"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx

info@enlacebiblico.com.ar

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

www.tiempodevictoria.com.ar

Néstor Martínez

 

 Mayo de 2006

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06
May-06
| Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06
| Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Ir a índice arriba 

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 

 

[01]

«Un sábado, al pasar Jesús por los sembrados, sus discípulos se pusieron a arrancar unas espigas de trigo, y las desgranaban para comérselas.» (Lucas 6:1)

Era costumbre tradicional de la época, el permitir por parte de los dueños de los campos, que la gente que circunstancialmente pasaba por ellos de paso hacia otros destinos, si tenía hambre, arrancara parte de lo sembrado para alimentarse. No así parra comercializarlo, lo que equivalía a delito, pero sí para el alimento personal. Por tanto, lo que hacen los discípulos de Jesús, muy lejos de ser una falta de respeto o un robo, tal como muchas veces lo he oído predicar, era una actitud de uso y costumbre en esos tiempos y lugares. Sin embargo, el respeto a una costumbre emparentada con el alimento, no tenía correlato con las que tenían que ver con la religión. Más allá de lo que luego se les va a reprochar, es evidente que ellos no detenían su trabajo ministerial por más que fuera sábado y ninguno de los religiosos hacía absolutamente nada.

▲arriba

 

[02]

«Él dijo: ve y dile a este pueblo: oigan bien, pero no entiendan; miren bien, pero no perciban.» (Isaías 6:9)

¿Qué diferencia hay entre este raro mandato de Dios sobre Isaías y los modernos mensajeros que Él ha enviado a este pueblo contemporáneo? Ninguno. Los que de una u otra manera tenemos un mensaje distinto al que se está predicando en la mayoría de las iglesias, lo sabemos muy bien. No porque seamos mejores ni de mayor relieve, sino sencillamente porque hemos intentado ser obedientes. Entonces venimos y decimos todo lo que Dios nos ha mandado a decir. ¿Y qué es lo que vemos? Vemos a mucha gente que se enamora de nuestra manera de decir las cosas, pero que en su fuero íntimo, pese a que oyen, no entienden y pese a que ven que lo que se dice es auténticamente real, ven pero no perciben. Los tiempos son otros, los principios los mismos.

▲arriba

 

[03]

«Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, llamado para que, mediante la fe, los elegidos de Dios lleguen a conocer la verdadera religión.» (Tito 1:1)

Hemos dicho en muchas ocasiones que la palabra religión no es mala en sí mismo. Sí, en cambio, tergiversa su sentido y lo encamina a objetivos erróneos la religiosidad legalista o la falsa religión. Pablo está diciendo aquí que los elegidos de Dios (¿Crees que Dios te ha elegido?) van a conocer a la verdadera religión por medio de la fe. ¿Significa esto que hay una religión que no es verdadera? Obvio que es así. Ya lo era en tiempos de Pablo y lo sigue siendo hoy. ¿Y cómo se puede saber cuál es la legítima y cuál la falsa? No hay otro medio que no sea por el discernimiento que otorga el Espíritu Santo a todos los hijos de Dios. ¿Y si no se lo tiene? Si eres genuinamente convertido, debes tenerlo. Al menos, así ocurre con todos los siervos de Dios y enviados de Jesucristo.

▲arriba

 

[04]

«Llegó el día en que los ángeles tenían que hacer acto de presencia ante el Señor, y con ellos llegó también Satanás para presentarse ante el Señor.» (Job 2:1)

¿Nunca, leyendo este versículo, llamó tu atención el hecho que se diga que los ángeles concurrían ante la presencia del Señor a hacer “acto de presencia”, tal como si se trata de una reunión de carácter protocolar? Sin dudas, lo era. No es casual ni antojadizo que un rey, en cualquier momento, disponga efectuar una reunión de tal naturaleza con el fin de comunicar algo o escuchar alguna propuesta. Y fíjate que en este caso, como vas a poder detectarlo si continúas leyendo, Dios tenía una idea preconcebida al convocarla. Pero observa algo más: Satanás, para Dios, era parte de su creación, no alguien deleznable. Y participaba como todos sus pares angélicos con las mismas prerrogativas y derechos de tamaña reunión celestial. No es para que le tengas adoración ni pleitesía, sino para que sepas el calibre de tu enemigo…

▲arriba

 

[05]

«Por eso algunos de los fariseos les dijeron: ¿Por qué hacen ustedes lo que está prohibido hacer en sábado?» (Lucas 6:2)

En primer término algo que muy poca gente que yo conozca ha descubierto o prestado atención al detalle: ¿Cómo es que los fariseos se enteraron tan rápido de lo que estaban haciendo los discípulos de Jesús? Hay una sola respuesta: estaban allí mismo. ¿Es que van a decirme que los fariseos tenían una oficina de control de irregularidades religiosas en medio de un campo que Jesús y su gente, evidentemente utilizaban como vía circunstancial de tránsito? En absoluto. Lo que sí es más que evidente es que los fariseos seguían a Jesús y sus discípulos, y no para aprender de ellos o para recibir algo en el plano espiritual. Los seguían para ver si los descubrían en alguna falta que pudieran sancionar como lo pretenden hacer en este caso. A ellos no les interesaba lo que Jesús predicaba o enseñaba; a ellos les preocupaba perseguirlos hasta hallarlos en alguna contravención religiosa. ¡Exactamente igual a la persecución interna de hoy!

▲arriba

 

[06]

«Haz insensible el corazón de este pueblo, embota sus oídos y cierra sus ojos, no sea que vea con sus ojos, oiga con sus oídos, y entienda con su corazón, y se convierta y sea sanado.» (Isaías 6:10)

Este absurdo que Dios plantea a Isaías tiene total y absoluto correlato en la actualidad. Pero además es un compendio sintético de lo que verdaderamente significa una conversión a Cristo. Oír con nuestros oídos espirituales, entender con nuestro corazón (que es el alma, el intelecto, las emociones, los sentimientos), convertirse (cambiar ciento ochenta grados nuestro accionar) y ser sanado. Entonces la pregunta, es: ¿Estás convertido? ¿Sí? ¡Gloria a Dios! ¿Has sido sanado? ¿No? Entonces deberás prestar atención a cosas muy puntuales. ¿Tienes un corazón sensible a la voz y los mandamientos de Dios? ¿Tus oídos espirituales decodifican bien los mensajes divinos? Escucha: si alguna de estas cosas no estuviera en orden, es mi deber decirte que puedes aún no estar convertido, sino apenas convencido. Y para acceder a la Vida Eterna no es suficiente, aunque hoy por hoy lo sea para ser aceptado en una iglesia.

▲arriba

 

[07]

«Nuestra esperanza es la vida eterna, la cual dios, que no miente, ya había prometido antes de la creación.» (Tito 1:2)

Espera un momento: ¿No te habrán enseñado, al igual que a mí y tantos más, que la vida eterna era algo a lo cual Dios se comprometía contigo cuando aparecías por alguna iglesia? Aquí, Pablo le dice a Tito y a ti mismo que esa promesa de Dios data desde antes de la creación. No me atrevo a decir que antes de la creación del planeta, aunque de todos modos eso no le hace, ya que lo que aquí interesa es tu futuro de eternidad y la concepción de esa promesa. Y esa promesa ha sido hecha, sin dudas, antes de TU creación, antes que fueras suspiro genético en tus bisabuelos. ¿Puedes imaginarte esto? ¿No, verdad? Es que el hombre jamás podrá imaginarse algo relativo a la eternidad, ya que eso está reservado solamente al ámbito en que Dios se mueve cotidianamente. El hombre aparecerá por allí cuando llegue su día específico.

▲arriba

 

[08]

«Y el Señor le preguntó: ¿De donde vienes? –Vengo de rondar la tierra, y de recorrerla de un extremo a otro– le respondió Satanás.» (Job 2:2)

¿Dios no sabía de donde venía Satanás? ¡Claro que lo sabía! Pero es predilección de Dios preguntarle a su creación algo que Él ya sabe para comprobar hasta qué punto ellos tienen una respuesta genuina. Aprende. Satanás le dice la verdad. Él sabe que no puede mentirle a Dios como pretenden hacerlo tantos y tantos pseudos cristianos. Y le dice que ha recorrido la tierra de un extremo a otro. Eso deja en evidencia dos cosas que ya sabíamos, pero que siempre conviene recordar y reiterar: Satanás no es omnipresente como sí lo es Dios. Él no puede estar en varios lugares al mismo tiempo como sí puede hacerlo nuestro Dios. Pero atención: es muy veloz y eso le permite recorrer grandes distancias en muy corto tiempo, que es lo que indudablemente ha hecho aquí. Porque luego que leas que él venía de recorrer toda la tierra, piensa: ¿Cuánto tardaría en el avión más veloz en hacerlo?

▲arriba

 

[09]

«En otro tiempo te era inútil, pero ahora nos es útil tanto a ti como a mí. Te lo envío de vuelta, y con él va mi propio corazón.» (Filemón 11-12)

A este texto, si se lo lee bajo una óptica humanista y de un modo superficial, se lo puede interpretar como fuera del contexto de amor que se respira en la Biblia. Porque da la sensación que Pablo evalúa a Onésimo (indudablemente un joven creyente) con una óptica utilitaria. Algo así como “Si me sirve lo admito, si no me sirve lo desecho”. Esto quizás justificaría millares de actitudes que en efecto son de este tenor a lo largo y ancho de nuestro planeta eclesiástico. Sin embargo no es así. Pablo sabe separar muy bien lo afectivo de lo espiritual, cosa que nosotros todavía no hemos aprendido a estimar. Él ama a Onésimo, pero eso no es factor que lo lleve a elevarlo espiritualmente. Sólo lo hace cuando su discernimiento se lo muestra. Si nosotros actuáramos de la misma manera, las posiciones jerárquicas eclesiásticas siempre estarían ocupadas por ungidos en lugar de amigos.

▲arriba

 

[10]

«Jesús les contestó:¿Nunca han leído lo que hizo David en aquella ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre?» (Lucas 6:3)

Jesús está respondiendo a una consulta teológica con una ilustración también teológica. Pero más allá de establecer doctrina al respecto, lo que Él está haciendo es mostrarles a los fariseos cuál es realmente su procedencia y linaje real. Él les está mostrando que proviene de David y que puede hacer las mismas cosas que David hizo cuando tuvo necesidad de alterar los rituales costumbristas y tradicionales que la religión proponía. Sin embargo ellos, demasiado ocupados en perseguir a quien les estaba “robando” miembros a la sinagoga, no pueden siquiera imaginar el calibre de la enseñanza y apenas suponen que se trata de una bravata de un joven irrespetuoso, rebelde, conflictivo y que no se sujeta a sus líderes como manda la escritura…

▲arriba

 

[11]

«Entonces exclamé: ¿Hasta cuándo, Señor? Y él respondió: Hasta que las ciudades queden destruidas y sin habitante alguno; hasta que las casas queden deshabitadas, y los campos asolados y en ruinas; hasta que el señor haya enviado lejos a todo el pueblo, y el país quede en total abandono.» (Isaías 6:11-12)

No hay mejor pintura que esta para reflejar los últimos tiempos. ¿Literal? ¿Espiritual? Será cuestión de verlo. El evangelio no se compone de tesis, ponencias, opiniones o teorías teológicas. El evangelio es poder de Dios manifestado. Y Él lo lleva a cabo utilizando a los instrumentos que le place, de la manera que le place, en el momento en que le place y porque le place. Eso es, más o menos en español simple, lo que solemnemente llamamos “soberanía”. ¿Ciudades destruidas? ¿Campos asolados? ¿Quizás alguna hecatombe atómica? Puede ser, nadie podría asegurar que no. Sin embargo, las casas que quedan deshabitadas, si tenemos en cuenta que en la Biblia, “casa” siempre ha sido sinónimo de iglesia, nos da un panorama muy distinto y mucho menos literal.

▲arriba

 

[12]

«Ahora, a su debido tiempo, él ha cumplido esta promesa mediante la predicación que se me ha confiado por orden de Dios nuestro Salvador.» (Tito 1:3)

A esto que aquí Pablo le está diciendo a Tito, lo podríamos repetir todos aquellos que en algún momento, por poco o por mucho, nos hemos instalado en un púlpito y hemos predicado el evangelio. Sin embargo no es tan así. Somos, -a veces-, demasiado ligeros a la hora de leer la Biblia. Y solemos leer lo que creemos que dice y no lo que realmente dice. Hay un detalle que parece menor al leerlo, pero que no lo es. Solamente aquellos que reciben la orden de Dios, pueden instalarse en algún lugar y predicar el mensaje que Dios desea llevarle a su pueblo. Los que no han sido llamados a eso, aunque les agrade mucho exhibirse, mejor que callen. De otro modo, van a aparecer discursos humanos, imitación barata de la predicación, que suele darse como reemplazo de lo que Dios, a esas personas, no les ha dado simplemente porque no han sido llamados a ello ni han recibido orden suya para que lo hagan.

▲arriba

 

[13]

«¿Te has puesto a pensar en mi siervo Job? –volvió a preguntarle el Señor–, no hay en la tierra nadie como él; es un hombre recto e intachable, que me honra y vive apartado del mal. Y aunque tú me incitaste contra él para arruinarlo sin motivo, todavía mantiene firme su integridad!» (Job 2:3)

¿Me incitaste? ¿Cómo que Satanás puede incitarte a hacer algo, Señor? No te espantes. Dios puede ser “incitado” hasta el punto en que Él se lo proponga por algo muy concreto. En este caso, poder dar en el testimonio de Job, una lección de obediencia que Satanás jamás podría lograr de los suyos si no apelara al terror. Pero aquí hay otro principio que, sin ser regla fija ni doctrina estática, habrá que tener en cuenta para sumarlo al mover global de Dios. Si Dios así lo permitiera por alguna razón que sólo le compete a él, tú podrías llegar a pasar por el más cruel de los infiernos terrenales, pero ánimo: porque eso no sería solamente para darse un gusto morboso o cosa por el estilo, sino, entre otras razones, para poder decirle en la cara a Satanás que tú has seguido siendo fiel, íntegro y firme. ¡¡No me dirás que no significaría un tremendo impacto ser usado para algo así!!

▲arriba

 

[14]

«Yo hubiera querido retenerlo para que me sirviera en tu lugar mientras estoy preso por causa del evangelio.» (Filemón 13)

Pablo está hablando de Onésimo, de quien evalúa sus condiciones espirituales por encima de su relación de afectos, cosa que nosotros aún estamos muy lejos de implementar en nuestras iglesias. Y dice que puede servirle mientras él está preso. ¿Servirle cómo? Haciendo su trabajo fuera de la prisión, sin dudas. Adentro de la prisión, en aquellos tiempos, no se estimaban servicios personales. Pero Pablo acota algo más: dice estar preso “por causa del evangelio”. Pregúntate cuántos hermanos habrá, hoy, presos por la misma causa. Y…hermano…en los países musulmanes…en los países marxistas… Sí, es cierto, allí pueden haber algunos. Pero no todos. Una mayoría que está prisionera en esos lugares, lo está por su condición religiosa, no por causa del evangelio. Porque el evangelio puede predicarse sin templo, ritos, sacerdotes o pastores, mientras que la religión cristiana necesita de ellos.

▲arriba

 

[15]

«Entró en la casa de Dios y, tomando los panes consagrados a Dios, comió lo que sólo a los sacerdotes les es permitido comer. Y les dio también a sus compañeros.» (Lucas 6:4)

Jesús les relata el accionar que David tuvo dentro del templo en ocasión de sentir hambre, en respuesta a la consulta de los fariseos por su permisividad a que sus discípulos recogieran espigas de maíz y las comieran en un día sábado. La respuesta no es aventurada, ni evasiva, ni concurrente. La respuesta contiene sabiduría divina, ya que muestra una actitud que tiene que ver con el amor al ritualismo que en aquellos tiempos era muy habitual y que hoy todavía se repite en muchas situaciones ligadas a las iglesias evangélicas de cualquier parte del mundo. Les dice que así como David no ofendió a Dios por alterar un rito, Él tampoco lo está haciendo. ¡Qué bueno sería que a esto lo leyeran tantos y tantos que suponen que porque alguien no toma la Santa Cena un domingo, por ejemplo, ya están con un pie en el infierno. Pregúntenle a Juan cómo hizo para tomarla en la isla de Patmos.

▲arriba

 

[16]

«Y si aún queda en la tierra una décima parte, esta volverá a ser devastada. Pero así como el talar la encina y el roble queda parte del tronco, esa parte es la simiente santa.» (Isaías 6:13)

Es indudable; a Dios hay que entenderlo debidamente si no se quiere tomar por un camino equivocado. Porque Él no habla necesariamente del mismo mundo físico del cual estamos adheridos y enamorados nosotros. Él habla de un mundo espiritual, de un ámbito en el cual resulta posible que Dios y el hombre puedan tener comunión. Y es en ese ámbito donde va a darse esto que aquí se viene relatando. Y que finaliza en lo que es nuestro mensaje básico en este tiempo. Un mensaje que Dios ha ordenado a todos sus mensajeros fieles llevar a su pueblo. Y es el mensaje del remanente santo, de ese pequeño grupo, casi insignificante, tal vez, al lado de las grandes concentraciones humanas por las que mueren todas las congregaciones. Un remanente que no ha doblado sus rodillas ante Baal, que es como decir: viviendo en babilonia, ni ha comido su comida ni se ha contaminado con sus corrupciones.

▲arriba

 

[17]

«A Tito, mi verdadero hijo en esta fe que compartimos: que Dios el Padre y Cristo Jesús nuestra Salvador te concedan gracia y paz.» (Tito 1:4)

¿Cuántas veces, algunos de tus maestros bíblicos, te ha enseñado la composición de la Trinidad? ¿Y la has entendido? Supongo que sí, pero con las mismas restricciones que todos nuestros pares humanos. Al hombre le resulta muy complejo entender eternidad, espiritualidad y todo lo que no puede razonarse mediante una mente finita. Fíjate que Pablo, aquí, separa a Dios el Padre de Cristo el Hijo, pese a que él sabe muy bien, como lo sabemos nosotros, que son una misma persona. Y no sólo lo separa a la hora de la mención, sino que también mantiene esa separación a la hora de la bendición especial que cada uno podrá otorgarle, en este caso, a su hijo espiritual Tito. Porque dice que a éste le será concedida por parte de Dios Padre, la gracia, mientras que mediante Cristo Jesús, la paz.

▲arriba

 

[18]

«¡Una cosa por la otra! –replicó Satanás–. Con tal de salvar la vida, el hombre da todo lo que tiene. Pero extiende tu mano y hiérelo, ¡A ver si no te maldice en tu propia cara!» (Job 2:4-5)

Estoy total y absolutamente seguro que, cuando leíste o estudiaste este texto y contexto, lo hiciste con la intención de conseguir una reflexión atinada al respecto, pero jamás creo pasó por tu mente el calibre de la conflagración que aquí se lleva a cabo y mucho más otro aspecto esencial y de fondo. ¿Pensaste siquiera por un instante que tú podrías ser en cualquier momento otro Job? ¿Se te ocurrió que, andando como andas por la vida, con impecable testimonio, profundo y genuino servicio al reino y no a tus intereses, Dios podría utilizarte como ejemplo para avergonzar una vez más a Satanás y demostrarle que no ha conseguido quebrar moralmente a su creación? Es mi deber advertírtelo por si estás pasando por algo que no entiendes, juzgas injusto o no quieres pasar. No digo que te conformes, digo que ores y dejes que Dios te muestre si no estás siendo puesto en medio de su permanente victoria celestial.

▲arriba

 

[19]

«Sin embargo, no he querido hacer nada sin tu consentimiento, para que tu favor no sea por obligación sino espontáneo.» (Filemón 14)

Veamos: traza una línea recta en una pizarra. ¿Ya está? Ahora, de acuerdo con la importancia que tú le adjudicas a cada uno, coloca en la altura que te parezca sobre esa línea, los nombres de Pablo y Filemón. ¿Ya está? ¿Verdad que el de Pablo te queda mucho más alto, no es así? Y claro, su trabajo, su calidad de apóstol, su legado y todo lo que encierra su vida, así lo corrobora. Filemón sólo aparece aquí, en su pequeña carta. Pero resulta ser que en el principio de ella, dice que Filemón era un compañero de Pablo, aunque haya sido uno de sus hijos espirituales. Y Pablo no toma una decisión individual, pese a su peso específico en el lugar. Dice que hará tal o cual cosa, cuando Filemón diga estar de acuerdo. ¿Cómo se llama eso? Respeto. Respeto por otro hijo de Dios aunque en una escala menor en cuanto a trabajo para el reino, pero respeto al fin. ¡Qué bueno sería que se tomaran de estos modelos en nuestros ambientes! ¿No crees?

▲arriba

 

[20]

«Entonces añadió: El Hijo del hombre es Señor del sábado.» (Lucas 6:5)

Hace muchos años, un grupo de hombres, muy preocupados por servir mejor al Señor y por hacer cosas que permitieran servir mejor al reino de los cielos, se puso a pensar en la creación de alguna estructura que, siguiendo los postulados básicos de la iglesia primitiva, se pudiera poner al servicio del Dios Todopoderoso. Finalmente, y luego de muchas idas y venidas, nace lo que nosotros conocemos hoy como la iglesia. Templo, lugar de reunión, orden de culto, etc., etc. Nadie se podía quejar porque todo eso era un intento de servir mejor a Dios desde un orden establecido y ciertas acciones para su honra y su gloria. Sin embargo, con el correr de los tiempos, los hombres fueron olvidándose de ese Dios y traspasaron su adoración a la estructura que ellos mismos habían creado. Así llegamos a nuestro tiempo. Pero esta palabra dicha por Jesús, es aún vigente si la adaptamos: El Hijo del hombre, es Señor de la estructura.

▲arriba

 

[21]

«Acaz, hijo de Jotán y nieto de Uzías, reinaba en Judá. En ese tiempo Rezan, rey de Siria, y Pecaj hijo de Remalías, rey de Israel, subieron contra Jerusalén para atacarla, pero no pudieron conquistarla.» (Isaías 7:1)

Hay algo que podemos observar en primera lectura: Jerusalén resiste cualquier ataque que provenga del exterior. Jerusalén es la iglesia genuina y jamás podría ser perturbada, asfixiada y mucho menos derrotada desde afuera. Lo que sí puede sufrir Jerusalén (y la historia bíblica lo confirma en varios relatos), es toda clase de padecimientos por causa de ataques desde su propio seno interior. Desde allí sí puede ser vapuleada grandemente. Por eso nuestras permanentes advertencias para con los espíritus de religiosidad imperantes. Ellos no vienen a servir al mismo dios que nosotros servimos. Ellos vienen, usando a hombres predispuestos, claro está, a servirse de ese Dios. Y a esto lo estamos viendo desde hace mucho tiempo, y confirma que los últimos tiempos ya no es una condición futura, sino un acontecimiento que ya está en marcha.

▲arriba

 

[22]

«Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo nombraras ancianos de la iglesia, de acuerdo con las instrucciones que te di.» (Tito 1:5)

¿Qué objetivo tenía el nombrar ancianos para la iglesia en cada población, que era evidentemente uno de los trabajos que Pablo le había encargado a Tito? La traducción de la palabra anciano lo dice claramente: supervisores. ¿Y que es un supervisor? Alguien que vigila que lo que se ha instalado funcione y opere acorde a lo que se ha recibido desde planos superiores. En este caso, Dios ha dicho lo que debe ser su iglesia, y cada anciano en cada pueblo del planeta, deberá estar vigilante para que así se haga y no se desvíe esa orden divina. Es indudable que se ha producido un tremendo cambio y una notable alteración a ese significado. Anciano, hoy, es líder. En lugar de vigilar, inventa formas humanas adaptables a la iglesia. Y, cuando algo no está como Dios ha dicho, en lugar de confrontar, lo acepta e incorpora porque si no la gente se ofende y se va…

▲arriba

 

[23]

«Muy bien, -dijo el Señor a Satanás-, Job está en tus manos. Eso sí, respeta su vida.» (Job 2:6)

Entiende esto por amor a Dios si no quieres interpretar al revés muchas cosas que Dios las ha permitido para que crezcas y no para que te quejes. En algún momento de tu vida, y sea cual fuere tu comportamiento para con el reino de Dios, tú puedes estar en las manos de Satanás. Y si así fuera, no hará falta que yo te diga que seguramente mientras eso ocurra, no vas a pasarlo bien. Pero al igual que como lo hizo con Job, Dios va a ordenarle a Satanás que, pese a estar en sus manos, no puede tocar tu vida. Porque el dueño de tu vida y tu muerte siempre es Dios. Eso, claro está, siempre y cuando tú hayas optado por seguirle y servirle a Él. De eso es que se habla en la Biblia cuando se dice que aquel que persevere hasta el fin será salvo. Porque el fin no es la muerte física, cosa que a Dios le tiene sin cuidado, sino la espiritual, que a Dios sí le preocupa que tú no pierdas.

▲arriba

 

[24]

«Tal vez por eso Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como a esclavo, sino como algo mejor como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor.» (Filemón 15-16)

Onésimo era esclavo. Se entrega a Cristo y deja de serlo. Pero se va del lugar en el que estaba, evidentemente, cerca de Filemón. Y Pablo espera que ahora, Filemón lo reciba ya no como un esclavo o “esclavo”, sino como un nuevo hermano querido. Deberíamos aprender esta actitud. Y no sólo aprenderla, sino ponerla por obra en una gran cantidad de nuestras congregaciones. Y usarla para con ex prostitutas, ex homosexuales, ex drogadictos y todos los “ex” que se te puedan ocurrir. Hoy, todavía no podemos decir que eso se esté cumpliendo mayoritariamente. Quizás tú me puedas decir que en tu iglesia sí se cumple. Te diré ¡Aleluya! Y ¡Gloria a Dios! Pero también que es mi deber dirigirme a la iglesia global y no a congregaciones locales aisladas. Y en ese terreno, todavía se les pasa factura a muchos “ex” sin recordar que si ya están perdonados, ya están lavados y limpiados y, para Dios, no son “ex” de nada…

▲arriba

 

[25]

«Otro sábado entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada, así que los maestros de la ley y los fariseos, buscando un motivo para acusar a Jesús, no le quitaban la vista de encima para ver si sanaría en sábado.» (Lucas 6:6-7)

Lo primero que podemos ver aquí es algo que hoy no se tiene demasiado en claro: en la sinagoga (hoy iglesia), no se predica, se enseña. La predicación (anuncio de la victoria del reino de Dios por sobre el reino de Satanás) es para el mundo incrédulo. La enseñanza, tiene como objetivo hacer discípulos, más allá de ganar almas. Lo segundo es lo que señala el Nuevo Testamento, que no habla de ganar almas. Lo segundo que nos deja este texto, es que el espíritu religioso no pierde su tiempo en averiguar si lo que está ocurriendo es de Dios o no, bendice a la gente o no. Si no está conforme a sus propias reglas y estatutos internos creados conjuntamente con las estructuras, merece sanción. Así esa sanción toque al mismísimo hijo de Dios, como en este caso.

▲arriba

 

[26]

«En el palacio de David se recibió la noticia de que siria se había aliado con Efraín, y se estremeció el corazón de Acaz y el de su pueblo, como se estremecen por el viento los árboles del bosque.» (Isaías 7:2)

Leyendo este relato, más de un cristianos se habrá preguntado en algún momento, cómo podía ser que si ellos confiaban en el mismo dios que nosotros estamos confiando hoy, igualmente pudieran tener miedo a lo que los hombres pudieran hacerles. Lo que sucede es que no se trata de un problema físico y natural, sino de un sentir espiritual. El mismo que hoy por hoy se ha encaramado en tantas y tantas congregaciones cristianas comandadas por líderes inescrupulosos que abusan del pueblo en todos los órdenes, contando a su favor con el miedo de ese pueblo. Un miedo que no tiene nada que ver con lo que ellos puedan hacerle, sino con lo que Satanás les hace ver y creer.

▲arriba

 

[27]

«El anciano debe ser intachable, esposo de una sola mujer, sus hijos deben ser creyentes, libres de sospecha de libertinaje o de desobediencia.» (Tito 1:6)

Ya te he dicho antes que la figura del anciano se ha alterado bastante conforme a lo que Dios le ordenó a Pablo poner en vigencia con el fin de vigilar y supervisar el funcionamiento operativo de la iglesia, para que esta siguiera haciendo lo que Dios había ordenado y no sus propias ideas humanas. Pero, más allá de esa alteración que ya es mala en sí misma, tampoco se ha respetado esta directiva específica con respecto a su conducta y testimonio personal. ¿Intachables? Esposo de una sola mujer tiene que ver con la clásica tradición de tener más de una esposa. Nada que ver con divorcio y nuevo matrimonio, ya que legalmente que es el único matrimonio válido para Dios, la esposa sigue siendo una sola. ¿Hijos creyentes o hijos que van a la iglesia, cantan en el coro y hasta predican cuando papá está ausente? Lo demás, corre por cuenta de cada uno. Porque cada uno ha visto lo que ha visto y ha callado lo que ha callado por amor a Dios. ¿O por temor a hombre?

▲arriba

 

[28]

«Dicho esto, Satanás se retiró de la presencia del señor para afligir a Job con dolorosas llagas desde la planta del pie hasta la coronilla.» (Job 2:7)

¡¡Señor!! ¿¿Qué te he hecho para que permitas que me suceda esto?? –Nada, hijo; no me has hecho nada. Al contrario, me has servido excelente y me has sido fiel.- ¿Cómo dices, Señor? ¿Entonces no me está sucediendo esta tremenda emergencia por causa de algún error o de algún pecado mío o de mi familia? –No, hijo. Jamás te castigaría de esa manera por algún error. Si te arrepintieras yo te perdonaría, tal como hice siempre con todos.- ¿Pero y entonces por qué permites que yo sufra? –Porque tu sufrimiento es en tu carne y lo que es mío es tu espíritu. Y porque con ese sufrimiento que seguramente vas a vencer, yo voy a seguir mostrándole a Satanás que, por más cruel que sea y por más aflicciones que él pueda inventar, ninguno de los que verdaderamente son míos, van a dejar de amarme…

▲arriba

 

[29]

«De modo que, si me tienes por compañero, recíbelo como a mí mismo.» (Filemón 1:17)

¿Por qué Pablo debería escribirle en estos términos a Filemón, respecto a la actitud que éste tendría que asumir con relación al novato Onésimo, alguien que ostentaba la categoría de ex esclavo? Es evidente que a Filemón le estaba costando algo de trabajo separar la actual condición de hermano de Onésimo, de la anterior de otra categoría. La misma cosa está sucediendo muy a menudo en muchas de nuestras congregaciones. Se hace una campaña, se convierte una prostituta. Se la ostenta como testimonio del poder de Dios. Tres meses. Luego se la recluye a un banco apartado del frente. Nadie se sienta a su lado, no sea que… Las hermanas le tienen cierta desconfianza y no permiten a sus esposos tratarla. ¿Lo estoy inventando o lo has visto, a esto, alguna vez en tu iglesia? Y dije prostitutas. Puede haber dicho: ex homosexuales, drogadictos, sidásicos, ladrones y todo lo que tú mismo le quieras agregar.

▲arriba

 

[30]

«Pero Jesús, que sabía lo que estaban pensando, le dijo al hombre de la mano paralizada: levántate y ponte frente a todos. Así que el hombre se puso de pie. Entonces Jesús dijo a los otros: voy a hacerles una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado: hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?» (Lucas 6:8-9)

Lo primero que podemos ver aquí, es que de alguna manera sobrenatural, Jesús “sabía” lo que ellos pensaban. A esto sería muy bueno que lo lean más seguido todos esos cabezones teólogos defensores de la ausencia de milagros, sólo porque ellos no han visto ninguno. ¿No saben que la parte de la Biblia que tú no quieras, no sepas o no puedas creer, jamás se te manifiesta? Y la segunda parte, la pregunta que Jesús les hace a los religiosos de su tiempo con relación a su mayor problema de aquel momento: el respeto por el día de reposo, se la podríamos hacer tranquilamente a todos los religiosos de hoy: ¡Eh! ¡Muchachos! ¿Qué está permitido hacer en esta iglesia; el bien o el mal, salvar una vida o destruirla? Y no me digas que está desactualizado. Tú sabes que no.

▲arriba

 

[31]

«El señor le dijo a Isaías: ve con tu hijo Sear Yasub a encontrarte con Acaz donde termina el canal del estanque superior, en el camino que conduce al Campo del Lavandero.» (Isaías 7:3)

No es lo frecuente, quizás, porque el hombre está destinado a vivir por fe y sin vista, que es el único modo de creer auténticamente. Sin embargo, en casos específicos, a Dios le place manejarse con órdenes precisas y datos concretos. Ve allá y haz esto y esto. A esto Dios lo implementa cuando hay algo en juego de altísimo interés para todo el cuerpo, no por cuestiones relacionadas con un solo hombre. Entiende por favor: para Dios el egocentrismo no sólo no existe, sino que lo considera un pecado, ya que hay una adoración implícita al Yo, que seguramente se ha entronizado en el sitio que estaba reservado para que Cristo levantara su trono. Pero entiende bien: es cuando a Dios le parece y considera, no forma parte de un método ni una rutina. Nuestro dios no es Dios de repeticiones ni rutinas.

▲arriba

 

Abr-06 < ir al índice arriba > Jun-06

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/05/06 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 13/08/2006