resultaría sencillamente incomprensible. A menos, claro está, que quien lo está viviendo corriera verdadero riesgo de muerte si llegara a quedarse dormido. Por ejemplo, con alguien que queda aislado en la altura de una enorme montaña en época de nieve y frío. Todos saben que si en medio de un marco helado alguien se permite quedarse dormido, la llamada “muerte blanca” o “muerte dulce” le sobrevendrá en un tiempo muy corto. Esto, indudablemente, tiene que ver con otra clase de riesgo. Un riesgo al que hoy está pasible una enorme porción de la iglesia del Señor, que al haber desestimado al fuego del Espíritu Santo, ingresa en zona helada, y corre el riesgo si permite que sus ojos se duerman y sus párpados se cierren, de morir espiritualmente y perder promesa y victoria.

▲arriba

 

[10]

«Extenderé mi mano contra Judá y contra todos los habitantes de Jerusalén. Exterminaré de este lugar todo rastro de Baal, y hasta el nombre de sus sacerdotes; a los que en las azoteas se postran en adoración ante las estrellas del cielo, a los que postrados en adoración, juran lealtad al Señor, y al mismo tiempo a Moloc, los que se apartan del Señor, y no lo buscan ni lo consultan.» (Sofonías 1:4-6)

Desde el principio de este libro de Sofonías, se viene hablando de una gran catástrofe que muchos han interpretado como el tan mencionado: “fin del mundo”. Sin embargo, sólo llegar a este texto y darse cuenta que lo que Dios va a exterminar y arrasar totalmente en este tiempo, es a lo que estamos llamando como “Babilonia”, esto es: la iglesia falsa, paralela e imitación de la genuina. Una “iglesia” donde está mandando Satanás en lugar de nuestro Dios. “Sinagoga de Satanás”, dice Apocalipsis. Lee de nuevo estos versículos con esa óptica y verás que toman absolutamente otro sentido. Que queda de lado un planeta derrumbándose por alguna conflagración nuclear (Que, obviamente, no deja de ser factible) y se transforma en un juicio inapelable que Dios mismo lleva a cabo en su Casa, esto es: en su propia Iglesia.

▲arriba

 

[11]

«Por nuestra parte, a nadie damos motivo alguno de tropiezo, para que no se desacredite nuestro servicio.» (2 Corintios 6:3)

Soy uno de los enemigos más acérrimos del famoso “qué dirán”. Suelo decir permanentemente en todas mis charlas o conferencias de enseñanza, que entre esa expresión y la que señala: “Qué dirá”, me quedo con esta última porque es la opinión de mi Padre celestial la que me interesa sobremanera, muy por encima de la que puedan esgrimir los hombres. Sin embargo, hay que sentar el debido equilibrio en nuestras concepciones. Nada es absoluto ni contundente por nuestra parte. Sólo Dios tiene y contiene ambas cosas. Fíjate que aquí, nada menos que Pablo, está dándole importancia al crédito que su servicio ministerial pueda tener entre la gente. Pero atención: no para que le reconozcan, le aplaudan, le feliciten o le honren, sino para que un error suyo no pueda ser causa de una piedra de tropiezo para nuevos creyentes.

▲arriba

 

[12]

«En aquel día, allí donde hubo mil viñedos que costaban mil monedas de plata cada uno, no quedarán más que zarzas y espinos, los cuales cubrirán toda la tierra. Sólo se podrá entrar allí con arco y flecha.» (Isaías 7:23-24)

¿Cual podría ser el sitio en el que existieran mil viñedos de tanto valor? Si tomamos al viñedo como elemento productor de vino y al vino como revelación, es indudable que estamos hablando de la iglesia, y de una buena iglesia. Pero aquí dice que en ese lugar, donde otrora floreciera la espiritualidad plena, ahora no quedará más que zarzas y espinos, esto es: inutilidad total y aptitud para el fuego. Esto último, nos preavisa, cubrirá toda la tierra, que es como decir que se enseñoreará de la carne. ¿Ese es el destino de la iglesia, entonces? No. No es el destino. Es la consecuencia de un juicio que, –tal como ha sido dicho– comienza por nuestra propia casa.

▲arriba

 

[13]

«Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡Y muerte de cruz!» (Filipenses 2:8)

Observa algo y luego no vengas nuevamente a crear mistificaciones que la Biblia jamás expresó. Lo concreto, aquí, según el relato que esta carta viene detallando, es que Jesús rechazó manifestarse como Dios y eligió rebajarse a la categoría de hombre común. Entonces dice que, al hacerlo, se humilló a sí mismo. Entiende: no fue humillado por nadie, Él se humilló a sí mismo voluntariamente. Me pregunto si eso sería algo que estarías dispuesto a hacer por amor al Padre celestial. Y no concluye allí, sino que añade que se hizo obediente hasta la muerte. Esto te deja en evidencia dos cosas: Jesús no nació con un rótulo que decía “obediente”. Se hizo obediente por decisión propia y hasta el grado de permitirse morir por ello. Esto te deja la certeza de que la obediencia, más que un sacrificio imposible o un precio a pagar, es una decisión que emana de tu condición interna.

▲arriba

 

[14]

«Líbrate como se libra del cazador la gacela, como se libra de la trampa el ave.» (Proverbios 6:5)

¿Cómo se libra de la mano del cazador la gacela? Utilizando lo que Dios le otorgó para su defensa: velocidad de movimientos y aptitud para la estrategia del ocultamiento. ¿Cómo se libra de la trampa un ave? Utilizando lo que Dios le otorgó para su defensa: muy buena visión para detectar el peligro y velocidad en su vuelo par evitar caer en él. ¿Que significa esto? Que nosotros tenemos las mismas posibilidades. También poseemos algo que Dios nos otorgó para nuestra defensa, pero que si no utilizamos debidamente cuando la condición así lo requiere, corremos el riesgo de ser derrotados. Esto deja en claro que cualquier derrota de un hijo de Dios se produce, no ya por el poderío del enemigo, sino por su propia falta de previsión.

▲arriba

 

[15]

«¡Silencio ante el Señor omnipotente, porque cercano está el día del Señor; ha preparado el Señor un sacrificio y ha purificado a sus invitados!» (Sofonías 1:7)

A esto en innumerables formas interpretativas se lo ha tomado como el día final, el del arrebatamiento, el día en que el pueblo santo se encontrará cara a cara con su Padre celestial. Y todo porque dice “El día del Señor”. En efecto, va a existir un arrebatamiento de la iglesia genuina conforme a lo que se expresa en Tesalonicenses, pero déjame decirte que este texto no habla de ello, sino de algo previo. De un día singular de sacrificio y purificación, lo cual no tiene que ver con arrebatamiento. Aquí se está hablando de lo que nosotros mismos hemos determinado como el Día de la Cizaña. El día indicado para que todo aquello que no pertenece al Señor sea segado por los ángeles (Mensajeros) a partir de una palabra Rema que los deje sin posibilidades de seguir ejerciendo en la religión hueca, ritual y vacía.

▲arriba

 

[16]

«Más bien, en todo y con mucha paciencia nos acreditamos como servidores de Dios: en sufrimientos, privaciones y angustias, en azotes, cárceles y tumultos; en trabajos pesados, desvelos y hambre.» (2 Corintios 6:4-5)

A mí me agradaría de sobremanera, por un momento, comparar este texto con la labor ministerial de tantos y tantos predicadores “estrellas” del evangelio diseminados a lo largo y ancho del planeta. Aquellos sufrimientos de Pablo y estos de vivir arriba de los aviones; aquellas privaciones y estos hoteles 5 estrellas como parte de la “ofrenda”; aquellas angustias y estas de no saber cuantos dólares nos darán en el lugar donde vamos a predicar; de aquellos azotes a ciertas críticas del ambiente que silenciamos usando nuestras influencias; de aquellas cárceles a esta libertad asfixiada por la admiración de los hermanitos; de aquellos tumultos agresivos a estos para pedirnos un autógrafo; de aquellos trabajos pesados a esto de hoy donde lo más pesado suele ser nuestro sermón; de aquellos desvelos a estos de quedarnos hasta la madrugada “ministrando”, y de aquella hambre a esta saciedad plena en invitaciones gastronómicas suculentas pagas por las iglesias que visitamos.

▲arriba

 

[17]

«Y por temor a estos espinos y a estas zarzas, ya no irás a los cerros que antes se cultivaban con el azadón, pues se convertirán en lugares donde se suelta el ganado y corretean las ovejas.» (Isaías 7:25)

Esto, que continúa en una serie de expresiones relacionadas con el juicio a la iglesia falsa y babilónica, señala que en ese sitio había en otros tiempos hierba fresca y apta para la comida de nutrición. ¿Y ahora qué? Ahora es lo que en mi país se llaman “poteros”, esto es: campos de grandes extensiones, áridos y poseedores de escasa comida para ese ganado. El correteo tiene que ver con la amplitud de un desierto, y el desierto tiene que ver con la necesidad de una prueba. ¿Esto nos está diciendo que la iglesia del Señor va a convertirse en desierto? La iglesia del Señor, es notorio que no. Pero aquella que haya tomado su lugar y la esté imitando sin tener los mismos propósitos, que no te quepan dudas.

▲arriba

 

[18]

«Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre.» (Filipenses 2:9-11)

La exaltación en grado sumo que Dios padre decidió otorgarle a Jesús fue, indudablemente, lo que determinó que su nombre hoy pueda ser utilizado por cualquiera de sus hijos como elemento de contundencia para cualquier cosa sobrenatural y poderosa que deba hacer sobre la tierra. Porque dice esta palabra que su nombre, tiene potestad en el cielo (sobre todas las demás criaturas celestiales, incluidos ángeles), en la tierra (sobre cualquier clase de hombres, no importa su categoría, formación, posición o importancia) y debajo de la tierra (que es el lugar simbólico en el que habitan Satanás y sus demonios). ¿Te das cuenta ahora por qué, cuando quieres ser más que vencedor en guerra espiritual, sólo puedes lograrlo en SU nombre?

▲arriba

 

[19]

«Perezoso, ¿Cuánto tiempo más seguirás acostado? ¿Cuándo despertarás de tu sueño?» (Proverbios 6:9)

Observa que aquí no se está discutiendo ni poniendo en tela de juicio al descanso, al sueño reparador, al estar en una cama durmiendo, inclusive. Lo que sí se deja establecido claramente, es que no se puede hacer eso cuando las condiciones imperantes reclaman movimiento urgente. Lo primero es descanso lógico y conveniente, lo segundo es pereza. La Pereza ha sido determinada por algunos teólogos como uno de los llamados “siete pecados capitales”. Más allá de esta clase de enseñanzas que no tienen parentesco alguno con la Palabra de Dios, convengamos que Él tiene un concepto de esto muy emparentado con el pecado, por lo que no debe cultivarse y debe combatirse cuando aparece.

▲arriba

 

[20]

«En el día del sacrificio del Señor castigaré a los funcionarios y oficiales del rey, y a cuantos se visten según modas extrañas.» (Sofonías 1:8)

¿Qué es un funcionario del rey? Un individuo que obedece a un determinado jefe por salario. ¿Se puede decir que el Reino de Dios tiene funcionarios? Dicho de este modo, no. El Reino de Dios tiene servidores que además son hijos. No les interesa un salario, les interesa una bendición cada día. Entonces, ¿De qué funcionarios está hablando aquí? A los que, –dice– se visten de modas “extrañas”. ¿Qué es una moda extraña? Algo que se ha implementado por alguna clase de influencia que no tiene nada que ver con el lugar. ¿Hay moda extraña en la iglesia? Sí que la hay. ¿De donde proviene? De cualquier lugar específico, pero de uno solo en lo global: el infierno. Cambian los personeros que la traen y los funcionarios que las adoptan, pero las modas siguen llegando. A esos será que el Señor va a destruir.

▲arriba

 

[21]

«Servimos con pureza, conocimiento, constancia y bondad; en el Espíritu Santo y en amor sincero; con palabras de verdad y con el poder de Dios; con armas de justicia, tanto ofensivas como defensivas; por honra y por deshonra, por mala y por buena fama; veraces, pero tenidos por engañadores; conocidos, pero tenidos por desconocidos; como moribundos, pero aún con vida; golpeados, pero no muertos; aparentemente tristes, pero siempre alegres; pobres en apariencia, pero enriqueciendo a muchos; como si no tuviéramos nada, pero poseyéndolo todo.» (2 Corintios 6:6-10)

¿Supones que has sido llamado por el Señor para ejercer uno de sus cinco ministerios? Hazme un favor; no te presentes en ninguna congregación a buscar ayuda ni respaldo de ningún pastor. Y mucho menos su antibíblica “cobertura”. Si verdaderamente has sido llamado desde las oficinas celestiales a servir para el Reino, lo mejor que puedes hacer es tomar este texto, colgarlo en un cuadro en un sitio bien visible para cada día de tu vida. Y luego, puntualmente, milimétricamente, matemáticamente, cumplimentar uno por uno los postulados que aquí se detallan como parte de un ministerio del Señor. Por más que no te apoye ninguna denominación, serás más que vencedor por una sencilla razón: El Señor estará contigo.

▲arriba

 

[22]

«El Señor me dijo: “toma una tablilla grande y, con un estilete común, escribe sobre ella: tocante a Maher Salal Jasbaz. Yo convocaré como testigos confiables al sacerdote Urías y a Zacarías hijo de Jeberequías.» (Isaías 8:1-2)

Siempre habíamos supuesto que los falsos testimonios eran cosa neta del mundo y que, de alguna manera, se habían formado a partir de los intereses comerciales vigentes en estas épocas. Sin embargo, aquí es el Señor en persona quien está hablando y, cuando se refiere a la búsqueda de testigos para un determinado asunto, alude a Urías y Zacarías, ambos sacerdotes, esto es: miembros de su pueblo y de su casa, como testigos “confiables”. Eso nos deja abierta la presuposición lógica que nos muestra que, incluso dentro del sacerdocio, había testigos que no eran confiables. Y esto, por decantación, nos lleva a la conclusión más importante de todas: hay falso testimonio dentro del pueblo de Dios. ¿Allá en la historia o también en este tiempo?

▲arriba

 

[23]

«Así que, mis queridos hermanos, como han obedecido siempre –no sólo en mi presencia sino mucho más ahora en mi ausencia– lleven a cabo su salvación con temor y temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad.» (Filipenses 2:12-13)

Quiero consignar en primer término, que cuando Pablo alude a esa obediencia manifestada, no sólo cuando él estaba presente, sino también y quizás hasta mucho más cuando él estaba ausente, no se refiere a una obediencia de tipo personal, a él o a su investidura de apóstol. Esto es lo que muchos han creído entender e interpretar, y les ha servido “casualmente” para establecer doctrinas internas en las congregaciones. Pablo, lo cierto, es que está hablando de una obediencia al Señor. En su presencia quizás esto podía ser un elemento que hiciera que el obediente fuera felicitado por el apóstol, pero en su ausencia esa obediencia tomaba mayor relieve. No es lo externo lo que conmueve a Dios, sino lo interno que solamente Él puede ver.

▲arriba

 

[24]

«Un corto sueño, una breve siesta, un pequeño descanso, cruzado de brazos… ¡Y te asaltará la pobreza como un bandido, y la escasez como un hombre armado!» (Proverbios 6:10-11)

Viene hablando de los inconvenientes que trae al hombre la Pereza. Correcto, ya fue comentado anteriormente y es una enseñanza que ningún creyente puede darse el lujo de desestimar. Pero aquí, lo que nos llama la tención es otra cosa. Algo que, si quieres, tiene calibre de revelación para tu vida. ¿Y sabes lo que se debe hacer con una revelación para que se convierta en hecho visible y natural? Pues ponerla por obra. Si dice que la pobreza te asalta como un bandido y la escasez como un hombre armado, es porque ambas cosas, a los ojos de Dios, es un delito. Y un delito es un pecado. Por lo que la pobreza y la escasez, terminan siendo un pecado. ¿Sabes adónde va a parar tu antigua teología de la pobreza, aprendida del catolicismo romano, que te aseguraba que mientras más pobre eras, más cerca de Dios estabas?

▲arriba

 

[25]

«En aquel día castigaré a cuantos evitan pisar el umbral, los que llenan de violencia y engaño la casa de sus dioses.» (Sofonías 1:9)

Decir “dioses” parecería referirse a algo que no tiene nada que ver con nosotros, ¿Verdad? Sin embargo no es tan así. ¿Tú crees que no existen varios “dioses” en la iglesia del Señor, además del único que debería regirla? Quizás no son ídolos de estructura material, pero sí de características pseudos-espirituales. Bien; en esos lugares donde existen esos “dioses”, hay personas que ejercen violencia, (No necesariamente física, puede ser psicológica, espiritual) y engaño. ¿Te suena familiar? Esta palabra profética que proviene, -reitero-, de un tiempo donde reinaba Josías, artífice de una gran Reforma, similar a este tiempo donde también una reforma se comienza a gestar en la iglesia genuina del Señor.

▲arriba

 

[26]

«Hermanos corintios, les hemos hablado con toda franqueza, les hemos abierto de par en par nuestro corazón.» (2 Corintios 6:11)

Este es el pequeño detalle que nos faltaba para evaluar y tomar modelo ministerial de cómo se movía Pablo por la vida. ¿Conoces a muchos ministros del Señor que se muevan de la misma manera por su vida cristiana? Es nuestra oración que sí, que conozcas a muchos. De este modo se podrá alimentar la esperanza de que la iglesia del futuro está comenzando a levantarse en muchos lugares del planeta. Una iglesia sin bancos, sin púlpitos, sin líderes despóticos ni autoritarios. Una iglesia plena de amor, de sinceridad, de abnegación por los postulados de la voluntad y el propósito de Dios. Una iglesia conformada por hombres y mujeres con sus corazones abiertos de par en par en servicio para sus hermanos. Una iglesia sin intereses personales, ambiciones ministeriales ni fraudes espirituales.

▲arriba

 

[27]

«Luego tuve relaciones con la profetisa, y ella concibió y dio a luz un hijo. Entonces el Señor me dijo: “Ponle por nombre Maher Salal Jasbaz. Antes que el niño aprenda a decir “papá” y “mamá”, la riqueza de Damasco y el botín de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria.» (Isaías 8:3-4)

Si estas cosas sucedieran en nuestros tiempos y bajo la supervisión de lo que nosotros conocemos como La Iglesia, seguramente la preocupación de sus líderes estaría radicada en otras cosas muy al margen de la incidencia de un nombre a un bebé recién gestado. Averiguaríamos sobre las condiciones morales y legales en que esa gestación se ha producido y en las condiciones espirituales de sus padres. Pero el nombre, se dejaría para un lugar muy rezagado, como cosa de menor valía. Sin embargo, Dios no piensa así y, en toda la historia bíblica, vemos que cuando Dios pudo sugerir un nombre a un nacido, lo hizo. ¿Será eso para ponerse a pensar muy seriamente en el compromiso y las responsabilidades que se asumen cuando le damos un nombre a un hijo nuestro?

▲arriba

 

[28]

«Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento, manteniendo en alto la palabra de vida. Así en el día de Cristo me sentiré satisfecho de no haber corrido ni trabajado en vano.» (Filipenses 2:14-16)

¡Que bueno sería que, antes de cada tarea conjunta por parte de un grupo de hermanos, alguien leyera en voz alta solamente este pasaje y se permitiera tomarse unos minutos para su meditación y reflexión! ¿Saben qué hermosos resultados se obtendrían luego, a partir de la conjunción en paz de un grupo de trabajo mancomunado? ¿Te das cuenta que ya en el tiempo de Pablo existía gente que se quejaba de todo, que contendía por todo y que no aportaba absolutamente nada al engrandecimiento y extensión del Reino de Dios? Pablo lo vio y lo dijo. Quiera el Señor que todos los que lo vean, hoy, también tengan la valentía y el coraje de decirlo, les cueste lo que les cueste. Porque esta generación también está torcida (perversa) y necesita ser confrontada con la verdad.

▲arriba

 

[29]

«El bribón y el sinvergüenza, el vagabundo de boca corrupta, hace guiños con los ojos, y señas con los pies y con los dedos.» (Proverbios 6:12-13)

Esta aparentemente incomprensible retahíla de gestualidades, más allá de sus significaciones de la época, implica un detalle que siempre deberemos tener muy en cuenta para no equivocarnos con la gente. UN bribón, que es un pícaro que vive permanentemente al margen de la ley, al igual que el sinvergüenza, que es aquel que no vacila en asesinar a su madre con tal de ganar dinero y el vagabundo que pasa por tu calle murmurando groserías con una boca cloacal, se manifiestan claramente a la consideración pública a partir de sus gestualidades. Un hombre íntegro no hace muecas, no realiza guiños de complicidad ni otras piruetas físicas destinadas a mover la gracia ajena. Esto, sumado al discernimiento que, si no tienes, debes pedirle urgente al Señor, son las únicas garantías para no caer en el legendario error de pasarte una vida sirviendo a un bribón, un sinvergüenza o un vagabundo, creyendo que sirves a Dios.

▲arriba

 

[30]

«Aquel día se oirán gritos de auxilio, desde la puerta del Pescado, gemidos desde el Barrio Nuevo, y gran quebranto desde las colinas. Afirma el Señor.» (Sofonías 1:10)

Más allá de los símbolos que encierran estas palabras, es menester comparar las experiencias con el tiempo presente. Gritos de auxilio. ¿No se están oyendo hoy de un extremo al otro del planeta, y no precisamente fuera de los templos donde dicen congregarse los cristianos? ¿No clama tanta gente porque no hay alimento, porque hay fraude y engaño? ¿No alcanzas a oír los gemidos de las ovejas heridas por aquellos que deberían protegerlas, cuidarlas y alimentarlas? ¿No hay quebranto de alto calibre por causa de pecados ocultos? Es apenas un preanuncio del día del Señor. No todavía aquel en que Él se llevará a su iglesia sin mancha y sin arruga, victoriosa y más que vencedora, sino en el que arrasará con la cizaña babilónica parar que sus justos puedan resplandecer.

▲arriba

 

Ago-06 < ir al índice arriba > Oct-06

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006