"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx 

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

Palabra del Día

Néstor Martínez

 

Marzo 2005

 Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06

May-06 | Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Tiempo de Victoria / Palabra del Día

Devocional disponible en el sitio Tiempo de Victoria sólo durante un día

Ir a índice

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31

 

[01]

«¡Ay nación pecadora, pueblo cargado de culpa, generación de malhechores, hijos corruptos! ¡Han abandonado al Señor! ¡Han despreciado al Santo de Israel! ¡Se han vuelto atrás!». (Isaías 1:4)

Durante muchos años en nuestras iglesias tradicionales, se nos ha enseñado que esta Judá rebelde a la que Dios comienza a amonestar aquí, tenía que ver con el mundo incrédulo, impío y pecador que estaba ‘allá’ afuera de los templos. Y se nos agregaba que Dios nos había puesto en este planeta para que fuéramos a decirle a esa pobre gente que si no se volvían a Dios, Él los iba a tratar y destratar tal cual se lee en estos primeros pasajes del libro del profeta Isaías, que como todos saben y por aquello de que TODA la escritura es inspirada por el Espíritu Santo, es tipología y símbolo del tiempo presente. Y así lo hicimos sin cargos de conciencia y cumpliendo lo ordenado por nuestros líderes. Sin embargo hay un problema: aquí dice que son ‘hijos’ corruptos, y que yo sepa, sólo pueden tomar para sí la potestad de ser llamados ‘hijos’ aquellos que han creído y aceptado a Cristo. ¿Es que todo esto que comienza y seguirá Dios se lo está diciendo a su iglesia? Parecería que sí, ¿Verdad?

▲arriba

 

[02]

«El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor». (1 Corintios 13:4-5)

Seguramente te habrás planteado en muchas ocasiones qué cosa es esta clase de amor de la que aquí se habla que muestra resultados que nos son desconocidos, pese a que hemos experimentado en nuestras vida alguna clase de amor. No busques más: AGAPE no es PHILEO. Una de las mejores interpretaciones de ‘amor Agape’, es ‘Condición interna de miembro del reino de Dios’. Saber que eres miembro de ese reino es lo que te hace paciente, ya que no hay ningún telón final de tiempos que te apuren. Este amor no es orgulloso, porque tienes tan claro que nada de lo que tienes es tuyo que no tendrías de qué estarlo. Y este es el amor que no guarda rencor porque su alma está crucificada en la cruz del calvario y nada de lo que puedan hacerle en ella o en el cuerpo le molestará. ¿Lo tienes?

▲arriba

 

[03]

«Te exaltaré, mi Dios y rey; por siempre bendeciré tu nombre». (Salmo 145:1)

Habría que indagar con la máxima profundidad semántica que podamos, qué es lo que realmente significa la exaltación. Se me ocurre un sinónimo clásico y altamente conocido por todos los cristianos: alabanza. Que no se limita, - obviamente -, a decir en voz medianamente alta durante un culto: ‘¡Oh, Señor, te exalto!’ Porque esa es una simple declaración de principios, pero no el principio puesto por obra. Una cosa es decirle a Dios que estamos dispuestos a exaltarlo y otra, muy diferente, exaltarlo. Que es como decir proyectarlo más allá de lo que cualquier figura humana podría ser proyectada. Fíjate que en cualquier nación que contenga en actividad o simbólicamente una monarquía, al rey se lo exalta públicamente con pompas y honores. Y este salmo dice, -observa- ‘mi Dios y rey’. Si prestas atención a lo que tiene el primer lugar, tendrás la respuesta de cómo debe ser tu exaltación.

▲arriba

 

[04]

«En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad». (Juan 1:4)

Es increíble con qué ligereza tomamos ciertas palabras que Dios nos ha dejado para que escudriñemos debidamente. ¿Qué significa que en Él (Jesús), estaba la vida? Significa que Él ES la Vida. Porque no se nos dice que TIENE vida, ya que todo lo que tiene vida alguna vez deja de tenerla. Y si Él es la vida, Él es el único modo de acceder a un tipo de vida desconocido para el hombre natural. Por ejemplo: la vida eterna. Y al decir que esa clase de vida es la luz para la humanidad, está mostrando la calidad de la revelación de Dios para el hombre que acepta verla con ojos que van más allá de los naturales con los que ha sido dotado. La revelación de Dios ya está toda derramada. Lo único que necesitamos es la luz suficiente para verla. Y este texto nos enseña que sin Cristo, eso es decididamente imposible.

▲arriba

 

[05]

«¿Para qué recibir más golpes? ¿Para qué insistir en la rebelión? Toda su cabeza está herida, todo su corazón está enfermo». (Isaías 1:5)

Acaso estará hablando de alguna persona? No. Tal como se puede comprobar en el contexto de este pasaje, está hablando de Judá, de su propio pueblo, de sus hijos que se han corrompido. ¿Y qué les dice? Les dice que por qué son tan obstinados que prefieren seguir recibiendo golpes del enemigo a volverse a Él. Que prosiguen con una rebelión que ya han visto que solamente puede llevarlos a la autodestrucción, pero no la abandonan. Les dice que ‘toda’ su cabeza está herida. ¿Qué cabeza? Las cabezas humanas de la iglesia. ¿Y cuales son esas heridas? No las detalla, pero señala que es el corazón lo que se les ha enfermado. ¿Recuerdas a qué le llamaban corazón los hebreos? Exactamente: al alma. ¿Entonces? Entonces tiene que ver con la enfermedad intelectual, humanista, cientifista y psicológica que ha invadido el ámbito espiritual que es el ‘normal’ para la iglesia del Señor.

▲arriba

 

[06]

«El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta». (1 Corintios 13:6-7)

Es indudable que si los cristianos tuviéramos de manera visible esta clase de amor, el mundo ya se habría desmoronado a los pies de Cristo; no hubiera podido soportar ver a gente que no tenga ninguna clase de deleite en hacer maldades, tal como se ve a tanta otra por allí; gente que verdadera y genuinamente se ponga contenta por decir y practicar la verdad, y no sea discriminada como bichos raros y tontos por ello; A gente que disculpe cualquier ofensa por dura y tremenda que sea, a gente que esté dispuesta a creer en la palabra de otro como reaseguro de confianza e integridad; a gente que espera siempre lo mejor y que jamás se anticipa de manera pesimista y que es capaz de soportar todo lo que pueda venírsele encima simplemente por ser fiel a su fe, a sus convicciones, que es como decir: a creer sin ver.

▲arriba

 

[07]

«Todos los días te bendeciré; por siempre alabaré tu nombre». (Salmo 145:2)

Cantamos un viejo himno con una parte de este salmo como letra. Y cantamos con toda unción y efusividad el fragmento que dice que ‘por siempre’ alabaremos su nombre, que es una resultante de lo dicho en primer lugar, que también ‘todos’ los días habremos de bendecir su nombre. La pregunta que tengo para este día de tu vida y para ti, es: ¿Lo estás haciendo? Seguramente me habrás respondido que sí, que efectivamente lo haces. Y será allí, entonces, al igual que como lo haría cualquier buen siervo y fiel, te felicitaré y me alegraré por ello. Pero ahora viene lo más fuerte, lo básico, lo que es clave: Bendecir y alabar a Dios todos los días y para siempre, ¿No incluye también los que consideramos como malos momentos? La base sustancial de mi pregunta anterior, entonces, es: ¿Le alabas y bendices Su nombre, realmente todos los días, con lo que sea que ellos te traigan, y tu disposición es hacerlo para siempre, suceda lo que suceda? Esa es la respuesta que mi Señor que es tu Señor quiere de ti en este día. ¿Puedes dársela directamente a Él?

▲arriba

 

[08]

«El que era la luz ya estaba en el mundo, y el mundo fue creado por medio de él, pero el mundo no lo reconoció». (Juan 1:10)

Que el mundo fue creado para Cristo, no es ninguna novedad. Que fue creado para Cristo, tampoco. De esto se trata cuando aquí leemos que ha sido ‘por su intermedio’. La revelación entró al mundo de los mortales para traerles la Palabra del Creador como guía y modo de acceder a ella para maduración y crecimiento. Pero dice que el mundo no lo reconoció. No es novedad, hoy todavía lo ignora y no va más allá de una ritualidad supuestamente religiosa, pero sin fe auténtica y sin conocimiento alguno. Pero es más todavía: hay una gran parte de lo que llamamos ‘la iglesia’ que tampoco parecería haberlo reconocido y anda en las mismas variantes. Es la parte que niega el poder, que niega la revelación y que todo lo apoya en los conocimientos intelectuales.

▲arriba

 

[09]

«Y dijo Dios: Que exista el firmamento en medio de las aguas, y que las separe!». (Génesis 1:6)

Es la creación. Ese maravilloso relato en el cual tantas veces y en tantos diferentes tiempos de nuestras vidas nos hemos deleitado. El mismo relato que en muchos casos ha logrado hacer volar nuestras imaginaciones hasta lo indecible e inexplicable. Y es, precisamente, y por todas estas cosas mencionadas y aún todas aquellas que no mencionamos pero que seguramente tú habrás vivido, que no le prestamos más atención que la que se le presta, precisamente, a un relato. Y así lo oímos, lo memorizamos y lo enseñamos como si fuera una grabación fiel. A nadie se le ocurriría preguntarse cómo es que pudo Dios en lo natural, crear un cielo a partir de las aguas, ya que eso es lo que nos muestra el relato. Pide en oración luz para que Dios te lo revele, porque hay un motivo regio detrás de esa creación tan singular. ¿Creías que te lo iba a explicar? ¡No! ¡Esa es tu tarea!

▲arriba

 

[10]

«Desde la planta del pie hasta la coronilla no les queda nada sano: todo en ellos es heridas, moretones, y llagas abiertas, que no les han sido curadas ni vendadas, ni aliviadas con aceite». (Isaías 1:6)

Me pregunto si no estarás formando parte tú de alguna congregación que hoy esté pasando por todo esto. Porque aquí está hablando de las vivencias actuales del pueblo de Dios presuntamente ‘congregado’ en su nombre. Y si dice que no les queda nada sano, es porque sus enfermedades van más allá de lo físico. Que existen profundas heridas y llagas no curadas. Cualquiera sabe que por rudimentario que sea el sitio del planeta en el que viva, cualquier herida será sanada y cualquier llaga curada, así sea por enfermeros practicantes. ¿De qué habla, entonces? De lo que hoy llamamos ‘sanidad interior’. De lo que hoy llamamos ‘sanidad del alma herida’. De lo que tantas y tantas congregaciones tratan a partir de la labor hasta de psicólogos no cristianos. ¿No han leído aquí cual es la solución? ¿No han prestado atención al elemento que produce alivio? Aceite. ¿Aceite? Sí, que es como decir UNCIÓN.

▲arriba

 

[11]

«El amor jamás se extingue, mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá». (1 Corintios 13:8)

Es como si en este momento, al estar leyendo esto, por un milagro de Dios pudiera ver tu rostro y oír tu expresión: ‘¡Pero no, hermano! ¿Qué me van a decir que el amor jamás se extingue si yo…?’ otra vez te recuerdo: hablamos de Ágape, no de Píelo. Píelo sí que se extingue, si no mira la cantidad de traiciones, adulterios y divorcios. Ágape no deja nunca de ser. Y es más: dice que trasciende a esta vida terrena. Porque, pregunto: ¿De qué servirá la profecía el día que estemos con el Señor? Absolutamente de nada. Lo mismo que las tan enfatizadas lenguas angélicas. Eso es para aquí y para ahora, lo mismo que las palabras de conocimiento. Pero el amor Ágape, no. Ese es para seguir ejercitándolo allá precisamente con quien le diera vida: nuestro amoroso Dios de todo poder.

▲arriba

 

[12]

«Grande es el Señor, y digno de toda alabanza; su grandeza es insondable». (Salmo 145:3)

Si partimos de la base de que ‘Sondear’ algo, esto es: colocar una sonda, es una tarea de investigación, que generalmente es científica, ‘insondable’, entonces, viene a ser aquel ser, persona o estamento al que por algún motivo desconocido o conocido no puede ser investigado en ninguna de sus aristas. Muy bien: Dice aquí que Dios es insondable. Por lo tanto, es tiempo que dejes ya de utilizar esa hermosa inteligencia que Dios mismo te ha proporcionado para intentar investigarlo a Él. A nuestra mente, a nuestra inteligencia, a nuestro intelecto todo, Dios nos lo ha dado para tejer y destejer estrategias que nos lleven a la extensión de su reino, pero de ninguna manera para pretender evaluarlo desde esa intelectualidad que, a su lado, es hojarasca. Si dice que lo vil y lo necio levanta para avergonzar a lo sabio; ¿A qué ‘sabiduría’ crees que se refiere?

▲arriba

 

[13]

«Su país está desolado, sus ciudades son presa del fuego; ante sus propios ojos los extraños devoran sus campos; su país está desolado, como si hubiera sido destruido por extranjeros». (Isaías 1:7)

Al leer esto, son muchísimos los cristianos que, estando medianamente informados de la actualidad internacional, no habrán podido evitar pensar en Irak, en Afganistán y en todas esas naciones que, ya sea por intereses políticos o económicos de las grandes potencias o por alguna clase de tragedia climática, han quedado en las condiciones casi exactas que son descriptas aquí. Sin embargo, no. No habla de eso. No se prueba esto desde las pantallas de CNN ni NBC. Se prueba desde lo conceptual y cotidiano, porque está hablando Dios de SU nación. ¿Y quienes son los ‘extraños’ que devoran sus campos? Los falsos hermanos, falsos profetas, falsos líderes. ¿Y quienes los ‘extranjeros’ que han contribuido a su progresiva destrucción que Él advierte? Aquellos que, estando con nosotros, no eran de nosotros. ¿Lo entiendes?

▲arriba

 

[14]

«Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta; pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá». (1 Corintios 13:9-10)

Este texto siempre ha reflejado, con nítida claridad, las diferencias existentes entre lo que podemos hacer durante nuestra estadía en esta tierra y lo que acontecerá luego, cuando vayamos al lugar que Dios ha preparado para todos quienes le aman. Suponte que si es solamente así, esta palabra es para leerla una sola vez, entenderla y jamás volver a tocarla, ya que resulta una vana repetición que solamente un necio puede olvidar o desconocer. Pero; ¿Qué ocurre si tiene otra visión, otra óptica? Ocurre que nos sorprendemos. Y no tendríamos por qué sorprendernos, ya que Dios habló mucho sobre lo que significa la revelación que el Espíritu Santo brinda a nuestras vidas. ¿Revelación? ¿De eso se trata? Ah, no sé, pero dudo que haya otra ruta que nos sea por el Espíritu para llegar a la estatura del varón perfecto...

▲arriba

 

[15]

«Cada generación celebrará tus obras y proclamará tus proezas». (Salmo 145:4)

Si fuera estrictamente verdad que cada generación, entre otras cosas, proclama las proezas de Dios, la nuestra, ya tendría que haber resultado indudablemente más que vencedora, porque nunca en tan poco tiempo y en un solo lugar, (La Argentina, que es lo que conozco y puedo dar fe), ha brindado tanto de sí mismo, ha mostrado tanto de su poder, ha derramado tanto de su unción y ha desarrollado tanto caudal de su misericordia. Me miro a un espejo y me pregunto: ¿Has proclamado algo de eso hoy a toda esa gente que ni siquiera sabe que este Dios nuestro es real, está vivo y existe? MI respuesta puede llegar a producirme tristeza. Es allí, entonces, cuando me consuelo y digo: ‘Bueno; ese soy yo, seguramente hay muchos de mis hermanos cumpliendo debidamente esto’. Oye: tú eres una o uno de esos hermanos. ¿Me puedes decir si has proclamado hoy algo de lo mucho que el Señor ha hecho en tu nación, en tu familia, en tu vida?

▲arriba

 

[16]

«Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron». (Juan 1:11)

Hay una pregunta implícita que inexorablemente queda flotando en el aire cuando se lee este pasaje. Fuera de los errores de interpretación en los que muchos han caído, entendiendo que dice que vino ‘a los suyos’, cuando en realidad, lo que dice es que vino ‘A lo suyo’, esa pregunta, es: ¿Que es ‘lo suyo’? Se abre aquí un amplio panorama en forma de abanico con diversas respuestas y todas de nivel lógico y coherente. Sin embargo, lo que Jesús vino a hacer con los suyos, fue eminentemente La Redención. ¿Y qué fue lo que sucedió? Que los suyos, aún hoy, se han permitido el lujo de despreciar esa redención y optar, en el máximo colmo de las estupideces humanas, por los tormentos infernales por el simple hecho de creerle al diablo la enorme mentira que dice que ser creyente es cosa de débiles.

▲arriba

 

[17]

«Y así sucedió: Dios hizo el firmamento y separó las aguas que están debajo de las aguas que están arriba». (Génesis 1:7)

El pasado día 9 te compliqué un poco la vida cuando te mostré lo que realmente decía el verso anterior a este. Y seguramente eso te incentivó a escudriñar, a investigar. Muy bien; si no lo has leído como complemento de tus estudios, aquí está el verso siguiente que aporta algo más al interrogante. Dios es sabio. Y no lo es sólo por sabiduría divina, lo es también porque, - Él mismo lo dice –es Padre también de la ciencia. Y una de las ciencias que apasionan al hombre y prestan una función muy importante en las zonas agrícolas, la ciencia de la meteorología. Saber que Dios separó aguas que había abajo (Como hoy las hay) de las aguas que había arriba (¿Arriba donde? ¿Quizás lo que hoy denominamos lluvia?) es una pista más para entender la magnificencia y la grandeza de la Creación y, obviamente, de su Creador.

▲arriba

 

[18]

«La bella Sión ha quedado como cobertizo en un viñedo, como choza en un melonar, como ciudad sitiada». (Isaías 1:8)

No se necesita demasiada cultura teológica para saber de quién se habla cuando se menciona a ‘la bella Sión’. Habla de la iglesia global, de la iglesia conjunta, que muy bien puede estar conformada por la congregación a la que tú asistes, o no. La iglesia del Señor es UNA. La cuestión es saber si tal o cual denominación, congregación o iglesia local forma parte o no de ella. Cobertizo en un viñedo: se asfixia. Choza en un melonar: se aplasta. Ciudad sitiada: ¿Puede caer? Todos sabemos que no, que la iglesia no caerá, ya que ha sido dicho que las puertas del Hades no prevalecen contra ella, pero eso es la iglesia real, la genuina. ¿Y Babilonia? Babilonia es la iglesia falsa, la paralela, la que parece iglesia y es sólo entretenimiento. Y esa sí – dice la Biblia – va a caer. Entonces la gran pregunta parea hacerte en este día, es: ¿A dónde estás tú? ¿Estás en la Iglesia del Santo o en Babilonia? En tu respuesta sincera, está tu futuro seguro.

▲arriba

 

[19]

«Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño». (1 Corintios 13:11)

Resulta tan obvio lo que se nos dice aquí que muchos, que aún no han gustado de las profundidades reales de la Palabra de Dios y se han conformado con lo que pueden pescar en la superficie de este imponente mar, no logran entender el motivo por el cual esto fue puesto en la Biblia. No entienden que la Biblia fue escrita por hombres y mujeres inspirados por el Espíritu Santo para que fuera leída, creída y practicada por hombres y mujeres llenos del Espíritu Santo. Habla del hombre espiritual. Niños espirituales son aquellos que necesitan: atención, consejos, caricias en forma de oración para sus pequeños males que a ellos les parecen enormes y, en suma, una reconcentración de todo a su alrededor. Ser espiritualmente adulto es entender que si bien no es malo ni negativo, no es fuente de vida el ‘oren por mí’, ya que nuestra oración sí tiene entrada al trono de la Gracia sin intermediarios.

▲arriba

 

[20]

«Se hablará del esplendor de tu gloria y majestad, y yo meditaré en tus obras maravillosas». (Salmo 145:5)

Muchos de nosotros sufrimos un verdadero ataque de pánico o espanto cuando oímos hablar dentro de la iglesia, de la palabra ‘meditar’. Es que movimientos de origen satánico, tales como es por ejemplo el de la Nueva Era, ha bastardeado tanto diferentes expresiones (Y esta es una de ellas, con su ‘meditación trascendental, por ejemplo, puntal del control mental), que a la hora de leer la Biblia y encontrarla allí, desearíamos borrarla para no correr riesgos. Pero resulta ser que ‘meditar’ significa nada menos que ‘pensar en’. Y eso es lo que, como hijos de Dios, debemos hacer: pensar en todas las obras maravillosas de Dios que tenemos a nuestro alcance. LA otra ‘meditación’ a la cual responde Nueva Era, se la ha tergiversado al punto tal de que, como parte de esa ‘meditación’, se sugiere dejar la mente en blanco. Y dejar la mente en blanco es (está probado), la mejor puerta abierta a los demonios.

▲arriba

 

[21]

«Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hijos de Dios». (Juan 1:12)

El hombre religioso no aceptará fácilmente ser considerado y mucho menos llamado como ‘hijo de Dios’. Sostiene, amparándose en una dudosa reverencia, que ‘hijo de Dios’ es un tratamiento que sólo le corresponde a Jesús, y que si el hombre adopta esa calificación, no hace sino lo mismo que Satanás ya hizo en el principio: hacerse como Dios, querer ser más que Dios mismo. Error total. Error máximo porque parte de la no lectura de la Palabra, de esta palabra que nos adjudica esa calificación con un simple paso: creer en su nombre y recibirlo en nuestro corazón como Salvador personal y como Señor de nuestras vidas. El facilismo eclesiástico nos ha hecho creer que eso, entonces, es un patrimonio de todos los que cada domingo van a un templo. Y lo es, en una gran proporción, gracias a Dios, pero no en todos los casos. Porque no todo lo que respira dentro de un templo es hermano.

▲arriba

 

[22]

«Si el Señor Todopoderoso no nos hubiera dejado algunos sobrevivientes, seríamos ya como Sodoma, nos pareceríamos a Gomorra». (Isaías 1:9)

Es realmente conmovedor, emocionante y hermoso comprobar cómo, desde su tan particular idioma, Dios les llama ‘sobrevivientes’ a los que en otros textos denomina como ‘Su Remanente Santo’, los que perseveraron y vencieron porque no doblaron sus rodillas ante ninguno de los ‘baales’ que la religión, la idolatría y el humanismo han tratado de infiltrar en la iglesia. Y dice que de no estar ese pequeño núcleo en el combate de oración, ayuno, alabanza y testimonio, ese pueblo llamado a ser santo se hubiera corrompido al máximo. ¿Cómo Sodoma? Sí, como Sodoma. Parece exagerado, ¿Verdad? Pues no lo es. Fíjate que el diablo se las ha compuesto para decidir ‘vivir en pareja’ sin casarse como Dios manda a las parejas heterosexuales, formadas conforme a la voluntad de Dios, y ha inspirado a buscar ‘casarse legalmente’ a las parejas homosexuales, formadas en contra de la naturaleza de sus cuerpos y de la voluntad de Dios.

▲arriba

 

[23]

«Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido». (1 Corintios 13:12)

Hemos entendido de modo completo lo que significa una manera ‘velada’ e ‘indirecta’. Hemos entendido que eso implica que las cosas que estamos viendo, por más que las reflexionemos con nuestra mejor buena voluntad desde la óptica espiritual, a veces nos lleva a equivocarnos muy feo y, lo que es peor, arrastrar a otros a ese error. Porque seguimos viendo con nuestros ojos naturales a un mundo espiritual que es invisible, y eso no tiene coherencia alguna. Deberíamos haber entendido que, cuando dice ‘como por espejo’, quiere decir exactamente al revés de lo que en verdad es. ¿O no están escritas a la inversa, para poder ser vistas a través de los espejos retrovisores de los automóviles, las palabras ‘ambulancia’ o ‘policía’ en los frente de sus vehículos?

▲arriba

 

[24]

«Se hablará del poder de tus portentos, y yo anunciaré la grandeza de tus obras». (Salmo 145:6)

Hace algunos días atrás, te decía que pese al escozor que nos produce la palabra, ‘meditar’ implica pensar y no todo lo contrario como propone Nueva Era. Y que era bueno hacer lo que este salmo nos dice en el verso 5, meditar en sus obras, pensar largamente en ellas. Cuando tú lo leías, seguramente pensabas: ¿Y para qué tendría yo que pasarme horas y horas pensando en las obras buenas que Dios ha hecho? ¿Me servirá de algo eso? ¿Será de utilidad para mi vida? Primero: sal pronto del centro de la escena. El centro es Cristo o estás perdido. Segundo: pensar largamente en las obras de Dios, es preparar el bosquejo práctico sobre el cual, luego, cumplirás lo que se te ordena: anunciarlas al mundo incrédulo y a la iglesia tibia. ¿Te parece poca cosa?

▲arriba

 

[25]

«¡Oigan la palabra del Señor, gobernantes de Sodoma! ¡Escuchen la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra!». (Isaías 1:10)

No cuesta demasiado entender a quién se le está hablando aquí. Es, en efecto, tal cual se enseña en muchos lugares, a los gobernantes seculares, incrédulos, impíos y pecadores. Pero si seguimos el contexto lineal que venimos estudiando en este libro, vamos a ver que lo que se viene expresando tiene que ver con la iglesia, con el pueblo de Dios, mucho más allá de la sociedad secular. También hay un mensaje de alta profundidad dirigido a quienes conocemos la Palabra de Dios. Porque el mundo, cuando la oye, si el Espíritu no les da convicción, es como si no oyeran nada. Pero el pueblo de Dios sí recibe conmoción al oírla. Y es también el mismo pueblo el que puede aprender de la enseñanza de Dios, aprovechar sus principios porque los entiende, y ponerlos por obra porque funcionan. ¿Y por qué los rotula como Sodoma y Gomorra? ¡Ah, no lo sé, pregúntale al Señor en oración! O mejor, si quieres, ponte a observar tu congregación sin ojos religiosos.

▲arriba

 

[26]

«Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas, es el amor». (1 Corintios 13:13)

A quién, sino a Dios, se le podría ocurrir que el amor, que está muy bueno pero que es apenas un sentimiento, esté más arriba en importancia y excelencia que la propia Fe y la Esperanza? ¿No se contradice esta definición con la enseñanza básica del resto del evangelio? Si se toma a ese ‘amor’ como el amor Phileo, que es el que se experimenta por nuestros padres, nuestros hijos, nuestras esposas o nuestros esposos, novias o novios, sí que la Biblia se contradice. Pero resulta ser que de lo que se está hablando aquí es del amor-Ágape, que es entre otras acepciones, la ‘condición interna de ser miembro del reino de Dios’. Entonces sí que toma el primer lugar, porque sin esa condición interna en nuestro ser, es imposible tener fe y mucho menos esperanza.

▲arriba

 

[27]

«Se proclamará la memoria de tu inmensa bondad, y se cantará con júbilo tu victoria». (Salmo 145:7)

Una de las tantas mentiras del diablo que ha tenido éxito en el hombre y hasta en los llamados cristianos, ha sido la de suponer que, aquella persona que es realmente buena, jamás podrá llegar a ninguna parte sólida. Que para triunfar y tener éxito en la vida, inexorablemente se debe ser malo en alguna área. Tanto se ha difundido esto que muchos cristianos sinceros, han abandonado toda idea de progreso y prosperidad aceptando como cierto que, con los rudimentos del reino de Dios, en esta sociedad secular, apenas podremos sobrevivir. Y eso es, exactamente (Porque lo que dices, creyendo, se cumple), lo que sucede. No vimos todavía que en este y tantos otros textos, dice que Dios es inmensamente bueno, una calificación a la que jamás podríamos llegar. Y que, como consecuencia de ello, tiene victoria. ¿Y tú que crees, que solamente Dios tiene su victoria, que se la guarda mezquinamente y reserva para ti todas las derrotas? ¿Hijo de ese Dios cruel supones ser?

▲arriba

 

[28]

«¿De qué me sirven sus muchos sacrificios? – Dice el Señor -, Harto estoy de ‘holocaustos de carneros’ y de la grasa de animales engordados, la sangre de toros, corderos y cabras no me complace». (Isaías 1:11)

Tú lees esto y te preguntas inmediatamente: ¿Pero es que hay algún sitio en el mundo en donde se esté practicando todo esto? Resuelves y decides que no, que no lo hay. Entonces no es tan cierto que la Biblia es totalmente vigente en sus conceptos. Sí que lo es. ¿Cómo se entiende? Se entiende aplicando sentido común además de luz dada por el Espíritu Santo para entender lo revelado. Los holocaustos de carneros, la grasa de animales engordados y la sangre de toros, corderos y cabras eran los actos religiosos con que aquellos hombres buscaban la expiación de sus pecados. Hoy la sangre de Cristo ha reemplazado todo eso. Pero sabemos perfectamente que hay muchos, todavía, que insisten en justificar sus malas acciones a partir de todas sus actividades religiosas por mejor intencionadas que sean. Dios lo sigue diciendo igual: No Le Complace.

▲arriba

 

[29]

«Empéñense en seguir el amor y ambicionen los dones espirituales, sobre todo el de profecía». (1 Corintio 14:1)

Sobre los significados de este amor del que aquí se habla, ya estuvimos hablando dos veces, por lo que no hace falta aclarar una vez más, que del amor del que se está hablando, es aquel que nos otorga la condición interna de ser miembros del reino de Dios. Y eso es lo que nos lleva inexorablemente a ambicionar los dones espirituales. Lo que no siempre hacemos en materia de obediencia, es en apuntar al que aquí se nos sugiere. A los cristianos llenos de frivolidad y hambrientos de púlpito o plataformas iluminadas y regadas con buena música, les seducen más otros dones, los que considera más… espectaculares. Está bien, se entiende, pero sólo me permito un sano consejo: Por buscar lo espectacular, no vayas a perderte lo divino...

▲arriba

 

[30]

«El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor». (Salmo 145:8)

Yo recibo a diario, personas que llegan lastimadas, heridas, enojadas, resentidas, rencorosas y hasta odiando a ministros o líderes de diferentes congregaciones a partir del daño que aquellos puedan haberle producido. Descartando a las ovejas díscolas, desobedientes y conflictivas que las hay, queda un remanente que indudablemente tiene que ver con tarea errónea por parte de las organizaciones eclesiásticas sin distinción denominacional. Hay hombres y mujeres que, autotitulándose ‘siervos de Dios’, no vacilan en sentenciar con extrema velocidad a sus hermanos evidenciando una insensibilidad y hasta una crueldad demasiado llamativa para ser de Dios, máxime cuando aquí se nos dice que Él es: 1) Clemente. 2) Compasivo. 3) Lento para la Ira. 4) Grande en amor. ¿Qué más necesitamos?

▲arriba

 

[31]

«¿Por qué vienen a presentarse ante mí? ¿Quién les mandó traer animales para que pisotearan mis atrios?» (Isaías 1:12)

Está todo lo claro que Dios puede ser cuando le interesa que a su pueblo no se le escape absolutamente nada de lo que le advierte. ¿Cómo te estás presentando tú, cada día, cada semana, en cada culto o reunión celular, delante de tu Señor? ¿Te estás presentando con un corazón recto, aunque ese corazón forme parte de una estructura humana que comete gruesos errores a cada rato? No temas, abogados tienes. El mejor: Jesucristo el Justo. Sonríe, Dios te ama y te ama de verdad. ¿Te presentas pleno en actividades, funciones, posiciones y cargos eclesiásticos como medio de convencimiento hacia Dios de que eres alguien valioso e importante? Lo lamento. No funciona así. Si tienes tu corazón ennegrecido por algún fraude tendiente a escalar en la organización, serás aprisionado, juzgado, sentenciado y ejecutado porque no tienes ningún abogado que te defienda. Estas advertido. Estás advertida.

▲arriba

 

Feb-05 < ir al calendario > Abr-05

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Grupo "Enlace Bíblico":  http://mx.groups.yahoo.com/group/EnlaceBiblico/

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/03/2005 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006