"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx 

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

Palabra del Día

Néstor Martínez

 

Mayo 2005

 Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06

May-06 | Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Tiempo de Victoria / Palabra del Día

Devocional disponible en el sitio Tiempo de Victoria sólo durante un día

Ir a índice

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31

 

[01]

«Por eso afirma el Señor, el SEÑOR Todopoderoso, el Fuerte de Israel: Me desquitaré de mis adversarios, me vengaré de mis enemigos». (Isaías 1:24)

Estás viéndolo con claridad? Él es quien pelea tus batallas. Él es quien otorga a unos y a otros lo que hayan obtenido conforme a sus obras. No puedes ni debes tú, simple y escuálido mortal, intentar librar batallas que sólo están reservadas para este Señor Todopoderoso nuestro. Porque aquí no está hablando de TUS enemigos, mi hermana, mi hermano; no habla de esa gente que te haya hecho un daño determinado a ti. Habla de SUS enemigos, gente que trabaja para el gran Adversario; gente que se opone a Cristo. Uno o varios de los tantos anticristos que sobrevendrán según enseña Juan en su evangelio. Entiende: podría pulverizarlos con sólo mirarlos, pero habrá de librar la batalla en el terreno de ellos, para que no puedan acusarle de hacer trampas. Dios jamás transgrede sus propias leyes.

▲arriba

 

[02]

«Pablo, apóstol de Cristo Jesús por mandato de Dios nuestro Salvador y de Cristo Jesús nuestra esperanza». (1 Timoteo 1:1)

En este verso, que en realidad no tiene más mensaje en sí mismo que ser la introducción de una carta que luego Pablo hará mucho más extensa y fluida a su discípulo Timoteo, queda muy en claro, sin embargo, un concepto que no siempre es tenido en cuenta por toda la iglesia del Señor en su conjunto, pagando tributo de ese modo a serios errores que otorgan títulos a personas que de ninguna manera deberían tenerlos y le niegan rangos a otros que realmente han sido 'enviados'. Porque eso es Apóstol. Un enviado. ¿Enviado de quien? De Dios, naturalmente. Pero hoy proliferan porque comisiones de notables teólogos denominacionales han otorgado esos títulos por carradas y en cada esquina hay un apóstol. ¿Es así? No es así, quédese tranquilo. Todavía siguen ostentando los diferentes cinco ministerios, aquellos que Dios ha levantado para ejercerlos. Los demás, sencillamente imitadores, copias, paralelos falsos. ¿Está claro?

▲arriba

 

[03]

«Todo tiene su tiempo oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo». (Eclesiastés 3:1)

¿Te das cuenta cómo la Biblia, en dos palabras apenas, termina con años y años de mitologías filosóficas? Porque este verso, introducción de uno de los más completos detalles de hechos y cuestiones específicas que tienen relación con la sabiduría, destruye de un solo golpe, exacto, mortal y contundente, cualquier teoría que intente coquetear con el fatalismo. No hay cosas que sí pueden ser en la vida ni cosas que jamás puedan resultar. Dios lo dice a través de la sabiduría de Salomón muy claramente: TODO tiene su tiempo oportuno. Cuidado: no dice todo LO BUENO, dice sencillamente 'todo'. Y, en ese concepto, se abarca tanto lo excepcional, como lo regular como lo pésimo. De cualquiera de esas cosas es capaz el hombre o está expuesto a ello. Es sabiduría divina, entonces, prepararse para la victoria asegurada en la cruz, pero también para resistir las pequeñas derrotas con que, indudablemente, está matizada la senda hacia la victoria.

▲arriba

 

[04]

«Volveré mi mano contra ti, limpiaré tus escorias con lejía y quitaré todas tus impurezas». (Isaías 1:25)

No son pocos los maestros u otros hombres de Dios que han creído ver en este texto, toda una amenaza de destrucción para cierta y determinada gente. Y lo han hecho a partir de interpretar ese comienzo de: "...volveré mi mano contra ti...", tal como lo haría cualquiera de nosotros, para castigar. Sin embargo, si recordamos alguna enseñanza nuestra que nos muestra que la mano de Dios está compuesta por cinco dedos que representan los cinco ministerios, allí entenderíamos que cada uno de esos dedos de Dios, están puestos allí para beneficio nuestro y no para nuestra destrucción. Por eso dice que habrá de limpiar nuestras escorias y quitar todas nuestras impurezas. ¿Qué otra cosa que una tremenda redención es esa? ¿Qué otra cosa que una muestra más del incomparable amor de Dios para con nosotros?

▲arriba

 

[05]

«a Timoteo, mi verdadero hijo en la fe; que Dios el Padre y Cristo Jesús nuestro Señor te concedan gracia, misericordia y paz». (1 Timoteo 1:2)

Aquí hay una 'perla' que será muy bueno develar. ¿Por qué Pablo dirá de Timoteo que es su VERDADERO hijo en la fe? Indudablemente, porque existirían otros, que arrogándose serlo para cobrar importancia, él jamás los consideró como verdaderos. Esto nos lleva a un punto de altísima gravedad dentro de la iglesia: hay 'verdaderos' hijos de Dios y hay falsos. ¿Cuál será la diferencia externa? Prácticamente invisible. Aquí es donde el creyente necesita, además de la Gracia, la Misericordia y la Paz que aquí se pide para Timoteo, una tremenda porción del don de discernimiento, único modo de dejarlos en evidencia. Sólo el Espíritu Santo conoce muy bien a los que son suyos y a los que no lo son. Y será Él quien los confronte. Una vez más: no todo lo que se mueve y respira debajo de las paredes de un templo, es hermano...

▲arriba

 

[06]

«Un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar». (Eclesiastés 3:2)

Resulta increíble que el hombre sufra y se angustie tanto pensando en la muerte cuando, desde el inicio mismo de su ciclo vital, ya tiene estipulados los tiempos. El de nacer en primer término y el de morir, muchos o pocos años más tarde. Claro; el hombre no lo sabe con exactitud y es mucho mejor que así sea. ¿Te imaginas viviendo con el conocimiento de tu día final? Pese a que sabes que vas a la presencia del Señor, convengamos en que de todos modos, no tendrías ningún apuro, ¿Verdad? Mientras tanto, es tiempo de plantar. ¿Qué plantaremos? Lo que deseemos cosechar. Nadie planta semillas de naranjas si desea cosechar manzanas. Así que, prepárate. ¿Cuál será tu necesidad más o menos inmediata? Pues es exactamente eso lo que hoy mismo deberás comenzar a plantar, a sembrar. Todo lo que el hombre sembrare... ¿Adonde sembrar? En tierra fértil. Ni se te ocurra sembrar en terrenos muertos. Desde ya te digo que jamás llegarás a cosechar nada si lo haces...

▲arriba

 

[07]

«Mujer ejemplar, ¿Dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas!» (Proverbios 31:10)

Si vamos a incursionar algunos días de este mes en este Proverbio, bien llamado "de la mujer virtuosa", vamos a tener que consignar muy seriamente como para que nadie tenga ni la más mínima duda, que la mujer de la cual se está hablando aquí no es la tuya ni la mía: sencillamente es la iglesia. De otro modo, más que de bendición, este Proverbio podría ser causal de divorcio. Prueba conmigo reemplazar a la palabra mujer por la palabra Iglesia, que es lo que simbólicamente representa en toda la Biblia. ¿Qué ves? Que no existe, aparentemente, una iglesia ejemplar. No nos equivoquemos. LA iglesia del señor ES ejemplar. Las que no lo son, son las congregaciones locales, y de ellas se habla. Pero ten presente como finaliza el texto: la iglesia que sea un ejemplo para la sociedad donde opera, es más valiosa que cualquier clase de piedras preciosas. ¿Entiendes la validez de esto?

▲arriba

 

[08]

«Restauraré a tus jueces como al principio, y a tus consejeros como al comienzo. Entonces serás llamada 'Ciudad de Justicia', 'Ciudad Fiel»'. (Isaías 1:26)

Deberás observar cuidadosamente este texto si es que deseas que él te bendiga con revelación que motorice potentemente tu vida. ¿Has notado que cuando habla de los jueces se refiere al 'principio' y cuando lo hace con los consejeros señala que como al 'comienzo'. ¿Será la misma cosa? En absoluto. Principio habla de patrones, de arquetipos, de prototipos, de modelos. Y el modelo de la iglesia, (Que es a lo que Él llama Ciudad de Justicia o Ciudad Fiel), se fundamenta en la justicia. Bien dice la Palabra que donde hay injusticias, Dios no está. Porque Él no sólo es amor, sino también justicia. Entonces, si alguna vez han cometido una o varias injusticias contra ti en alguna congregación supuestamente cristiana, tendrás con claridad la certeza que, en ese tiempo, Dios no estaba allí. Al menos no estaba avalando lo que esos hombres, que de pronto dijeron representarlo, hicieron contigo.

▲arriba

 

[09]

«Al partir para Macedonia, te encargué que permanecieras en Éfeso y les ordenaras a algunos supuestos maestros que dejen de enseñar doctrinas falsas y de prestar atención a leyendas y genealogías interminables. Esas cosas provocan controversias en vez de llevar adelante la obra de Dios que es por la fe». (1 Timoteo 1:3-4)

¿Sabes que sí? ¿Sabes que Pablo tiene una enorme razón cuando dice esto que dice aquí? Claro; tú me dirás que hoy no tenemos estos problemas porque en nuestras bases doctrinales las genealogías interminables no existen. Pero te diré que si bien eso es así, existen otras pautas en las distintas doctrinas denominacionales que consiguen los mismos objetivos que las antiguas genealogías. Fíjate que precisamente las denominaciones surgen y nacen a partir de incompatibles doctrinas opuestas. Pregunto: ¿De dónde salieron esas incompatibilidades? Si la guía que tenemos a toda verdad los cristianos genuinos es la del Espíritu Santo de Dios, ¿Cómo aceptamos que ese mismo Espíritu, supuestamente entregue según la cara de los clientes, distintas interpretaciones que originan distintos puntos doctrinarios? ¿Nadie va a decir la realidad exacta, que es que hemos sido víctimas, una vez más, de la más atrevida y exitosa de las estratagemas del diablo?

▲arriba

 

[10]

«Un tiempo para matar, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir». (Eclesiastés 3:3)

El comienzo de este verso parecería ser contradictorio con el mandamiento de 'no matar', ¿Verdad? Sin embargo ahora verás que no es así. Porque la contrapartida de 'matar', aquí, no es salvar, sino sanar. Y sanar es derivado de Sanidad, y Sanidad tiene que ver con enfermedad. Entonces lo que dice este verso es que hay un tiempo en que una enfermedad puede llegar a matarte, pero hay otro tiempo en el que puede arribar sanidad divina por cualquier medio, sólo debes creerla y tomarla. La segunda parte nos plantea el interrogante: ¿Para qué destruir si luego deberemos tomarnos el trabajo de construir? No es tan así. Debemos destruir las obras del diablo donde quiera que las encontremos. Y luego construir allí mismo, bajo la dirección del Espíritu Santo, algo nuevo inamovible e indestructible.

▲arriba

 

[11]

«Sión será redimida con justicia, y con rectitud, los que se arrepientan». (Isaías 1:27)

Sión, tú lo sabes, es tipología de la iglesia. Y dice aquí que será redimida con justicia. ¿Es que necesita redención la iglesia gloriosa, victoriosa sin mancha y sin arruga? Es obvio que esa iglesia no la necesita. ¿Entonces de qué iglesia estamos hablando? Dios está hablando de Babilonia, de la iglesia nominal, falsa, paralela y religiosa. De la que tiene convencidos a muchos fieles hermanos que lo que está haciendo es lo que Dios quiere, cuando en realidad se está oponiendo al verdadero y genuino plan de Dios. Pero dice que será redimida, lo cual habla de la misericordia de Dios, ¿Verdad? Sí, pero sólo será posible esa redención si antes, en ella, hay arrepentimiento, de otro modo nada de esto será cumplido. Actuará la justicia para sentencia y la rectitud para no aprobar lo aborrecible, a menos que exista un mínimo arrepentimiento.

▲arriba

 

[12]

«Debes hacerlo así para que el amor brote de un corazón limpio, de una buena conciencia y de una fe sincera». (1 Timoteo 1:5)

Nos está mostrando Pablo a todos los cristianos evangélicos por igual, sin distinción doctrinal, sin divisiones progresistas ni conservadoras, sin bautistas ni pentecostales en lucha, que para no caer en divisionismos contraproducentes, debemos experimentar el amor de Dios a partir de: 1) Un corazón limpio. ¿Qué es un corazón limpio? Teniendo en cuenta las formas hebreas, es un alma sin contaminaciones sucias; mente pura, imaginación santa, voluntad recta. 2) Buena conciencia, esto es: rendición de cuentas por hechos no claros a una conciencia que de ninguna manera se haya corrompido con las formas religiosas. 3) Una fe sincera. Esto implica dos cosas: que cuando decimos FE, hablamos de algo que Dios sabe muy bien de qué calibre es. Si es sincera, nos acepta, respalda y potencia. Si no es sincera, siente un líquido tibio en su garganta y eso descompone su estómago hasta el punto de vomitarnos.

▲arriba

 

[13]

«Un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto». (Eclesiastés 3:4)

Es mucha la gente que tiene de la vida una visión parcial, conforme a como le hayan ido las cosas a ellos mismos. Si son personas privilegiadas que jamás tuvieron un golpe fuerte en nada, creerán que la vida es pura algarabía y que aquellos que están tristes se debe a que no saben vivir la vida como se debe. No entendieron. Pero están también los que reciben un golpe a cada paso y se hacen de la vida una imagen de cosa dura, triste, angustiante y sufriente. Por el contrario, cuando estos ven a los que disfrutan de la vida, los toman como inconscientes e irresponsables que no entienden lo dramático que es vivir. Tampoco entendieron. Hay tiempos para cada cosa. Cuando estás en una sala velatoria despidiendo a un ser querido, casi envidias a aquellos que pasan por la calle totalmente despreocupados y riendo gozosos. Calma; habrá un tiempo donde los roles se invertirán y, por estar en el mejor lugar, ni cuenta te darás de quién está sufriendo detrás de una simple ventana...

▲arriba

 

[14]

«Su esposo confía plenamente en ella y no necesita ganancias mal habidas». (Proverbios 31:11)

Podríamos confundir este Proverbio con una serie de pautas morales dedicadas a la mujer; a tu mujer, a mi mujer. Porque lo de la confianza del esposo es vigente y activo en este tiempo de infidelidades y adulterios masificados. Sin embargo no encajaría el cierre del versículo. Y no encaja porque no habla de una mujer sino de la iglesia. Y dice que cuando ella es ejemplar, (Así dice el verso anterior) el esposo (Que es Cristo) confía plenamente en ella. Pero dice algo más; algo que lamentablemente no es materia desconocida en estos tiempos dentro de nuestras organizaciones. Dice que la iglesia ejemplar, la que se ha ganado la confianza del Señor, no necesita ganancias mal habidas. ¿Y eso qué es? No juegues al crítico, no entres en murmuración, no andes en el chisme, de acuerdo. Pero no cierres tus ojos a las realidades ambientes. Y algunas de esas realidades dicen que sí, que efectivamente, en algunas congregaciones se ha adoptado como método de subsistencia, ganancias mal habidas. Esencialmente, desde el plano de la manipulación. Que es como decir: desde la Hechicería.

▲arriba

 

[15]

«Pero los rebeldes y pecadores, a una serán quebrantados, y perecerán los que abandonan al Señor». (Isaías 1:28)

Quiero que lo entiendas muy bien: cuando se refiere a 'los rebeldes', se refiere a quienes están en rebeldía contra Dios y sus leyes, no contra algunos hombres que dicen ostentar determinadas jerarquías. Es en ese caso específico y concreto que, conjuntamente con todo el resto de pecadores no arrepentidos, a una, esto es que en un determinado y concreto momento, serán quebrantados. Esto no lo puede hacer hombre alguno. Y mucho menos asegurar que perecerán los que abandonen al Señor. Porque lo primero que se nos ocurre pensar es en tantos y tantos hermanos que por distintas diferencias humanas, han abandonado las congregaciones, pero ni se nos ocurre suponer que entre esos que abandonan al Señor, hay líderes que siguen predicando y dirigiendo en beneficio propio o de ciertos sectores apartados de la fe simple y natural de los hijos de Dios.

▲arriba

 

[16]

«Algunos se han desviado de esa línea de conducta y se han enredado en discusiones inútiles». (1 Timoteo 1:6)

Viene hablando, Pablo, en este contexto, de las distintas causas productoras de divisiones dentro de la iglesia del Señor. Y en el marco de ello, menciona aquí a los que desviándose de una línea de conducta, se enredan en discusiones estériles, inútiles, incomprensibles. ¿La salvación se pierde en cualquier momento? ¿La salvación no se pierde aún cometiendo el más grosero de los pecados? Esto ha producido una de las mayores divisiones. Juego para Satanás: ninguna casa dividida prevalece, ni siquiera la nuestra. ¿Te has convertido? Si es genuina tu conversión y no oportunista, emocional o por convencimiento dialéctico, resultará imposible que vuelvas a vivir en pecado, que es la garantía de la perdición. Pecar transitoriamente o por ignorancia, es una posibilidad que cada creyente puede vivir y será, en ese caso, cuando abogado tendrá a Jesucristo el justo. Porque una cosa es pecar y otra muy diferente seguir viviendo en pecado. Lo primero es humano, lo segundo satánico.

▲arriba

 

[17]

«Un tiempo para esparcir piedras, y un tiempo para recogerlas; un tiempo para abrazarse y un tiempo para despedirse». (Eclesiastés 3:5)

Es notorio que, a medida que avanzamos en este texto, vemos que los tiempos del hombre están correctamente repartidos. Que no sale nadie más perjudicado que nadie, ni tampoco alguien más beneficiado que alguien. La ley de Dios es total y absolutamente pareja. Solo que a nosotros muchas veces nos parece que no es así porque nos toca ver esta película desde el peor lugar. Lo que sucede es que, cuando nos toca el tiempo de verla desde el mejor sitial, no nos damos cuenta que hay otro espacio llenado por otra gente que no siente lo mismo que nosotros. Cuando decimos que Dios es justo, estamos diciendo, paralelamente, que Dios es amor. Porque es desde esa clase de amor que Dios practica su justicia. Y es por eso también que decimos que, cuando no existe esa clase de justicia, es porque no hay amor y, si no hay amor, Dios está ausente porque Dios ES amor.

▲arriba

 

[18]

«Ella le es fuente de bien, no de mal, todos los días de su vida». (Proverbios 31:12)

Aceptemos un hecho concreto antes de leer lo que sigue: la iglesia (De ella se habla en este proverbio, no de una mujer de carne y hueso), es una fuente. El tema central es fuente de qué cosa será conforme a su comportamiento, su conducta y los principios mediante los cuales se rija y conduzca. Si es ejemplar, que no quiere decir 'perfecta' sino 'digna de imitar', será indudable fuente de bien en la cual podrán beber todos los que llegan cansados y cargados buscando el descanso que el Señor promete. Si es fuente de mal, como se deja entrever que podría suceder, no sólo no cumplirá el rol para el cual fue creada, sino que incluso será contraproducente, convirtiéndose de esa manera, en arma letal utilizada por Satanás para llevarse a todos los que pueda consigo al infierno.

▲arriba

 

[19]

«Se avergonzarán de las encinas que ustedes tanto aman; los jardines que eligieron serán para ellos una afrenta». (Isaías 1:29)

Es normal, dentro de lo que podría considerarse como anormalidades seculares, que en el reino de Dios, alguien en algún momento tenga que avergonzarse de algo que en otro momento haya puesto por delante de los intereses del reino y hasta por delante de Dios mismo, cometiendo de este modo pecado de idolatría. Es increíble, tanto que si no supiéramos que esto es un asunto ciento por ciento espiritual, jamás podríamos entenderlo. Si es tan simple recibir las directivas de Dios a través de su Palabra, no podemos explicar ni explicarnos el motivo por el cual tantos y tantos que se dicen servidores, optan por seguir sus propias ideas, que tal como las encinas del texto, son amadas por encima de lo que Dios dispusiera. Ellos serán avergonzados. ¿Cómo? Dejando en evidencia Dios que sólo con sus disposiciones se puede vencer.

▲arriba

 

[20]

«Pretenden ser maestros de la ley, pero en realidad no saben de qué hablan ni entienden lo que con tanta seguridad afirman». (1 Timoteo 1:7)

Si en la época de Pablo se hubiera tenido por costumbre, como ahora, hacer dedicatorias de determinadas cosas, Pablo le hubiera dedicado este verso a todas aquellas congregaciones que sacan maestros de la galera de un mago, que los fabrican como quien fabrica fideos tallarines. Que por el simple hecho de ser maestros en el mundo secular, los colocan en esa función dentro de la iglesia, como si el mundo y la iglesia fueran una misma cosa y un Ministerio de Educación de una nación cualquiera, tuviera el mismo nivel que Dios. ¡Una barbaridad de marca mayor! Y no se equivoca Pablo, esos pedagogos incrédulos devenidos en maestros bíblicos recitan sus lecciones sin tener ni la menor idea de lo que están diciendo. Una cosa es leer la Biblia, otra distinta enseñarla y una muy diferente a todas es vivirla. Si tuviéramos que escribir un aviso promocional para cristianos, ese sería: Se necesitan menos cristianos que enseñen la Biblia y muchos más que la vivan.

▲arriba

 

[21]

«Un tiempo para intentar, y un tiempo para desistir; un tiempo para guardar, y un tiempo para desechar». (Eclesiastés 3:6)

Siempre se ha dicho, dentro de lo que es una especie de "manual" de comportamiento, que no hay nada peor que una persona desubicada. Alguien que no es capaz de ocupar su lugar y, por pretender llenar otros espacios, resulta pesado, cargoso e irritante. Esos son los que siguen intentando cosas cuando es tiempo de desistir y también los que no se deciden a guardar en la época en que pueden hacerlo, encontrándose sin nada cuando luego lo necesitan. Y son también los que insisten en guardar trastos inútiles, creyendo seguir las pautas del tiempo de desechar, y no se dan cuenta que lo que de pronto hay que desechar es algo que hasta ayer era de sumo valor. Eso se llama Renovación. Eso se llama Crecimiento. Eso se llama Madurez.

▲arriba

 

[22]

«Anda en busca de lana y de lino, y gustosa trabaja con sus manos». (Proverbios 31:13)

La segunda parte de este versículo recala en un aspecto que no siempre ha sido tenido en cuenta por los creyentes genuinos con deseos de servir al Señor y extender su reino: la iglesia es necesariamente artesana, trabaja con sus manos, no compra elementos enlatados, no produce ni mensajes ni bendiciones en serie como si fueran parte de una fábrica de armado continuo de carrocerías de camiones. Cada palabra, cada bendición, cada trabajo evangelístico es individual, único e irrepetible. ¿Sabes por qué? Porque el hombre o la mujer al cual va destinado todo eso, también es individual, único e irrepetible. Ninguna iglesia que pretenda ampliar sus territorios mediante armados seriados cumple con la voluntad de un Dios que, cuando fue necesario, llamó a Uno de sus hijos por su nombre específico y les mandó un determinado trabajo que de ninguna manera se podía masificar. Y si faltara algo, trabaja con lana, pero además con lino, que como todos sabemos, era el material del cual se elaboraban las ropas de la realeza.

▲arriba

 

[23]

«Serán como una encina con hojas marchitas, como un jardín sin agua». (Isaías 1:30)

Quiero recordarte que esto que estamos trayendo desde el versículo uno, es una palabra profética dirigida al pueblo de Dios, a lo que nosotros global y mayoritariamente, hoy, denominamos como "la iglesia". Eso es Sión en la tipología. Y dice que serán como hojas marchitas. ¿Y como es una hoja marchita? Una hoja que hace tiempo ha dejado de recibir savia potente y nutritiva y, en lugar de ella, ha sido alimentada con toxinas que han terminado por oscurecerla y hacerles tomar una tonalidad repulsiva y para nada llena de vigoroso verdor que le debería ser correspondiente. Como un jardín sin agua. ¿Qué particularidad tiene un jardín sin agua? No ya hojas marchitas, sino sencilla y directamente secas, sin vida. ¿Eso es la iglesia, proféticamente, para Dios, hoy? Si no nos agarra un ataque de "literalismo" inconexo, podría asegurarte que sí. ¿Y qué debemos hacer? Nutrir con alimento genuino, con savia potente y con agua pura y sin contaminaciones.

▲arriba

 

[24]

«Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido». (1 Timoteo 1:8)

Este verso, fíjate, es todo un descubrimiento. Es de los muy pocos, si no el único, que nos dice que bajo ciertos y determinados parámetros, la ley no es mala, sino que por el contrario, resulta buena. ¿Y cuáles serán esos parámetros? Uno: que se la aplique como es debido. Y viniendo esto desde el reino de Dios, es indudable que "debido", aquí, significa literalmente: recto, íntegro y honesto, entre otras cosas. ¿Usted me está queriendo decir, mi hermano, que se ha aplicado la ley divina sin rectitud, sin integridad y - lo más grave - sin honestidad? En todo caso no lo estoy diciendo yo, lo da a entender muy claramente Pablo. ¿Para su tiempo, nada más? Esa es la otra cuestión. Una sola cosa pregunto: ¿Nadie vio jamás adaptar una ley religiosa para favorecer a un hombre o una mujer que haya puesto suficiente dinero como para convencer aún a los más estrictos? ¿Será lo mismo la concubina de un morenito que no tiene donde caerse muerto, que la concubina de ese empresario que ofrenda un dineral cada mes? ¿Nadie ha visto algo así?

▲arriba

 

[25]

«Un tiempo para rasgar, y un tiempo para coser; un tiempo para callar, y un tiempo para hablar». (Eclesiastés 3:7)

No es que la primera expresión no tenga importancia, la tiene; es que la segunda se lleva las mayores reflexiones porque se trata de algo que es común en la raza humana: la comunicación entre las personas, es decir: la intercomunicación humana. Quizás debería haber dicho: la falta de ella. Porque si un problema grave tiene el mundo moderno, ese problema es, en la era del correo electrónico y la telefonía celular, la falta de comunicación. Dios es sabio y por algún muy respetable motivo nos hizo con dos orejas y una sola boca. ¿Te das cuenta lo que esto significa dentro de las comunicaciones? De este texto de Salomón, la mayoría de nosotros solamente parecería haber visto que hay "un tiempo para hablar". ¿Y el otro? ¿El tiempo para callar, qué significa? Significa nada más que ese tiempo tiene que ser destinado a escuchar a los demás. Porque eso es diálogo. Cualquier otra cosa será de una u otra manera, monólogo.

▲arriba

 

[26]

«Es como los barcos mercantes, que traen de muy lejos su alimento». (Proverbios 31:14)

La mujer virtuosa, (Que ya sabemos, es la iglesia), trae su alimento desde muy lejos. Real, concreto, específico, contundente. Esto es para todos aquellos que todavía sostienen como tesis profesionalizada, que la predicación no es divina sino humana, hecha por amor a Dios y para su servicio, pero humana en su contenido, ideas y opiniones. Muchos han creído esto y lo han puesto por obra. Así nos va como iglesia por esa causa. Entiendan por favor: la predicación jamás será humana porque no hay nada humano en Dios. Dios es decididamente Espíritu y nuestra imagen y semejanza con Él, es en ese terreno, no en uno físico o material. ¿Está faltando alimento en este tiempo en la iglesia? Es porque ha olvidado este viejo principio: que a su alimento, tal como si fuera un barco mercante, tiene que traerlo desde muy lejos; nada menos que desde el ámbito donde habita el mismísimo Dios Todopoderoso.

▲arriba

 

[27]

«El hombre fuerte se convertirá en estopa, y su trabajo en chispa; arderán los dos juntos, y no habrá quien los apague». (Isaías 1:31)

Es indudable, por poco o por mucho que tú hayas entendido la Palabra de Dios impresa en la Biblia, que esto no está hablando en absoluto del fuego del Espíritu Santo, ¿Verdad? Está hablando de un fuego, en cambio, que está puesto para juicio, reservado para Satanás y todos sus ángeles caídos devenidos en demonios. Un fuego tan eterno como la vida en Jesús, pero con connotaciones sumamente distintas y opresiones, angustias y desesperaciones propias de quienes no pueden cambiar sus destinos. ¿Y a quien o quienes dice que les sucederá esto? Al hombre fuerte. Ese, sabemos, es alguna autoridad avalada por Satanás en alguna parte del planeta. Pero dice que también su trabajo arderá. Quiero recordarte que el trabajo del hombre fuerte, siempre incluirá a aquellos que le hayan servido de ayuda. Procura no encontrarte ni por casualidad en ese sitio.

▲arriba

 

[28]

«Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres, parea los asesinos». (1 Timoteo 1:9)

Si tomamos a este verso desde un punto de vista estrictamente legalista, nos dejaría la certeza total de que ningún tipo de ley de Dios podría ser utilizada para ninguno que se congregue en una iglesia evangélica en cualquier punto del planeta. Porque habla de desobedientes, de rebeldes, de impíos, de pecadores, de irreverentes y de profanos. Y le suma, por si esto fuera poco, a los que maltratan a sus padres y a los asesinos. ¿Cómo va a haber gente así en una de nuestras iglesias? Definitivamente, la ley es para los que aún no son creyentes. ¿Y qué sucede con los que la ejercitan dentro de las congregaciones con uno, diez o mil hermanitos? Deben pasar de ejecutores a víctimas de esa ley. Salvo que, lógicamente, alguien pudiera hallar al menos a un desobediente, rebelde, impío, pecador y todo lo demás cobijado entre las cuatro paredes de un templo.

▲arriba

 

[29]

«Un tiempo para amar, y un tiempo para odiar; un tiempo para la guerra, y un tiempo para la paz». (Eclesiastés 3:8)

Tú lees la primera parte de este verso e inmediatamente piensas: ¿Es posible, acaso, pasar de un gran amor a un tremendo odio? Los cristianos ya hemos averiguado estas cosas, pero la mayor parte del mundo secular aún no y continúa viviendo así. E incluso, justificándolo. Hay un viejo tema musical que en su letra asegura que "...tan sólo se odia lo querido...", aseverando en este caso que solamente lo que se ama mucho puede ser, a renglón seguido, factor de enconados odios. De la segunda parte muy poco podemos agregar porque está todo dicho en el texto. Nadie puede vivir permanentemente en guerra. Y los cristianos estamos en una guerra permanente, es cierto, pero nuestra vida tiene que reservarse en Cristo momentos de paz. La presencia del Señor Jesucristo es la que tiene que ocupar nuestras mentes las 24 horas del día, no la de ningún demonio por astuto que sea...

▲arriba

 

[30]

«Se levanta de madrugada, da de comer a su familia y asigna tareas a sus criadas». (Proverbios 31:15)

La comparación que Salomón realiza en este verso, fíjate con atención y cuidado, le otorga a la iglesia una categoría que está muy lejos de ser aquella que una gran porción de cristianos ha elegido. Porque parecería ser que tiene mucho más aceptación la iglesia pobre, mendiga, harapienta y casi miserable, que la iglesia potente, sobria, sustentada, sin carencias materiales y siempre vital para emprender la tarea. Se levanta de madrugada, es cierto, pero porque tiene trabajo, no porque sea una desempleada. Da de comer a su familia cumpliendo el requisito paterno de proveer, pero porque tiene con qué hacerlo, no porque espere recibir migajas de otras mesas. Y asigna tareas a sus criadas porque las tiene. Y todos sabemos que ningún individuo miserable está en condiciones de tener criados que le sirvan. Esa es MI iglesia. Esa es TU iglesia. ¿Harás algún negocio por menos valor que este?

▲arriba

 

[31]

«Palabra que Isaías hijo de Amoz recibió en visión acerca de Judá y Jerusalén: En los últimos días, el monte de la casa del Señor será establecido como el más alto de los montes; se alzará por encima de las colinas, y hacia él confluirán todas las naciones». (Isaías 2:1-2)

La primera pregunta que se nos ocurre, es: ¿A qué últimos días se está refiriendo aquí? Porque si fueran los últimos días de una persona, tus últimos días, por ejemplo, esto tendría que ver con tu vida total. Sobre ochenta o noventa años, últimos días, serían cinco o diez años. Podría comenzar hoy. Pero hete aquí que no se trata de tu vida personal, sino de la vida de la iglesia. Y si la iglesia tiene ya más de dos mil años, sus últimos días, proporcionalmente, serían entre doscientos o trescientos años. Es decir que, esos últimos días, ya podrían haber comenzado hace cien años por ejemplo. Es tiempo, mi hermano, de hacer efectiva y cierta esta palabra profética. Es tiempo de dejar de jugar a las escondidas con la iglesia y elevarla definitivamente en el monte alto que, -está escrito- habrá de atraer a todas las naciones. Con la prioridad puesta en las miserias humanas de alguna parte del liderazgo, presuponer eso, es ilusorio, ¿No crees?

▲arriba

 

Abr-05 < ir al calendario > Jun-05

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Grupo "Enlace Bíblico":  http://mx.groups.yahoo.com/group/EnlaceBiblico/

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/05/2005 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006