"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx 

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

Palabra del Día

Néstor Martínez

 

 Noviembre 2005

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06

May-06 | Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Tiempo de Victoria / Palabra del Día

Devocional disponible en el sitio Tiempo de Victoria sólo durante un día

Ir a índice

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 

 

[01]

"Porque al final acabarás por llorar, cuando todo tu ser se haya consumido. Y dirás: ¡Como pude aborrecer la corrección! ¡Como pudo mi corazón despreciar la disciplina!" (Proverbios 5:11-12)

Es indudable que el rechazo inapelable a cualquier clase de disciplina, es un sentimiento que emana de nuestras almas y que tiene que ver directamente con nuestro YO, con nuestro EGO, con nuestro egocentrismo humano. ¡Qué me tiene que enseñar “ese” a MI! ¿Por qué YO tengo que dar cuentas de mis actos a “esa”? ¿Por qué ME hacen esto? Claro; ya sé perfectamente que hay disciplinas y disciplinas. Las que vienen de parte de nuestras organizaciones eclesiásticas, y que quizás siempre estén bien intencionadas, tienen que ser producto de una participación directa y activa del Señor en ella, de otro modo producirá inevitable rechazo. La que viene de Dios, de ninguna manera puede ser obviada ni despreciada, ya que dice muy claro la Palabra que Dios disciplina solamente a los que ama.

▲arriba

 

[02]

«En seguida Jesús hizo que los discípulos subieran a la barca y se le adelantaran al otro lado mientras él despedía a la multitud» (Mateo 14:22)

Si observamos con detenimiento las actitudes que Jesús manifiesta, tanto en este como en otros textos similares, podremos ver con claridad que Él le otorgaba mayor importancia a la gente del común que a sus propios discípulos. Aquí a sus "importantes" ayudantes los mandó delante de Él al próximo sitio en el que debían estar, mientras Él se quedaba despidiendo y despidiéndose de aquellos que habían venido a oírle o a buscar sanidad. ¿Por qué Jesús haría algo que hoy se hace exactamente al revés? Porque esa gente aún no lo conocía y no sabía todo lo que podía ganar si lo escuchaba y lo seguía, mientras que sus discípulos sí le conocían y sí sabían la verdad. Pastor: ¿Por quiénes te preocupas más? ¿Por aquellos que aún no conocen a tu Señor o por los que, conociéndole, pueden comprometer tu trabajo y tu salario si no los atiendes debidamente?

▲arriba

 

[03]

«En aquel día, siete mujeres agarrarán a un solo hombre y le dirán: de alimentarnos y vestirnos nosotras nos ocuparemos; tan sólo déjanos llevar tu nombre: ¡Líbranos de nuestra afrenta!» (Isaías 4:1)

No es mi intención apuntar en dirección al significado literal de este texto, ya que tiene que ver con un tiempo donde las mujeres estarían desesperadas por conseguir la protección de un hombre con el fin de no perecer. Sí quisiera, que este texto tome el calibre y la estatura que verdaderamente tiene dentro del ámbito espiritual revelado. Siete mujeres que son siete iglesias. Siete es el número de lo completo que significa “todos los que sean necesarios”. El hombre del cual se agarrarán estas mujeres es Cristo. Y señalan que Él no se preocupe por su visión externa. Que ellas mismas se habrán de ocupar de procurarse alguna clase de alimento y ropa exterior. Que Él sólo acepte que ellas puedan llevar su nombre. ¿No crees que en algunos casos que tú has visto o conoces, esta situación se estuviera dando hoy? ¿O no hay iglesias que de Cristo sólo llevan su nombre, pero que en su interior tienen una vida que en muchos casos se le opone?

▲arriba

 

[04]

«Por la ternura y la bondad de Cristo, yo, Pablo, apelo a ustedes personalmente; yo mismo que, según dicen, soy tímido cuando me encuentro cara a cara con ustedes pero atrevido cuando estoy lejos» (2 Corintios 10:1)

Estamos descubriendo que Pablo era tímido. Pero, según enseñan en algunos cursos de sanidad interior, ¿No era que ser tímido es pecado porque representa una falta de confianza en alguien que Dios dijo era su imagen y semejanza? ¿Nos han exagerado?¿Nos han mentido? ¿No era esto así como nos dijeron? Ni tanto ni tan poco. La timidez es, en efecto, una especie de complejo que tiene que ver, indudablemente, con la falta de confianza en Dios. ¿Pero y entonces? ¿Cómo Pablo…? Allí está nuestro error: suponer que los personajes bíblicos eran como nos pintaron a nuestros próceres patrios, seres míticos a los que de ninguna manera imaginamos en la ducha, en la intimidad con sus esposas o realizando alguna necesidad fisiológica. Lo que Dios siempre ha querido que entendamos, es que esos personajes pudieron hacer lo que hicieron desde la misma carnalidad que nosotros padecemos a diario.

▲arriba

 

[05]

«No atendí a la voz de mis maestros, ni presté oído a mis instructores. Ahora estoy al borde de la ruina, en medio de toda la comunidad» (Proverbios 5:13-14)

Es bastante frecuente y acostumbrado para mí, recibir correspondencia de personas que piden ayuda en algún área de sus vidas. Hay una tremenda necesidad dentro del pueblo de Dios de ser escuchado. Es como si los liderazgos, en los últimos tiempos, estuvieran demasiado “ocupados” en las cuestiones administrativas y económicas como para perder parte de su tiempo en escuchar a sus ovejas. Sin embargo, y luego de extensos relatos de, -a veces-, horribles pecados, la persona ya se siente mejor por haberse sacado esa tremenda carga de dentro suyo y -dice- está dispuesta a cambiar. Tan normal como esto, es que después de un tiempo de comunicaciones de ida y vuelta, esa persona deje de escribir. Y no porque se haya sanado, sino porque algo que hemos dicho hizo que no atendiera la voz de sus instructores. Cuando nos vuelven a escribir, generalmente, dan cumplimiento a esta palabra profética: están al borde de la ruina.

▲arriba

 

[06]

«Después de despedir a la gente, subió a la montaña para orar a solas. Al anochecer, estaba allí él solo, y la barca ya estaba bastante lejos de la tierra, zarandeada por las olas, porque el viento le era contrario» (Mateo 14:23-24)

Examinar con cuidado estas pequeñas anécdotas que marcan los evangelios sobre Jesús, nos ayuda a encontrar definitivamente su fundamento esencial, que es y debería ser inexorablemente, el nuestro. Somos cristianos, nos llamamos cristianos, el mundo nos conoce y nos denomina así, y sin embargo, en muchas cosas puntuales, ¡Qué lejos estamos de hacer lo que Él hizo y vivir como Él vivió! ¡¡Pero hermano!! ¡¡Él era Dios!! ¡¡No podemos compararnos!! Esta es la máxima mentira que el diablo les ha hecho creer a muchos sinceros creyentes. Jesús era un hombre en el cual Dios se había encarnado. Jesús era el hijo de Dios hecho hombre, viviendo en la carne. Pregunto: ¿Tú que eres? Un hijo de Dios, ya que el creer en Él te ha dado la potestad de ser llamado así, ¿Verdad? Y estás viviendo como hombre (mujer) en la carne. Pregunto otra vez: ¿Cuál será la diferencia? Escríbeme y dímela, yo no la encuentro...

▲arriba

 

[07]

«En aquel día, el retoño del Señor será bello y glorioso, y el fruto de la tierra será el orgullo y el honor de los sobrevivientes de Israel» (Isaías 4:2)

Observa con mucho cuidado este texto. Visto así, a primera vista, ¿No parece de excelente contenido espiritual? ¿No parece que tuviera un aliciente notable para ese futuro día por venir? Sin embargo, si sabes leer conforme a la óptica de la Palabra de Dios, verás que no es tan así. Que está diciendo que en ese día del cual se viene hablando aquí, y que es un día de juicio notorio, Israel, (que hoy es la iglesia), se aferrará a un solo valor, a un solo tesoro propio: orgullo y honor, expresiones que suenan muy bonitas pero que no tienen base en el evangelio. Y mucho menos cuando se nos señala que ello será el producto del fruto de la tierra, que en términos espirituales es indefectiblemente el hombre carnal.

▲arriba

 

[08]

«Les ruego que cuando vaya no tenga que ser tan atrevido como me he propuesto ser con algunos que opinan que vivimos según criterios meramente humanos, pues aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo» (2 Corintios 10:2-3).

Pablo, -Quiero que lo entiendas bien-, tenía una lucha permanente con el “qué dirán” de la iglesia legalista a la cual de alguna manera intentaba servir sirviendo a Jesucristo. Esa iglesia, que decía estar dirigida por Dios y, por tanto, no podía desconocer ni ignorar a su Hijo, tenía sus propias reglas rituales y costumbristas, y cuando alguien se les salía de ese molde, enseguida lo rotulaban como “mundano”. ¿No te suena a algo parecido a estos días en una enorme serie de cosas? ¡Ni te imaginas lo que me ha costado hacer entender a cristianos antiguos, ortodoxos y tradicionales que una emisora de radio es neutra, que tanto puede ser usada por el diablo para pervertir como por el Espíritu Santo para bendecir. En suma: que nada es impuro en sí mismo.

▲arriba

 

[09]

«Estas son las palabras del Maestro, hijo de David, rey en Jerusalén. Lo más absurdo de lo absurdo, - dice el Maestro -, lo más absurdo de lo absurdo, ¡Todo es un absurdo!» (Eclesiastés 1:1-2).

Piensa ahora en algo que sea bien absurdo. ¿Lo tienes? Pues ahora entiende que, a eso que estás pensando como total y absolutamente absurdo, es sencillamente absurdo. ¿Qué significa todo este juego de palabras? ¿Tiene alguna explicación o se trata apenas de jugar con las expresiones para arribar a conclusiones filosóficas? Compáralo con la teoría de la relatividad. Alguien dijo que todo era relativo y fue duramente juzgado, sentenciado y casi ejecutado por la ortodoxia. Sin embargo, lo único que puede desmentírsele a esa persona es que no es tan real que todo sea relativo porque eso, precisamente, también lo es. Aquí se habla de que no es lógico, es absurdo. Y la fe, por ejemplo, si es certeza de lo que se espera y convicción de lo que no se ve, no puede razonarse, por lo tanto no es lógica. Y si la fe no es lógica y es ilógica, ¿Qué termina siendo? Pues…¡Un absurdo!

▲arriba

 

[10]

«Bebe el agua de tu propio pozo, el agua que fluye de tu propio manantial» (Proverbios 5:15)

Seguramente sabes lo que es un pozo, un manantial. No es algo que ingrese un elemento desde afuera hacia adentro, sino lo contrario. Es un fluir de algo que está adentro y que tiene, -inexorablemente- que salir al exterior y manifestarse. El agua, en casi toda la Biblia, tiene que ver con la nutrición espiritual, con una parte del alimento, con la Palabra en lo concreto. Entonces, lo que aquí está diciéndote Salomón, es que toda Palabra que Dios pone en tu corazón, que es chequeada con la Biblia y no se contradice con ella, que proporciona paz a tu corazón, certeza a tu espíritu y cierta garantía a tu vivir diario, es indudable que viene de Dios. Pero resulta ser que, como viene de tu interior y tú sientes mucho más respeto por los “grandes siervos” que ves en el exterior, sueles cometer siempre el mismo error: desestimar el agua de tu propio manantial y elegir beber la que llega de otro pozo, que es la que en muchos casos te ha producido trastornos estomacales y hasta intoxicaciones.

▲arriba

 

[11]

«En la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando por el lago» (Mateo 14:25)

No puedo saber en cuántas oportunidades has leído esto. No puedo saber cuántas veces alguien te ha enseñado o predicado sobre este mismo pasaje. ¿Puedo preguntarte qué has sentido al escucharlo o leerlo? Sí, no me lo digas; no eres la excepción y a mí me ha ocurrido exactamente lo mismo: nada. La idea de Jesús-Dios es tan fuerte y arraigada que elimina cualquier probabilidad de asombro por algo. Tenemos una altísima confusión e ignorancia sobre lo que significa Jesús y lo que significa Cristo. Jesús es el niño que nos es nacido de mujer, como cualquier otro. Cristo es el Hijo que nos ha sido dado, como ningún otro. Para Cristo, caminar por sobre el agua sin hundirse, es algo absolutamente normal; lo puede hacer cuando se le ocurre. Pero para Jesús no. Jesús necesitaba una dosis de fe que es la misma que se te sugiere a ti para que logres que aquello que hace años estás pidiendo, se haga realidad.

▲arriba

 

[12]

«Entonces tanto el que quede en Sión como el que sobreviva en Jerusalén serán llamados santos, e inscritos para vida en
Jerusalén
»
(Isaías 4:3)

Va a llegar un día, inexorablemente, en que la iglesia deberá afrontar y confrontarse con la misma Palabra de Dios en sus vidas.
Ya no se tratará de luchas o disputas internas, doctrinarias y denominacionales o de religiones. Será una confrontación directa
con el Dios de todo poder, quien a través de su propia palabra ya escrita en la Biblia, tendrá todo el legítimo derecho a
preguntarnos qué es lo que hemos hecho con ella. Que es lo que hemos enseñado a su pueblo y qué es lo que su pueblo ha
elaborado a partir de su propósito y voluntad. Eso es un juicio, ya que nuestras respuestas a esa confrontación marcarán,
indudablemente, una lógica y automática separación entre lo verdadero y lo falso. Entre aquellos que eligen continuar viviendo el
Sión del antiguo pacto sin decidirse a ingresar en la nueva Jerusalén que viene desde arriba.

▲arriba

 

[13]

«Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas» (2 Corintios 10:4)

Esta es una de las grandes claves que proporcionan victoria en el ámbito espiritual y llevado a lo material y práctico. Son muchos los hombres honestos y sinceros que no pueden vencer porque insisten, -tal cual les han enseñado, supongo-, que puede vencerse en el plano espiritual con armas pertenecientes al mundo natural. Sé muy bien que al leer esto te dices para ti mismo: ¡¡Pero seguramente que no se puede!! ¿A quién se le puede ocurrir que sí? Un momento. No te pases de listo. ¿No has participado y aprobado la tarea de los llamados “psicólogos cristianos”, con el argumento que están “altamente capacitados”, mejor que los que no han estudiado esa ciencia, para ejercer las tareas de sanidad interior? ¿Y crees que a eso lo ha implantado nuestro Dios? No lo censuro, no me opongo, pero no admito que se me diga que es ciencia “ungida”. ES pelear con armas humanas. Buenas, pero humanas.

▲arriba

 

[14]

«¿Qué provecho saca el hombre de tanto afanarse en esta vida?» (Eclesiastés 1:3)

¿Tú te crees que solamente Salomón llegó a esta conclusión? A diario escucho o leo a personas que, palabras más, palabras menos, están diciendo la misma cosa. ¿Para qué voy a luchar tanto si luego, al final, terminaré como termina todo el mundo? ¿Para qué aumentar mi capital, mi poderío económico o cosas por el estilo, si en cualquier momento la propia vida me pasará factura? Sin embargo, la humanidad no parece prestarle demasiada atención; ni a Salomón ni a los que lo han acompañado. Todos los días vemos a hombres y mujeres casi arriesgando sus vidas en el stress y otros pormenores con el único fin de incrementar lo material en sus vidas finitas. ¿Cuál será su provecho? Bastará con detenerse a observar esa conclusión y lo sabremos.

.

▲arriba

 

[15]

«¿Habrán de derramarse tus fuentes por las calles y tus corrientes de aguas por las plazas públicas? Son tuyas, solamente tuyas, y no para que las compartas con extraños» (Proverbios 5:16-17)

Sé perfectamente lo que la Hermenéutica clásica y tradicional ha enseñado respecto a esto. No lo desprecio, no lo niego ni lo soslayo, pero permíteme tener, en este pequeño texto, una revelación distinta que seguramente habrá de bendecir tu vida. Porque Dios es bendición permanente y sólo lo que emana de Él bendice. Todo lo demás instruye, informa y hasta capacita. Pero bendición, sólo Dios. ¿Recuerdas el texto aquel que te impone no darle perlas a los cerdos? Esto tiene que ver con ello. ¿Cuántas veces has padecido inconvenientes (y algunos muy serios), por compartir cierta palabra, cierta revelación, cierta profecía o cosa similar, con personas que de ninguna manera estaban predispuestas ni preparadas por el Señor para recibirla? Aprende. Hay Palabra que sola y exclusivamente es para ti, y no debes compartirla con nadie por más confianza que tenga contigo.

▲arriba

 

[16]

«Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el agua, quedaron aterrados. ¡Es un fantasma!, gritaron de miedo. Pero Jesús les dijo enseguida: ¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo» (Mateo 14:26-27)

Fíjate la tremenda reacción y actitud de aquellos “diáconos” ante el milagro que tenía como protagonista a su pastor. ¿Un fantasma? ¿A quien se le podría ocurrir, hoy, decir que algo que Dios realiza de modo maravilloso y sobrenatural, tiene que ver con demonios y el infierno, tal los fantasmas? Perdón; creo que sí, que hay gente, hoy, aún, que está más dispuesta a adjudicarle cualquier cosa sobrenatural al diablo y a descreer que provengan de Dios. ¿Por qué sucede esto? Porque el Departamento de Publicidad y Promoción del Infierno, ha sabido operar convenientemente en la utilización de los canales de comunicaciones humanos. Y lo ha hecho de tal manera que hoy, es muchísima la gente que aún sigue abonando ticket y boletos carísimos para ver cómo mentalistas, adivinos, hipnotizadores y otros similares mueven el escaso poder satánico, pero muy pocos los que están dispuestos a creer lo que ven dentro del seno del pueblo de Dios.

▲arriba

 

[17]

«Con espíritu de juicio y espíritu abrasador, el Señor lavará la inmundicia de las hijas de Sión y limpiará la sangre que haya en Jerusalén» (Isaías 4:4)

Qué tremendamente equivocado ha sido adjudicar estas expresiones y textos a una mera historia hebrea. Qué tremendo error el suponer que Dios puede permitirse el error y la pérdida de tiempo de incluir en su libro tratados y relatos de una historia que no puede sino informar. Dios jamás escribió su Palabra como mera información, la dejó como guía y alimento. Y aquí se nos está mostrando que en el día del juicio, donde se produzca una separación entre lo verdadero y lo falso adentro de la iglesia, la que se verá sentenciada por sus inmundicias serán las hijas de Sión, que es el equivalente a decir las iglesias que hayan optado por los rituales y la religiosidad, antes que por el respeto por fe a su Palabra expresada.

▲arriba

 

[18]

«Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo» (2 Corintios 10:5)

Observa un detalle que, si eres perspicaz, ya habrás descubierto. Lo que encara contra el conocimiento de Dios, (que por supuesto, no se trata del que Él tiene, sino del que nosotros tenemos de Él), son la suma de argumentos guiados y sustentados por un estado interno de altivez. El hombre altivo no está dispuesto a someterse a la autoridad de Dios y, para ejercer su voluntad y su decisión, elabora argumentos de diferente índole. Científicos, históricos, sociales, políticos, geográficos y hasta teológicos, tienen letra más que suficiente como para robarle la fe a cualquiera. Ese es un riesgo al cual estamos expuestos todos por igual. ¿Los creyentes también? Los creyentes también, de otro modo, jamás se nos estaría diciendo que es nuestra obligación si deseamos vencer en esto, llevar cautivos todos nuestros pensamientos a Cristo, ya que ese es el único método de no creer los que nos introduce el diablo en nuestra mente.

▲arriba

 

[19]

«Generación va, generación viene, mas la tierra siempre es la misma» (Eclesiastés 1:4)

Hay que consignar aquí que, cuando se habla de generación, se habla de un espacio que ronda los cuarenta años. Lo que dice aquí, entonces, es que esos espacios de cuarenta años, multiplicados por la cantidad que tú quieras, inexorablemente pasarán. Como sucede con todo lo relativo al tiempo. Pero que pese a ello, la tierra seguirá siendo la misma. Esto significa que por más que el hombre realice tremendos esfuerzos para alterar los cursos de la historia, en lo único que logrará hacerlo, es en el marco generacional, es decir: con las personas y sus vidas. Pero no con el planeta en sí. Porque el planeta, más allá de cómo el hombre lo trate o lo destrate, es de Dios. Y solamente Él podrá modificar algo en sus estructuras.

▲arriba

 

[20]

«¡Bendita sea tu fuente! ¡Goza con la esposa de tu juventud!» (Proverbios 5:18)

Te estarás preguntando, en este momento, si este texto, verdaderamente, tiene que ver con nuestra sexualidad, tal como se nos ha enseñado. Sí tiene que ver con ello, no lo dudes, y buena ha sido esa enseñanza para tenerla muy en cuenta y para ponerla por obra. Pero tiene algo más. Tiene una visión que de ninguna manera es fantasiosa ni trasnochada. Es la que nos muestra que cuando la Biblia habla de esposa, mayoritaria y globalmente, está hablando de iglesia, lo mismo cuando habla de mujer. ¿Entonces? Entonces haz lo que aquí dice: que tu fuente sea tu iglesia, no la extraña. ¡Hermano! ¿Está hablando de mi congregación? Dije Iglesia. E Iglesia no es necesariamente congregación masiva, sino una proporción, una parte, un remanente de ella. Con esos es que tienes que gozarte.

▲arriba

 

[21]

«Señor, si eres tú, respondió Pedro, mándame que vaya a ti sobre el agua» (Mateo 14:28)

Pedro. ¿Has leído las cartas de Pedro? ¿Pueden haber sido escritas por un hombre rústico y hasta torpe como él? Esas cartas son todo Dios, tal como deben ser las cosas que salen de cualquiera de sus hijos. Pedro, por sí mismo, (y no puedo menos que sentirme identificado con él), no estaba en condiciones de bendecidse ni a sí mismo. Ni siquiera tenía el suficiente discernimiento como para saber que ese que venía caminando sobre las aguas de manera sobrenatural, era el Jesús con el cual ellos caminaban. Ni siquiera había entendido lo suficiente como para darse cuenta que caminar sobre las aguas era algo que él también podía hacer con la sola ayuda del poder de Dios, sin necesidad de apelar a la orden de Jesús. Pero lo hizo, de la misma manera que hoy, todavía, muchos cristianos pretenden tener el poder de Dios en sus vidas apelando a los servicios de “otro” que dice estar más ungido.

▲arriba

 

[22]

«Entonces el Señor creará una nube de humo durante el día y un resplandor de fuego llameante durante la noche, sobre el monte Sión y sobre los que allí se reúnan. Por sobre toda la gloria habrá un toldo que servirá de cobertizo para dar sombra contra el calor del día, y de refugio y protección contra la lluvia y la tormenta» (Isaías 4:5-6)

Cristiano: hermano mío fiel y sincero que amas a Jesucristo y deseas servirle con fidelidad y sinceridad: ¿has tenido en cuenta para ejercer mejor tu trabajo la presencia insustituible del Espíritu Santo como guía a toda verdad? La nube del día te protegerá contra el abraso del sol natural; el resplandor del fuego de la noche, contra el frío proveniente de la tiniebla. ¿Los seguirás donde quiera que ellos vayan o te permitirás pensar que tú solo puedes arreglártelas? Tanto la nube como el fuego simbolizan al Dios que va delante de ti. Ambas cosas tienen que ver, también, con la presencia como guía a toda verdad del santo Espíritu. ¿Seguirás optando por las teorías humanistas que salen de los seminarios o institutos teológicos?

▲arriba

 

[23]

«Y estamos dispuestos a castigar cualquier acto de desobediencia una vez que yo pueda contar con la completa obediencia de ustedes» (2 Corintios 10:6)

Lo que el apóstol está señalando aquí, no sólo es cierto, real e inteligente, sino lógico con respecto a lo que habrá de venirse después. Porque: ¿A quien se le ocurriría castigar actos de desobediencia en los demás si, en lo interno, íntimo y doméstico, esa obediencia no se ve por ninguna parte? Hacerlo, sería sacar patente de legalistas y, además, dejar ante el mundo incrédulo un pésimo testimonio que los llevaría a no aceptar nada que venga de los cristianos. Bien; ¿Quieres que te diga algo importante? Eso es, exactamente, lo que ha estado sucediendo en todo este tiempo. El mundo ha estado observando con suma atención como, hombres y mujeres altamente autoritarios sancionan, condenan y ejecutan a diversos desobedientes religiosos, mientras ellos, con sus vidas, le muestran que también están en altísima desobediencia a principios divinos irrevocables, tales como: integridad, honestidad, sinceridad y rectitud.

▲arriba

 

[24]

«Sale el sol, se pone el sol, y afanoso vuelve a su punto de origen para de allí volver a salir» (Eclesiastés 1:5)

Es más que evidente que todo no es tan así como poéticamente se lo dice. Porque todos sabemos que es la tierra la que gira de modo que esconde y descubre al sol, pero según nuestros razonamientos es tal cual se lo menciona aquí. Ocurra como quiera que ocurra, lo cierto es que el modelo que estamos viendo, tiene que ver con la rutina. Con una rutina de años, de siglos, de toda una eternidad. Esto habla de patrones, de modelos activos, de una dinámica que no respeta tiempos ni edades. Y habla también, que dentro de ese marco de rutinas cotidianas, nuestro Dios sigue siendo una realidad constante y contante, y que a Él no se le modifica absolutamente nada conforme a las modificaciones exteriores.

▲arriba

 

[25]

«Es una gacela amorosa, es una cervatilla encantadora. ¡Que sus pechos te satisfagan siempre! ¡Que su amor te cautive todo el tiempo! ¿Por qué, hijo mío, dejarte cautivar por una adúltera? ¿Por qué abrazarte al pecho de la mujer ajena?» (Proverbios 5:19-20)

Lo hemos mostrado el pasado día 20. Este texto habla de nuestra sexualidad en el matrimonio y sus riesgos clásicos, pero también de la relación esposa-esposo que tiene que ver con la iglesia y Cristo. Nota que la iglesia real, genuina y remanente, es una gacela (ágil, dinámica, graciosa) es encantadora, (resulta imposible no amarla), sus pechos te satisfacen siempre. ¿Por las caricias? No te desvíes. ¿Qué hay en los pechos de una mujer? Leche. Alimento. Nutrimento no superado por ningún producto artificial. ¿Y la adúltera? La mujer ajena. Desposada con otro. ¿De quien es esposa la iglesia genuina? De Cristo. ¿Y la adúltera, la Babilonia? De Satanás. ¿Lo estás comprendiendo? ¿Adonde estás gozándote hoy hombre o mujer? ¿Con la esposa del Señor o con la adúltera que te proporciona leche envenenada de sus pechos pecaminosos?

▲arriba

 

[26]

«Ven, dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse, entonces gritó: ¡Señor! ¡Sálvame!» (Mateo 14:29-30)

Recuerdo, como debes recordarlo tú mismo, tu misma, que en cada ocasión que un predicador brindó un sermón basado en este pasaje, se encargó muy bien de puntualizarnos que la actitud de Pedro se parece en mucho a la que a diario solemos observar en más de un cristiano supuestamente “sólido” y maduro. Comenzamos a movernos por fe, pero ante el primer inconveniente, damos paso a nuestra naturaleza humana, a nuestra lógica anímica y a nuestro razonamiento intelectual. ¿Y qué nos sucede? Lo que a Pedro, damos entrada al miedo, que sólo puede operar en nuestra mente carnal y, como consecuencia de ello, nos hundimos en el mismo sitio donde hasta hace un momento caminábamos sin dificultad. Allí es donde, al igual que Pedro, clamamos, gemimos y lloriqueamos al Señor para que nos salve. ¿Por qué no vencer en SU nombre ese miedo y seguir haciendo lo que estábamos haciendo por fe?

▲arriba

 

[27]

«Cantaré en nombre de mi amigo querido una canción dedicada a su viña en una ladera fértil. La cavó, la limpió de piedras y la plantó con las mejores cepas. Edificó una torre en medio de ella y además preparó un lagar, Él esperaba que diera buenas uvas, pero acabó dando uvas agrias» (Isaías 5:1-2)

Qué notable y tremendo el trabajo que este hombre, (Cristo) se ha tomado con su viña. ¿Cuántas expectativas lógicas habrá tenido en su mente predispuesta a observar nuestros adelantos y victorias! ¡Cuánta pena tiene que haber experimentado cuando nos vio caer primero, y elegir después cualquier otro camino en lugar de los que Él había trazado para nosotros! ¿Has pensado cuál es la diferencia entre una uva dulce y buena, a una agria e intoxicante? Su sabor interno, lo que hallas en ella cuando la muerdes, cuando la pruebas. En su aspecto exterior, tanto la uva agria como la buena, tienen un aspecto similar. Y en algunos casos, para que entiendas, hasta llega a tener mejor aspecto externo la agria que la dulce. ¿Has entendido de qué cosa estamos hablando o te has quedado en una viña literal?

▲arriba

 

[28]

«Fíjense en lo que está a la vista. Si alguno está convencido de ser de Cristo, considere esto de nuevo: nosotros somos tan de Cristo como él» (2 Corintios 10:7)

Resulta poco menos que increíble comprobar cómo la lucha en contra de los sistemas impuestos por la religión, eran del mismo calibre, situación y hasta posición que las de hoy. Porque fíjate que cuando ingresas en esa estructura con una Palabra fresca y contundente del Señor, y con ella a la vista dejas en evidencia las tremendas falencias [engaños o errores], contradicciones e hipocresías imperantes, lo primero que se difunde para una gran mayoría, es que su calidad de personas pertenecientes a Cristo, impone un respeto que impediría, entre otras cosas, censurar una partícula de lo que estén haciendo. Ellos se consideran de Cristo, mientras que parecerían suponer (y así lo expresan en voz alta en muchas ocasiones), que nosotros no lo somos. ¿Sabes cuál es nuestra tranquilidad y confianza? Que Dios siempre protege a sus ungidos.

▲arriba

 

[29]

«En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Cuando subieron a la barca, se calmó el viento. Y los que estaban en la barca lo adoraron diciendo: verdaderamente tú eres el Hijo de Dios» (Mateo 14:31-33)

Entonces, aquí, Jesús se puso muy contento y pensó: ¡Por fin me han reconocido…! Ni lo sueñes. No fue así en lo más mínimo. Conociéndolo a Jesús, seguramente Él sintió una enorme congoja en su interior. Porque un segundo después de haber reprendido a esos hombres por su falta de fe, ellos tienen una reacción ante la maravilla del viento calmado, que no sólo confirma su primera reacción, sino que incluso la corrobora centuplicada. ¿Era necesario VER lo que Jesús hacía para CREER que era el Hijo del Dios viviente? NO era necesario, pero ellos se comportaron así. Quiero aclarar que “ellos”, eran los hombres que más cerca habían estado de Jesús durante todo su ministerio. ¿Entonces? Ese es el modelo que todavía impera. Cuando VEMOS algo que Jesús hace, es cuando CREEMOS que Él es quien dice ser. ¿Y Él? Con la misma congoja de entonces. ¿Cuánto habrás contribuido tú a ella?

▲arriba

 

[30]

«Nuestros caminos están a la vista del Señor; él examina todas nuestras sendas. Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan. Morirá por su falta de disciplina; perecerá por su gran insensatez» (Proverbios 5:21-23)

Lo primero que deberemos tener en cuenta si no deseamos fracasar en nuestra vida de fe, es que nuestros caminos, -todos-, están a la vista del Señor. Quien crea que puede hacer algo que Dios no verá, no sólo se equivoca, sino que ingresa en la categoría de insensato que aquí se menciona. De allí que pase el tiempo que pase, el malvado caerá inexorablemente bajo el peso de sus propias malas obras. No hay malvado haciendo buenas obras, no hay error posible. El pecado, en principio, apenas será un molesto cosquilleo que llamará tu atención, pero luego irá creciendo, doliendo, hasta llegar a un momento en que, a la manera de una cuerda tensa, aprisionará tu cuello hasta asfixiarte. No puedes hacer nada duradero en lo espiritual si el pecado existe y es tangible en tu vida. Arrepiéntete y pide perdón hoy mismo, AHORA mismo.

▲arriba

 

Oct-05 < ir al calendario > Dic-05

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/11/2005 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006