"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx 

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

Palabra del Día

Néstor Martínez

 

 Junio 2005

Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06

May-06 | Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Tiempo de Victoria / Palabra del Día

Devocional disponible en el sitio Tiempo de Victoria sólo durante un día

Ir a índice

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30

 

[01]

“Muchos pueblos vendrán y dirán: ¡Vengan, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob! Para que nos enseñe sus caminos y andemos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la enseñanza, de Jerusalén la Palabra del Señor”. (Isaías 2:3).

Algunas de las cosas que se dicen aquí suenan tan obvias que nos llama poderosamente la atención esa particularidad. Porque nuestro Dios no es un Dios obvio, o alguien que necesite llenar un espacio determinado con hueca palabrería para cumplir un rol determinado. Nuestro Dios tiene profundidad en sí mismo, de allí que todo lo que diga o haga decir a sus mensajeros, indudablemente tendrá que ser profundo. Porque Él lo es, no por méritos de algunos de esos hombres. De allí que la enseñanza y la palabra saldrán de la Iglesia, que es la Jerusalén celestial. ¡Pero es que esto no puede ser confirmado, es apenas una suposición más! No, porque nota que dice que se trata de la casa de Jacob. Y en el contexto de las tres generaciones que la iglesia necesita para manifestarse, aquí se está hablando de la última.

▲arriba

 

[02]

“De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo”. (1 Corintios 12:12).

Imagínate esta situación ficticia pero al mismo tiempo, si lo observas con cuidado, no tan ficticia: un día te despiertas con un tremendo dolor en tu brazo derecho. Mientras evalúas cuál puede ser la causa, buscas un analgésico o algún medicamento que te calme el dolor hasta que consultes con el médico. Pero resulta que en el momento en que vas a tomarte ese medicamento que, sabes, te calmará por un tiempo ese dolor, ves con desesperación que tu mano izquierda, que es la que está sana, se mantiene como paralizada y no hace ni el menor ademán de asir el frasco del medicamento. Suponte que tus brazos hablan y que tú dialogas con ellos: “Brazo izquierdo: ¿Por qué no te mueves para tomar ese medicamento que necesito?” - Pídeselo al derecho, ya que siempre dijeron que era el más importante. ¡A ver cómo te las arreglas ahora! - ¿Qué harías con un brazo que se comporte así? Pues lo mismo que habría que hacer con tantos y tantos miembros del cuerpo de Cristo que tiene idéntica reacción.

▲arriba

 

[03]

“Oh Señor, líbrame de los impíos; protégeme de los violentos, de los que urden en su corazón planes malvados y todos los días fomentan la guerra”. (Salmo 140:1-2).

La oración del salmista, indudablemente, está efectuada con el fin de que su Señor lo libre de las amenazas de un mundo exterior hechizado por el dios de este siglo. Pero también es válida para un sector de lo que nosotros denominamos como “la iglesia”, ya que si así no fuera, Dios habría exagerado o mentido cuando dijo que el trigo y la cizaña “convivirían”. ¿Quienes son los impíos? No son pocos los que creen que se trata de malignos, delincuentes, asesinos, violadores. Puede ser que en casos así sea, pero no es esencial. Porque la impiedad es necesariamente falta de piedad. Y piedad, en la Biblia, no es lástima o compasión como muchos suponen, sino falta de espiritualidad. Los hombres piadosos eran los hombres espirituales, mientras que los impíos, los que vivían conforme a la carne. De esos es que tanto el salmista como nosotros debemos orar al Señor que nos libre. Allá afuera, en el mundo exterior, y también aquí adentro, donde a veces suponemos estar a salvo de toda asechanza.

▲arriba

 

[04]

“Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán para la guerra. ¡Ven pueblo de Jacob, y caminemos a la luz del Señor!” (Isaías 2:4-5).

La última parte de este texto nos está mostrando, una vez más, a la tercera y última generación, por lo que debemos entender que lo que se diga, antes o después, tiene que ver con el hoy y con lo que vendrá, y no con meros repasos históricos que podrán ser muy interesantes pero que, a la hora de la edificación espiritual, no sirven absolutamente para nada. Que Dios va a juzgar a las naciones (Eso incluirá las individualidades que en ellas hubiera), no es novedoso, pero sí que hará de árbitro de muchos pueblos. ¿Cuál es el trabajo de un árbitro? Impartir justicia. Decir “Esto es bueno” y sentenciar “Esto es malo”. Como todo arbitraje, sus decisiones son inapelables. ¿Y por qué necesitamos un árbitro? Para que defina cuál de dos sectores definidos se encamina hacia el sitio correcto. Eso será resorte de Dios, no de los dogmas denominacionales, tal como muchos hombres se empeñan en suponer hoy día.

▲arriba

 

[05]

“Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo; ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres, y a todos se nos dio de beber de un mismo Espíritu”. (1 Corintios 12:13).

Entiende y desmenuza esto, por favor: Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu, para constituir un solo cuerpo. Yo he aprendido que las palabras “todo” y “nada”, son de concepción eterna, por lo que es la Biblia la única que puede utilizarlas sin temor a exageraciones ni declamaciones. Cuando la Biblia dice todo, su significado es exactamente ese: todo. Ahora bien: si tú, yo, el opulento millonario que vive en ese country que conoces, el morenito que habita en una casilla de emergencia que se cae de a pedazos y tu pastor, formamos parte de un solo cuerpo. Entonces: ¿Por qué no lo parece así? Es más: ¿Cómo me explicas que si es un solo Espíritu Santo el que mora en cada uno de nosotros guiándonos a toda verdad, cada uno de nosotros pretenda tener una verdad distinta y que esa, y no las otras, sea LA verdad. ¿Sabes? Lo que el hombre hace en su carne, no agrada a Dios. Y mucho me temo que hay muchos hombres viviendo un falso cristianismo en su carne...

▲arriba

 

[06]

“Escribe al ángel de la iglesia de Pérgamo: Esto dice el que tiene la aguda espada de dos filos”. (Apocalipsis 2:12).

Resulta tan indispensable en algunos estamentos justificar al ministerio pastoral de una manera que no es la que Dios ha dejado instaurada, que no se ha vacilado en otorgarle a esta escritura un valor doctrinal. De allí que no son pocos los seminarios e institutos bíblicos y formadores de lo que hoy se conoce con el nombre de “líderes”, que han enseñado -y enseñan aún-, que cuando aquí se habla del “ángel de la iglesia”, es en alusión directa al pastor de ese lugar. No hay modo alguno de fundamentar debidamente esto. Pasa, -si tú quieres verlo así-, como una hipótesis probable, es cierto, pero de ninguna manera estamos habilitados para elaborar doctrinas que luego serán presentadas como “exactas” a partir de un solo texto y de dudosa interpretación. Parecería mucho más probable que se aludiera a una potestad regional y rectora de ese lugar de la historia.

▲arriba

 

[07]

“Has abandonado a tu pueblo, a los descendientes de Jacob, porque están llenos de astrólogos de Oriente, de adivinos como entre los filisteos, y hacen tratos con extranjeros”. (Isaías 2:6).

Quiero que entiendas, y que de ninguna manera se te vaya de tu mente, que esto se está diciendo a la iglesia y no al mundo incrédulo, impío y pecador. Y lo que se le está diciendo es que alguien, -que muy bien podrías ser tú mismo-, ha abandonado a la iglesia, ha dejado -si quieres decirlo así-, a la congregación por un motivo que no tiene nada que ver con desobediencias, conflictos o rebeldías. La ha dejado porque en su seno hay más ocultismo que fe, más metodologías esotéricas que actos genuinos de alabanza y adoración. Y dice que todo esto que inunda esta iglesia, proviene de Oriente. No es historia ni palabra poética o conceptual; es palabra profética. Las congregaciones latinoamericanas, hoy por hoy, están plagadas de resortes orientales que emanan del budismo disfrazados de concepciones cristianas. Será bueno tenerlo en cuenta. No todo lo que brilla y reluce es oro ni todo lo negro es petróleo...

▲arriba

 

[08]

“Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro sino de muchos”. (1 Corintios 12:14).

Me parece estar viendo tu expresión. “¡Qué hallazgo hace este hermano! ¡Por supuesto que el cuerpo de Cristo está constituido por muchos miembros y no por uno solo! ¿Qué pretende decir con todo esto?” No pretendo decir nada más que lo que ya has visto y oído cientos de veces: que es tiempo en que la iglesia entienda este texto específico y se deje de jugar a “los importantes” de un lado y “los pobres diablos” del otro. Es tiempo donde la iglesia debe entender que “ministrarnos unos a otros” es la directiva divina, y no ministrar algunos al resto, tal cual se está haciendo. ¿Aún no se ha entendido que no hay jerarquías otorgadas por Dios en el cuerpo de Cristo? ¿Nadie ha recapacitado que eso es solamente un invento de hombres destinado a gratificarse entre ellos con funciones, cargos y posiciones? ¿Nadie ha visto que ese es quizás uno de los puntos clave por lo cual todavía no hemos extendido el Reino hasta el último confín de la tierra?

▲arriba

 

[09]

“Afilan su lengua cual lengua de serpiente; ¡Veneno de víbora hay en sus labios!” (Salmo 140:3).

Viene hablando de los impíos en este texto. Y ya quedó explicado que los impíos son los no espirituales, los que viven conforme a los rudimentos del mundo y su carnalidad. Y dice aquí -y no es casual-, que afilan su lengua cual lengua “de serpiente”. La serpiente, todos lo sabemos, es el animal utilizado para simbolizar a Satanás en el Edén. En ella se centra una maldición lo bastante profunda, extensa y abarcativa como para que no nos pase esto por encima. Lengua de serpiente es, sencillamente, lengua inspirada por demonios. Y no podemos ponerlo en duda si alguna vez hemos sido testigo de algún trabajo de calumnias en contra de un siervo de Dios, armado a partir de un grupo de estas lenguas destilantes de veneno mortal. Que los paraliza en primer término, que los adormece seguidamente y que finalmente los mata. Dios nos proteja de todos ellos. Dios nos de sabiduría para ese combate a muerte.

▲arriba

 

[10]

“Su tierra está llena de oro y plata, y sus tesoros son incalculables. En su tierra abundan los caballos, y sus carros de guerra son incontables”. (Isaías 2:7).

Qué tierra será esta que ofrece tantas perspectivas? Egipto. Porque Egipto lo tiene todo. Todo aquello para lo cual el hombre natural, carnal, visceral, parecería haber sido preparado. No hay hombre que deseche el oro o la plata. Muy rápidamente estimará cómo utilizarla e invertirla mejor. No hay hombre que desprecie buenos caballos, si es que tomamos a estos equinos como símbolo de medios de transporte. Y muchos menos son los hombres naturales que dejen de lado cualquier elemento que implique su propia defensa por cualquier duda sobre ataques exteriores. Egipto. No. No es Egipto en este caso, es la iglesia del Señor. Y el oro y la plata tienen que ver con que Dios es propietario de todo eso; y los caballos porque ellos simbolizan a la antigua oveja convertida en caballo de honor y porque sus carros de guerra tienen que ver con las tremendas armas espirituales con que hemos sido dotados que no permiten que podamos perder ni una sola batalla.

▲arriba

 

[11]

“Si el pie dijera: “Como no soy mano, no soy del cuerpo”, no por eso dejaría de ser parte del cuerpo”. (1 Corintios 12:15).

Me preguntaba, cuando leía este versículo, cuántos de ustedes que día a día ingresan en esta ventana en búsqueda de algo de Dios para sus vidas, tendrán pensamientos similares a los de este simbólico e hipotético pie. Cuántos de ustedes están aguardando que llegue el domingo para pasar al frente del templo, una vez finalizado el culto, para que el pastor o alguien ungido ore por sus necesidades y problemas, único modo de reponer energías espirituales y llegar hasta el otro domingo. Es como si estuvieras pensando, al igual que el pie del relato: “Yo no soy pastor, no sé si pertenezco al cuerpo; tengo que conseguir que alguien importante ore por mi...” Olvidaste algo sumamente valioso: para Dios, el más importante con relación a tus pruebas, tribulaciones y necesidades, eres tú mismo...

▲arriba

 

[12]

“Sé donde vives: allí donde Satanás tiene su trono. Sin embargo, sigues fiel a mi nombre. No renegaste de tu fe en mí, ni siquiera en los días en que Antipas, mi testigo fiel, sufrió la muerte en esa ciudad donde vive Satanás”. (Apocalipsis 2:13).

¿Es posible vivir en un lugar adonde Satanás haya instalado su trono? Si se lo observa desde el ángulo literal, quizás no, pero desde los planos espirituales con seguridad que así puede ser. Porque un trono, indudablemente, es un lugar de poder por encima de cualquier otro símbolo que se le pueda encontrar. No podemos quedarnos en la pequeña y vacía historieta de la butaca amplia y cargada de oropeles donde se sentaban aquellos reyes de la antigüedad. Cuando se habla del trono de Dios y -como en este caso-, del de Satanás, se habla de centros de poder. Y nadie puede tener dudas que, tal como sucedía en esta Pérgamo, Satanás tiene su trono instalado en muchas de nuestras ciudades contemporáneas, y desde allí comanda toda la perversión pecaminosa y degradada que vemos en este tiempo.

▲arriba

 

[13]

“Su país está lleno de ídolos; el pueblo adora la obra de sus manos, lo que han hecho con sus propios dedos”. (Isaías 2:8).

Podemos decir lo siguiente con la autoridad de haber mencionado, asimismo, todas aquellas cosas que han terminado por corromper al cristianismo genuino, incluso, dentro de las congregaciones más puras que la Iglesia Evangélica pueda contabilizar. Este texto tiene directa vinculación con el Catolicismo Romano. Y el país puede ser cualquiera donde esta confesión todavía es mayoritaria o abundante. Eso no significa que exista más fe. Muy por el contrario, es muy probable que la haya en menor cantidad. Porque sus hombres se inclinan cotidianamente ante esos ídolos mudos, a los que llama de diferentes maneras aparentemente santas. Porque esos ídolos son construidos con sus propias manos, hechos con sus propios dedos, y porque llegado el caso de una crisis, se mantienen mudos, sordos e insensibles a cualquier dolor por una sencilla razón: no sólo que no hay vida en ellos como ese pueblo cree, sino que la vida que pueda estar allí, emana del infierno, que no es precisamente el sitio donde se brinda ayuda al necesitado...

▲arriba

 

[14]

“Y si la oreja dijera: “Como no soy ojo, no soy del cuerpo”, no por eso dejaría de ser parte del cuerpo”. (1 Corintios 12:16).

Observa algo muy claro en este texto: la comparación que se hace, que no es ocurrente, casual ni azarosa. Así como en el versículo anterior compara al pie con la mano, dando a entender que se trata de una cuestión de ejecutividad, en este, la comparación de la oreja es con el ojo, que indudablemente representa la visión del cuerpo. ¿Nunca te ocurrió o has conocido a alguien que le sucediera que haya sido expulsado, o invitado a retirarse de una congregación por no estar de acuerdo o no compartir la visión pastoral? Convengamos en que sí es real ese hecho, mecanismos más o menos, el final no sería muy diferente. Pero...¿Y qué me dices de tantos y tantos hermanos fieles, sinceros, genuinos y ungidos con una auténtica visión de Dios que se ven impedidos de congregarse por causa de los caprichos y manipulaciones de asalariados que disfrazan sus actitudes con esa palabra: visión?

▲arriba

 

[15]

“No obstante tengo unas cuantas cosas en tu contra: que toleras ahí a los que se aferran la doctrina de Balaam, el que enseñó a Balac a poner tropiezos a los israelitas, incitándolos a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer inmoralidades sexuales”. (Apocalipsis 2:14).

Es preciso que entendamos muy bien lo que aquí se nos está diciendo. Hoy ya no existe la doctrina de Balaam tal cual la vemos aquí.  Son muy pocos los que prosiguen con las antiguas culturas ocultistas de sacrificar alimentos a sus ídolos. Pero lo que -por el contrario- está plenamente vigente, es el culto de adoración a otros ídolos, algunos de ellos, fiel y firmemente enquistados dentro de nuestras congregaciones, que hacia fuera, tienen un indudable discurso anti-idólatra. Pero lo cierto es que se han fabricado ídolos de hombres, denominaciones, doctrinas y ministerios. ¿Y qué es lo que dice que acarrea todo eso? Una serie de perversiones, dentro de las cuales, las de impureza sexual es la mayor. No es impureza sexual la relación entre un hombre y una mujer, como no sea en fornicación o en adulterio, lo que nos está dejando en evidencia que se trata -en efecto-, de estas dos cosas a las cuales habrá que sumarle indefectiblemente la homosexualidad masculina y femenina.

▲arriba

 

[16]

“Al hombre se le humilla, a la humanidad se le degrada. ¡Imposible que los perdone!” (Isaías 2:9).

Existen naciones donde, en efecto, sus estados promulgan leyes, facultan principios y ejecutan sentencias tendientes a la humillación y la degradación del hombre. No vale la pena especificar porque cualquier creyente bien plantado sobre sus pies en Cristo, lo ha visto con total nitidez. Las Constituciones de esos países parecen haber sido modificadas por empleados del infierno utilizando un sutil libreto emanado del propio Satanás. La conclusión del verso parece demasiado “fuerte”, si es que actuamos conforme a las enseñanzas “de amor” que hemos recibido. Alguien ha dicho en alguna oportunidad que, el pueblo de Dios ha sido tan presionado con el amor que hoy es capaz de amar hasta los demonios. Y este parece ser el caso. Porque la Palabra, aquí, escrita con el amor de Dios que nadie puede discutir, dice sencillamente que, para Él, perdonar a estas naciones por estas cosas, es IMPOSIBLE. ¿Sabes tú lo que significa el término IMPOSIBLE?

▲arriba

 

[17]

“Si todo el cuerpo fuera ojo; ¿Qué sería del oído? Si todo el cuerpo fuera oído, ¿Qué sería del olfato?” (1 Corintios 12:17).

Estos textos fueron inspirados por el Espíritu Santo, (en este caso en Pablo), para que fueran escritos en el Libro, y leídos, aceptados, creídos y puestos por obra por gente llena del Espíritu Santo, ¿No es así? Ahora bien: ¿En cuantas ocasiones calculas que te han enseñado, leído o predicado estos textos? ¿Y qué te han dicho como atinada “reflexión moral” al respecto? Mira; por más que quien lo predique esté en las antípodas de la verdadera y genuina fe, seguramente te habrá dicho la misma cosa: que esto ha sido escrito con la intención de que tú y yo sepamos que no todos en la congregación podemos hacer las mismas cosas. Que es bonito ser director de alabanza, sobre todo si somos jóvenes y en el templo hay muchas hermanitas jóvenes; pero que también es bueno para Dios (Aunque no siempre para las hermanitas), ser ujier, o portero, o sencillamente el encargado de pasar el trapo de piso una vez finalizada la reunión...

▲arriba

 

[18]

“Señor, protégeme del poder de los impíos; protégeme de los violentos, de los que piensan hacerme caer”. (Salmo 140:4).

Antes que “alguien” te meta en tu mente el pensamiento que estas cosas puedan estar escritas con resentimientos o amarguras vengativas, quiero demostrarte que algunas de esas cosas tienen un fundamento claro. Dice aquí que los impíos que están en el poder, y que también son violentos, quieren hacer caer a los hijos de Dios. ¿Sabes? Al mundo, las posiciones, cargos o funciones que los cristianos ocupamos dentro de nuestras organizaciones religiosas, les importan muy poco. Así que mucho menos estarían interesados en hacernos caer de ellas mediante engaños o pecados. A quienes sí podrían interesarle esas posiciones, serían a otros supuestos cristianos. Y como sabemos que entre estos también suele haber impíos (No espirituales), lo más probable es que desde allí vengan esos intentos contrarios. ¿Y de qué sectores? Entre otros, de los sectores del poder.

▲arriba

 

[19]

“Métete en la roca, y escóndete en el polvo ante el terror del Señor y el esplendor de su majestad”. (Isaías 2:10).

Parecería tratarse, a primera lectura, de un simple caso de persecución. Que un determinado señor feudal persigue a uno de sus esclavos fugados, por ejemplo, y se le aconseja a éste a meterse entre las rocas de la montaña o debajo de la tierra ante el tremendo terror de ser hallado y asesinado. Pero resulta ser que al final dice que ese señor tiene un esplendor de majestad, lo cual lo convierte ineludiblemente en rey. Y de un rey no es sencillo escaparse. Entonces podemos verlo del modo más lógico dentro de lo supuestamente fantasioso: meternos en la roca es meternos en Cristo. Escondernos en el polvo es refugiarnos en la carne. El terror al Señor es la reverencia a Dios y al esplendor de su majestad. ¿Por qué todo esto? Porque el hombre, cuando no piensa en Dios en los términos de un rey que no puede ser burlado, suele ser víctima de su carnalidad e intenta la excusa evasiva para no confrontar con su propio pecado. Y eso es lo que lo pierde.

▲arriba

 

[20]

“En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como mejor le pareció”. (1 Corintios 12:18).

Aquí te está quedando muy en claro un delicado asunto que no siempre hemos terminado de interpretar debidamente: que ocupamos en el cuerpo de Cristo la posición que a Dios le ha placido otorgarnos. Ahora atención: eso no es sinónimo de decisiones pastorales conforme a conveniencias particulares. Quiero decir que si Dios te ha levantado como maestro, como me ocurrió a mí, no puedo pretender oficiar de pastor aunque otro pastor muy importante me lo ordene. Si cada creyente fuera capaz de oír la voz de Dios y no la de su carne o la del diablo infiltrado en su mente, ya hace mucho rato que tendríamos la iglesia gloriosa sin mancha ni arruga que ha sido descrita. Porque aún con la mayor formación técnica, profesional y teológica que tú quieras, jamás podrás hacer algo fructífero para el Reino si no es Dios quien te ha enviado allí. ¿Sabes cuanta gente trabaja toda una vida en la iglesia en algo a lo que Dios nunca le ha llamado?

▲arriba

 

[21]

“Toleras asimismo a los que sostienen la doctrina de los nicolaítas”. (Apocalipsis 2:15).

Fíjate en un detalle más que singular. La censura que el Señor hace a esta iglesia de Pérgamo, es que “tolera” la implantación y práctica de la doctrina de los nicolaítas. ¿Sabes cual era esa doctrina? En síntesis, la que proponía dos clases bien definidas dentro de la iglesia: laicos y religiosos. Es decir: gente que ocupaba bancas sin hacer ninguna tarea especial, sólo oidores de la Palabra, y una clase medianamente “profesional” que era la encargada de la ministración de los servicios. Ahora te pregunto: ¿Cuál es la diferencia entre esta doctrina por la cual es amonestada esta iglesia y el funcionamiento clásico y más frecuente de nuestras congregaciones? Las nuestras, son iglesias abiertas a la revelación del Espíritu tal cual nos recomienda Pablo en Corintios o cerradas a conducciones profesionales asalariadas tal cual lo proponían los nicolaítas?

▲arriba

 

[22]

“Los ojos del altivo serán humillados y la arrogancia humana será doblegada. ¡En aquel día sólo el Señor será exaltado!” (Isaías 2:11).

De qué día está hablándose aquí? Del día en que toda rodilla se doblará ante el señorío de Jesucristo. Del día donde la victoria que hoy se está gestando sea efectivizada en lo natural, visible y material. ¿Está muy lejos ese día? Si es por lo que vemos dentro mismo del ejército destinado a vencer, parecería que sí, que está tremendamente lejos. Sin embargo en el ámbito espiritual no es tan así, no es tanto tiempo el que falta. Porque los ojos de los altivos que hay adentro del pueblo de Dios YA están comenzando a ser humillados; porque toda arrogancia humana y mucho más la infiltrada dentro de la iglesia YA está siendo doblegada. Lo único que aún queda pendiente es que, dentro de los sitios destinados para exaltar al Señor, comience a ser exaltado Él y solamente Él. Sin hombres, mujeres, figuras o estrellas del evangelio con las cuales hoy comparte Dios esa exaltación.

▲arriba

 

[23]

“Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿Qué sería del cuerpo?” (1 Corintios 12:19).

Siguiendo con las comparaciones que hemos venido haciendo durante este mes, podemos pensar: ¿Cómo se vería un cuerpo humano compuesto, por ejemplo, con todos ojos? Horrible. Así también el de Cristo con varias y disímiles visiones. ¿Y como luciría un cuerpo humano que fuera todo mano? Espantoso. Dedos, dedos y más dedos. Así también el de Cristo si todos quisiéramos estar al frente conduciendo a un rebaño hacia un lugar de buenos pastos. Seguramente no tendríamos todos el mismo objetivo. ¿Adonde iría el rebaño, entonces? Al abismo. Una vez más: la manera de que el cuerpo de Cristo opere en victoria y éxito cotidiano, es que cada miembro ocupe su sitio, independientemente de lo que pueda parecer ese sitio. El invento satánico que más ha “prendido” en la iglesia es aquel que nos asegura que dentro de cada congregación hay personas más importantes que otras.

▲arriba

 

[24]

“Por lo tanto, ¡Arrepiéntete! De otra manera, iré pronto a ti para pelear contra ellos con la espada que sale de mi boca”. (Apocalipsis 2:16).

Hemos visto en algunas ocasiones ciertos dibujos elaborados por supuestos cristianos, donde se nos muestra a un Dios de cabellos despeinados y expresión feroz, con una boca abierta desde la cual sale una tremenda espada que amenaza con despanzurrar a quien se le cruce en su camino. Horrible el dibujo y la interpretación. Ese no es mi Dios y tampoco es tu Dios. Porque nuestro Dios, si hemos entendido aunque sea parcialmente el mensaje que nos ha dejado en la Biblia, es un Dios justo y, como tal, la espada que habrá de utilizar para establecer esa justicia, es la espada de la Palabra, que como ha sido dicho, ES viva y eficaz. Y enfatizó en que ES viva, porque lo que ES vivo no muere jamás. Y enfatizo también que es eficaz porque este término significa ENÉRGICA, y desde esta palabra Nueva Era nos quiso convencer de que Dios era solamente una “energía”. ¿Y cual es la palabra viva y eficaz para la iglesia, hoy? La que aquí ha sido dicha: ¡¡¡Arrepiéntete!!!

▲arriba

 

[25]

“Un día vendrá el Señor Todopoderoso contra todos los orgullosos y arrogantes, contra todos los altaneros, para humillarlos”. (Isaías 2:12).

Me pregunto cuánta será la gente orgullosa, arrogante y altanera que tú conoces. Me pregunto adónde se encuentra toda esa gente. Muy probablemente, distribuida entre tu trabajo, tu escuela, tu barrio, tu vecindad, tu ambiente deportivo, social o de diversión. En cada uno de esos sitios existe, por lo menos, un orgulloso, un arrogante o un altanero que, en más de una ocasión, te ha hecho resoplar de indignación por su condición. ¡Ánimo! Dice el Señor que serán humillados. ¿Pero podrán también ser restaurados? ¡Bien! ¡Ese es un pensamiento de amor! ¡Claro que podrán ser restaurados si ellos así lo quieren! Sólo un problema: cuando los orgullosos, arrogantes y altaneros no estén dentro del mundo incrédulo, impío y pecador, sino dentro de lo que llamamos cotidianamente: La iglesia. Allí será el lloro y el crujir de dientes.

▲arriba

 

[26]

“Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo”. (1 Corintios 12:20).

Hagamos un análisis: ¿Cuántos miembros tiene tu congregación? ¿Treinta? ¿Cincuenta? ¿Cien? ¿Mil? ¿Diez mil? Cualquiera de estas puede ser la respuesta correcta. Y teniendo en cuenta estos números y lo que a ti te puedan haber enseñado al respecto, ¿Cuál supones que serían las más importantes? ¿Quizás las de mayor volumen humano? ¿Algo así como aquellas que están por encima de los mil miembros? Parecería ser así, ¿Verdad? Al menos esa es la señal que recibimos de todo el discurso global. Sin embargo, este texto nos dice que hay muchos miembros pero el cuerpo es uno. Y cuando dice muchos miembros, habla de más de uno, obviamente. Pero no dice que deban ser más de...equis cantidad. A eso lo introdujimos nosotros. Muchos son dos o más de dos. Y, si esos dos se ocupan de las cosas del señor, ya son congregación y ya conforman el cuerpo de Cristo.

▲arriba

 

[27]

“Esos engreídos me han tendido una trampa; han puesto los lazos de su red, han tendido trampas a mi paso”. (Salmo 140:5).

Aquí está la confirmación que faltaba para lo escrito y aprendido el día 18 con el versículo anterior a éste. Allí te decía que era necesario observar las maniobras de los supuestos, pseudos o falsos hermanos. Aquí habla de los “engreídos”. ¿Quiénes pueden ser engreídos sino aquellos que suponen que tienen una estatura muy alta en alguna materia específica? ¿Y quienes pueden suponer que tienen esa estatura sino gente que ostenta alguna clase de poder sobre otra gente? ¿Y tú crees que ciertas autoridades comunales, departamentales, estatales o nacionales van a perder su tiempo tejiendo alguna trampa destinada a hacer caer a un cristiano que va a una iglesia? ¿No es más coherente y hasta “lógico” que esa trampa sea tendida por gente que quizás va a esa misma iglesia y que hasta quizás se sienta en el mismo banco que tú? Es posible que esto sea exagerado, pero también es posible que tú mismo hayas sido testigo o víctima de algo así.

▲arriba

 

[28]

“Contra todos los cedros del Líbano, arrogantes y erguidos, contra todas las encinas de Basán”. (Isaías 2:13).

Hay un problema más que notorio dentro del pueblo de Dios con los arrogantes, orgullosos y altaneros. Porque ellos, -que los hay y muchos-, han supuesto que Dios les ha otorgado un poderío especial que los convierte poco menos que en representantes directos y exclusivos de Cristo. O mejor dicho, como se difunde en terrenos doctrinarios falsos y apócrifos, en verdaderos vicarios de Cristo. No existe tal cosa. Y es más: no es casual que en la referencia que se está haciendo en estos textos de Isaías a los orgullosos, altaneros y arrogantes, se le agregue en este verso una palabra que resulta muy llamativa: erguidos. ¿Por qué “erguidos”? Porque siempre permanecen de pie, suceda lo que suceda, ocurra lo que ocurra y sean como sean las condiciones. ¿Y eso que tiene que ver? Que aquellos que no tienen orgullo, altanería o arrogancia, llegado el momento indicado, sabrán estar de rodillas, como corresponde a auténticos hijos de Dios y no falsas imitaciones babilónicas.

▲arriba

 

[29]

“El ojo no puede decirle a la mano: no te necesito. Ni puede la cabeza decirle a los pies: no los necesito”. (1 Corintios 12:21).

Aprende en este día lo que el Espíritu dice a las iglesias. No basta con una visión clara, revelada y concisa de lo que Dios desea hacer en un determinado sitio geográfico. La visión es altamente necesaria y ampliamente valorada, pero sin una mano que la ejecute en la vía concreta de los hechos naturales, esa visión jamás aportaría nada que sirva. De este modo y bajo este mismo principio, jamás un pastor que se precie de tal podrá decirle a alguien de su congregación que si quiere puede irse, que no lo necesita, que sin él o sin ella se puede arreglar perfectamente. Porque quizás en lo humano sea, en efecto, así, pero no en la esfera del espíritu. Allí Dios nos acaba de mostrar que la cabeza no puede menospreciar a los pies porque, en todo caso, si ella decide ir a tomar un determinado objetivo, serán esos pies quienes la lleven hasta el lugar debido.

▲arriba

 

[30]

“El que tenga oídos que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré del maná escondido, y le daré también una piedrecita blanca en la que está escrito un nombre nuevo que sólo conoce el que lo recibe”. (Apocalipsis 2:17).

Es indudable que hay mucho para hablar en torno a este pasaje. Pero en estas pequeñas evidencias que cotidianamente entregamos al pueblo de Dios para su fortalecimiento y crecimiento, debemos elegir aquello que Dios quiera decirle en este tiempo, momento y espacio a sus hijos. Y aquí vamos a quedarnos con la primera expresión de Jesús que, -digamos de paso-, no es la única vez que la utiliza. «el que tenga oídos para oír, que oiga». ¿Habla de nuestra capacidad auditiva? Salvo aquellos hipoacúsicos por diferentes enfermedades, el resto gozamos medianamente de buen oído. Entonces, ¿Por qué habrá dicho esto? Porque oídos espirituales para entender los principios que están encerrados en las palabras literales, no los tienen todos. Sólo los que se dejan guiar por el Espíritu Santo y han entregado sus vidas a Jesucristo de una manera genuina, sincera y real, y no simulada, declamada o hipócrita.

▲arriba

 

May-05 < ir al calendario > Jul-05

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Grupo "Enlace Bíblico":  http://mx.groups.yahoo.com/group/EnlaceBiblico/

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/06/2005 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006