"Palabra de Vida"

Biblioteca Bíblica en Línea

Ministerio "Palabra de Vida"

Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela

Correo-E: palabradevida_05@yahoo.com.mx 

 

"Cristo es el Camino, la Verdad
 y la Vida".

Estudios, Mensajes, Pensamientos y Reflexiones sobre la Palabra de Dios. 

"Hacia la Salvación de Toda la Humanidad". 

 Inicio  |  Índice  |  Presentación  |  Biblia  |  Biblia Electrónica  |  Lectura Bíblica

Enlace Bíblico  |  Devocionales  |  Reflexión  |  Doctrina  |  Estudios  |  Juan  |  Profecía

Prédicas  |  Educación  |  Discipulado  |  Células  |  Misiones  |  Guerra Espiritual

Sanidad  |  Bendición  |  Siembra-Cosecha  |  Sectas  |  Familia  |  Jóvenes  |  Niños

Ambiente  |  Salud  |  Directorios  |  Ministerios  |  Enlaces  |  Recursos  |  Patrocinio

Libro de Visitas  |  Foro de Visitas

 

Palabra del Día

Néstor Martínez

 

Febrero 2005

 Nov-04 | Dic-04 | Ene-05 | Feb-05 | Mar-05 | Abr-05 | May-05 | Jun-05 | Jul-05
Ago-05 | Sep-05 | Oct-05 | Nov-05 | Dic-05 | Ene-06 | Feb-06 | Mar-06 | Abr-06

May-06 | Jun-06 | Jul-06 | Ago-06 | Sep-06 | Oct-06 | Nov-06 | Dic-06 | Ene-07
Feb-07 | Mar-07 | Abr-07 | May-07 | Jun-07 | Jul-07 | Ago-07

======================

Tiempo de Victoria / Palabra del Día

Devocional disponible en el sitio Tiempo de Victoria sólo durante un día

Ir a índice

 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15

 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28

 

[01]

¡Cuánto sufro por ti Jonatan, pues te quería como a un hermano! Más preciosa fue para mí tu amistad que el amor de las mujeres. (2 Samuel 1:26)

Es increíble lo que el corazón impuro de algunos hombres puede hacer con la maravillosa Palabra de Dios. ¿Me crees si te digo que en algunos círculos muy singulares que dicen formar parte de la iglesia cristiana, se ha tomado a este verso como un elemento justificatorio y permisivo para la homosexualidad? Se ha interpretado que al decir que la amistad de Jonatan, era para David más importante que el amor de las mujeres, está diciendo que había entre ellos alguna clase de relación homosexual. ¿Es que cuesta tanto en esta sociedad moderna, aún en lo que tiene que ver con la iglesia, entender la magnificencia de la palabra Amistad? ¿Es que también el pueblo de Dios ha ingresado en la costumbre de mantener una amistad en base a conveniencias de alguna clase y no por el mero hecho de ser amigos con alguien? ¿Tanto es el machismo que nada que se anteponga a la sexualidad puede ser manifestado por el hombre? Lo que ha conseguido el diablo…

▲arriba

 

[02]

También descendientes de Selá fueron Joaquín, y los habitantes de Cozebá, Joás y Saraf, quienes (según crónicas muy antiguas) antes de volver a Belén se casaron con mujeres moabitas. (1 Crónicas 4:22)

Muchos son los buenos cristianos, genuinos, auténticos, sinceros y amantes de la bendita Palabra del Señor que se han preguntado en su intimidad, y en casos hasta se han atrevido a hacerlo con sus líderes o maestros, el motivo o las razones por las cuales la Biblia contiene tantas de estas historias aparentemente genealógicas o históricas que nada tienen que ver, parecería, con las revelaciones del Espíritu Santo. Como respuestas válidas, hay muchas. Son infinitas las tesis elaboradas por afamados comentaristas con respecto a estas porciones -aparentemente-, sin unción ni revelación. Sin embargo, quiero recordarte una vez más, que Dios no es inepto ni hombre para que se equivoque o haga cosas porque sí. Él siempre tiene un motivo más que respetable para hacer lo que hace. Y cuando pone en el Libro historias de nombres y hombres, es porque esas historias contienen un principio espiritual escondido que será el Espíritu Santo y no hombre alguno el que lo revelará en su tiempo, que es como decir en el Kairos, el tiempo de Dios.

▲arriba

 

[03]

Cuéntame, amor de mi vida, ¿Dónde apacientas tus rebaños? ¿Dónde, a la hora de la siesta, los haces reposar? ¿Por qué he de andar vagando entre los rebaños de tus amigos? (Cantares 1:7)

Ayer te hablaba de que solamente el Espíritu Santo puede revelarte, y en su tiempo, la dimensión de una palabra que hasta aquí, pudiera haberte sonado sin mayor sentido. Bien; esta es una de esas palabras. Máxime, si eres uno de los que todavía supone que el Cantar de los Cantares tiene que ver con la historia romántica de un hombre y una mujer ficticios. Para los que saben que habla de Cristo y la Iglesia, en cambio, las posibilidades son mayores. El Señor le pregunta a tu congregación, pastor amigo: ¿Adonde se apacienta tu rebaño? ‘¡Es que no tengo tiempo…!’ ¡Basta! Nadie puede argumentar eso cuando hace lo que no le fue mandado y deja de hacer lo que sí tiene ordenado. ¿Estas seguro, pastor, que tu rebaño no se está alimentando en los pastos de algún rebaño amigo? ¿Otra iglesia? ¿Libros? ¿Casetes? ¿Videos? ¿Radios? ¿Televisión? ¿En cual de esos rebaños se alimenta el tuyo?

▲arriba

 

[04]

Así cualquier persona que mate a otra accidentalmente o sin premeditación podrá huir a esas ciudades para refugiarse del vengador del delito de sangre. (Josué 20:3)

Este concepto pertenece a la ley levítica. Tiene una connotación moderna relacionada con el llamado ‘homicidio culposo’, que pese a su rótulo, es aquel que se estima ha sido cometido sin dolo o sin culpa por parte del eventual homicida. Se estila en los accidentes automovilísticos u otros cuyas características tienen que ver con el principio manifestado al inicio de este texto: sin premeditación. Pero fíjate las diferencias jurídicas. La figura ya se entendía en aquellos tiempos. La justicia ya era consciente que una cosa es matar deseando hacerlo por cualquier causa, y otra muy distinta es ser responsable de la muerte de alguien pero por fortuito accidente. De todos modos, es evidente que las cosas no estaban demasiado claras en lo legal, puesto que lo que se aconseja no tiene nada que ver con jurisprudencia, sino con evadir a la clase de justicia que entonces imperaba. ¿Eres culpable de la muerte espiritual de alguien? ¿Ha sido con premeditación o accidentalmente?

▲arriba

 

[05]

Jesús conocía sus pensamientos, y les dijo: ‘todo reino dividido contra sí mismo quedará asolado, y toda ciudad o familia dividida contra sí misma no se mantendrá en pie. (Mateo 12:25)

Ha sido demasiado parcial y demasiado lineal la enseñanza clásica en este asunto. Como el contexto en el cual está este versículo tiene que ver con la relación entre Jesús y Belcebú, siempre se la ha relacionado con nuestra obligación de producir división en el reino satánico a los fines de infligirle derrota. Es cierto y real, pero el principio espiritual va mucho más allá de eso. Porque Jesús dice que TODO reino dividido, que TODA ciudad dividida o que TODA familia dividida no prevalece y será asolada. No habla de reino satánico, ciudad endemoniada o familia diabólica; sencillamente habla de TODA ciudad, familia o reino. Y eso incluye al reino de los cielos, a la ciudad donde tú vives y a la familia que has formado. ¿Te peleas con tu esposa tratando de demostrarle al pastor quien es más espiritual de los dos? Has perdido la batalla porque has dividido a tu familia. Aún con una intención aparentemente muy santa y espiritual.

▲arriba

 

[06]

Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz. (Santiago 5:16)

Si bien no estamos en absoluto de acuerdo con las imposiciones del catolicismo romano que determina que deben sus feligreses confesar sus pecados al sacerdote para que éste, actuando como intermediario, pueda absolverlos, ya que eso de ese modo no es bíblico, sí vemos que la confesión de nuestros pecados unos con los otros, cuando es voluntaria, actúa como aliciente a nuestra sanación espiritual. Sin embargo, lo más contundente y valioso de este verso está al final, cuando se nos dice que la oración del justo es poderosa y eficaz. Sólo un problema: durante mucho tiempo hemos interpretado como justos, a todos aquellos que se congregan en alguno de los miles de templos diseminados por el mundo. No es tan así. De verdad que los creyentes son los que se congregan, pero también a nuestros templos concurre mucha gente que ni siquiera está convertida, y a esos, por más que tengamos amor, paciencia y misericordia, no los podremos considerar justos y su oración, mientras no entreguen genuinamente su vida a Cristo, no será ni poderosa ni eficaz.

▲arriba

 

[07]

Entonces los dos testigos oyeron una potente voz del cielo que les decía: ‘Suban acá’. Y subieron al cielo en una nube, a la vista de sus enemigos. (Apocalipsis 11:12)

Dentro del simbolismo con el que está escrito Apocalipsis, resulta no demasiado sencillo conocer con precisión quienes son esos dos testigos de los que aquí se habla. Es más: resulta evidente que no se trata de personas definidas sino de tipologías de algo o de alguien. Y si comprobamos que más atrás, en el verso 4, se nos dice que estos dos testigos son los dos olivos (Que representa a la unción) y los dos candelabros, (Que representa a la iglesia), es notorio que de lo que se está hablando aquí, es de la aventura sobrenatural vividas por dos iglesias ungidas. Están capacitadas para oír la potente voz del cielo, la misma que tantas otras ni siquiera pierden su tiempo de buscar. Y son pasibles a recibir la invitación de Dios para subir a su morada, cosa que cuando hacen, asombra y espanta a sus enemigos. ¿Quiénes son sus enemigos? Aquellos que aún no han creído y operan sin quererlo para Satanás o aquellos que, diciendo creer, están tan ligados a la religiosidad que también terminan por favorecer los planes diabólicos.

▲arriba

 

[08]

Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Tanto en la romántica y legendaria Escuelita Dominical como en los más serios y adultos Seminarios o Institutos bíblicos, a esta historia se la relata dando por sobreentendido que José no podría dudar en modo alguno de lo que en sueños Dios le estaba comunicando. Todo muy bonito, pero me gustaría haberte visto a ti, hombre moderno y enamorado de tu esposa, en el sitio de José. Olvídate de todo lo que has leído en una Biblia que por entonces no existía salvo en su forma de Antiguo Pacto: ¿Hubieras aceptado de primera instancia que tu esposa apareciera con un vientre hinchado por un embarazo cuando tú ni siquiera le hubieras tocado una mano? ¿No te hubieses sentido el más grande idiota de la historia? ¿A cuál de tus amigos le podrías haber contado la historia de la concepción del Espíritu Santo pensando que te lo podría creer? ¿Lo hubieras creído tú? Esto, va para todos aquellos que han enseñado que José no tuvo nada que ver con el ministerio de Jesús, que sólo María le apoyó. ¿Ah, sí? ¿Me quieres decir qué hubiera ocurrido si José no le hubiese creído a Dios, aún a costas de su propia reputación?

▲arriba

 

[09]

Perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación. (Lucas 11:4)

No interesa demasiado si a ese Padrenuestro del cual se está hablando aquí lo has aprendido de memoria o lo has razonado debidamente. Eso es meramente circunstancial. Lo que sí importa y mucho es si has entendido debidamente el principio que se expresa en este pasaje concreto. ¿Cuántas veces le has pedido perdón a Dios por lo que, sabías, era un pecado en tu vida? ¿Y qué esperabas al hacerlo? Que te perdonara sin reproches, ¿No es así? ¿Y cuando a ti te ofendieron, lo pensaste del mismo modo si esa persona se acercó a pedirte perdón? ¿No le pusiste ninguna condición para perdonarle? Siempre digo lo mismo aún a riesgo de parecer senil: no cobres por tu perdón porque Dios no te cobró absolutamente nada por el suyo. Y es más: como auténtico hijo de Dios, deberás perdonar a aquellos que ni siquiera se muestran arrepentidos.

▲arriba

 

[10]

He disipado tus transgresiones como el rocío, y tus pecados como la bruma de la mañana. Vuelve a mí que te he redimido. (Isaías 44:22)

Si prestas debida atención, podrás ver que en este texto está resumido el concepto básico del evangelio redentor de Jesucristo. Porque dice que ha disipado tus barbaridades como se disipa el rocío. ¿Y cómo se disipa el rocío? En un momento. Apenas aparece en el firmamento el Sol de Justicia, el rocío se evapora y automáticamente deja de ser. Luego te asegura que también tus pecados desaparecen como la bruma de la mañana. La bruma de la mañana, te recuerdo, de alguna manera también tiene que ver con el rocío y el principio de su extinción es el mismo: la aparición de ese mismo Sol. Cristo es el Sol de justicia y, ante su presencia, nada de lo antiguo puede tener vigencia o valor de juicio si es que Él lo ha redimido. Y cuando te llama a que vuelvas a Él, te está asegurando esa redención. Pregunto: ¿Cometerás el error mortal de rechazar eso?

▲arriba

 

[11]

Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4)

Estoy total y absolutamente convencido que cualquier hombre o mujer que hoy está leyendo esto, y al margen de saber, si es un creyente estudioso de la Palabra, que este primer amor tiene que ver con ese enamoramiento que todos quienes nos hemos entregado a Cristo de adultos hemos experimentado durante los primeros meses de nuestra conversión, no ha podido sustraerse a recordar lo que fue, en lo humano, su primer amor. Quizás hoy transformado en tu esposa o esposo. Quizás desaparecido en el fondo de los recuerdos más cálidos y románticos. O quizás, por allí, todavía doliendo profundamente en el alma como sólo duelen aquellas cosas que no pudieron ser. Eso te servirá, en todo caso, para que puedas realmente entender el significado de lo que aquí se llama: ‘primer amor’. No es religión, no es tradición, no es teología y ni siquiera es iglesia. Es primer amor. Primera pregunta: ¿Lo conoces? Segunda: ¿Lo has experimentado? Tercera: ¿Lo has experimentado así por Cristo? Cuando puedas responder estas tres preguntas, tienes tres cuartas partes de tu batalla ganada.

▲arriba

 

[12]

Y yo le pediré al Padre, y él le dará otro Consolador para que los acompañe siempre. (Juan 14:16)

Con el correr de los tiempos, los cristianos hemos llegado a descubrir que nos hemos permitido minimizar, soslayar y hasta dejar de lado a la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas. Es como si esa persona de la trinidad tuviera que ver, sola y únicamente, con la doctrina de alguna denominación evangélica. Lo lamento hermano ortodoxo y conservador que has aprendido otras cosas, la Biblia dice lo que dice. Y dice TODO lo que dice. Dice que Jesús le pide al Padre que envíe ese Consolador, ese Parakletos, ese Espíritu Santo para que nos acompañe, - entiende bien -, SIEMPRE. ¿Sabes tú lo que significa ‘siempre’? Eso. Exactamente eso: Siempre. Un término eterno que el hombre sólo puede adoptar si Dios lo respalda. ¿Y todavía te darás el lujo hereje de menospreciar su divina presencia y decir en voz alta que lo que interesa es Cristo y que el Espíritu es secundario como tantas veces he oído?

▲arriba

 

[13]

Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús. (Romanos 8:1)

Quiero que entiendas bien todo esto y que no te equivoques, por favor. Lo que está diciendo aquí es que no hay ninguna condenación. ¿Sabes lo que significa que no haya ninguna condenación? Pues eso mismo: que no tienes por qué temer el porvenir porque estás a salvo de cualquier emergencia negativa en el futuro juicio de Dios. ¿Así de simple? Sí, así de simple, pero con una condición: La Biblia es un libro de condiciones. Dios es un Dios de condiciones. ‘Si haces esto, yo haré aquello’ es un principio permanente. Bien; aquí también está esa condición. No habrá ninguna condenación para ti, te lo prometo en el nombre del Señor con valor de cosa declarada y hecha, si estás unido a Cristo Jesús. ¿Unido? ¡Yo creo en Él! Los demonios también. ¡Yo vivo hablando de Él! Los satanistas y brujos también. Unidos es otra cosa.

▲arriba

 

[14]

La mujer, al ver que no podía pasar inadvertida, se acercó temblando y se arrojó a sus pies. En presencia de toda la gente, contó por qué lo había tocado y cómo había sido sanada al instante. (Lucas 8:47)

Lo primero que hay que tener en cuenta en este relato, es que los tiempos eran totalmente diferentes a los nuestros. Hoy es total y absolutamente normal que al encontrarse un hombre y una mujer (Sean solteros, sean amigos, apenas conocidos o incluso el uno esposo o novio de otro), se saluden con un beso. A nadie le parece pecaminoso y, a excepción de las excepciones, que de pronto puede haberlas, no lo es. En aquel tiempo, el hecho de que una mujer se acercara a un hombre ya erizaba los cabellos de los más abiertos. Te imaginas cuando esa misma mujer cometía la osadía de tocar a un hombre. De allí que esta mujer que se había acercado a Jesús por motivos más que justificados, tuvo que dar toda clase de explicaciones, no tanto por el milagro que había acontecido con ella, sino para explicar su trasgresión a las leyes.

▲arriba

 

[15]

Aroma de mirra, áloe y canela exhalan todas tus vestiduras; desde los palacios adornados con marfil te alegra la música de cuerdas. (Salmo 45:8)

Si bien este salmo, que es un masquil de los hijos de Coré, tiene la catalogación de un canto nupcial, y presenta una textualidad donde los sentidos se manifiestan en todo su esplendor, aunque resulte complejo, se puede hallar el trasfondo espiritual en la vinculación simbólica que existe entre cualquier pareja humana y la de Cristo con su novia, la iglesia. El aroma que emana de la novia debe ser un privilegio placentero para el olfato (un sentido), mientras que la belleza de la música una caricia para los oídos (segundo sentido). El resto del salmo se encargará de expresar los tres restantes, (Vista, Tacto y Oído) para completar lo que indudablemente es una relación genuina. ¿La hay entre un hombre y una mujer enamorados? Sin dudas. Muy probablemente te haya pasado a ti mismo. ¿La hay entre Cristo y su iglesia, hoy? Ese es otro asunto. Del cual tú también formas parte.

▲arriba

 

[16]

Con tu buen Espíritu les diste entendimiento. No les quitaste tu maná de la boca; les diste agua para calmar su sed. (Nehemías 9:20)

Nehemías coloca aquí, en apenas dos líneas, la globalidad del evangelio. Le otorga prioridad a lo que no siempre nosotros, los creyentes, le hemos dado prioridad: la labor del Espíritu Santo. Porque de Él es que se está hablando, ya que esta palabra, Espíritu, está con mayúsculas, tal como corresponde cuando se refiere al Santo Espíritu de Dios. Y dice que es el Espíritu quien nos da el entendimiento. ¡Pensar que todavía hay tantos que suponen que todo se trata de estudio intelectual, y les siguen dado más valor a los teólogos profesionales que a un ungido anónimo! El maná al cual se alude, es el alimento cotidiano que, en forma de palabra o revelación, nutre la madurez del rebaño. Y el agua que calma su sed, es la vida abundante prometida aquí y ahora y luego de nuestra partida. ¿Tú tienes todo esto o te está faltando alguna? ¡Gloria a Dios si lo tienes todo! No necesitas nada más para ser más que vencedor.

▲arriba

 

[17]

Así dice el Señor Omnipotente: yo estoy en contra de mis pastores. Les pediré cuentas de mi rebaño; les quitaré la responsabilidad de apacentar a mis ovejas, y no se apacentarán más a sí mismos. Arrebataré de sus fauces a mis ovejas, para que no les sirvan de alimento. (Ezequiel 34:10)

Sin ninguna duda: por decir mucho menos que lo que dice este pasaje, cualquier hermano, por bien intencionado o ungido que fuera, sería expulsado de cualquier congregación por ‘hablar mal del siervo’. Y estaría bien si así fuese, que está hablando mal de un siervo. Lo que ocurre, es que este pasaje nos muestra a un supuesto siervo que no sólo no apacienta ni alimenta a las ovejas del Señor, sino que se las come (simbólicamente hablando) y Dios decide sacárselas para que no las utilice en su propio beneficio. Escucha: hay casos así. Hay tremendos casos de abuso espiritual. Y si alguien lo dice, por favor, no caigamos en el facilismo religioso de decir que esa persona está ‘hablando mal del siervo’. Sólo está haciendo lo mismo que Dios hace aquí a través de Ezequiel: desenmascarando a un asalariado de los tantos que hay en todo el planeta.

▲arriba

 

[18]

Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá; he pecado contra el cielo y contra ti. (Lucas 15:18)

El hijo pródigo. Un relato que encierra una enorme enseñanza. Un canto al amor paterno pero, al mismo tiempo, a una clase de justicia que no siempre se parece a la que los hombres ejercemos. Y mucho menos si nos dejamos guiar por nuestros sentimientos. Pero fíjate que lo que el hijo pródigo reclamó a su padre, fue algo que le correspondía. Sólo que no lo hizo en el tiempo cuando debía hacerlo, sino que lo hizo mucho antes. Lo perjudicó su ansiedad. No pudo esperar el tiempo debido. Oye: tú tienes una herencia que emana del reino de los cielos, ¿Lo sabías? Está allí, es cuantiosa y te pertenece. Sólo voy a decirte algo: nunca hagas como el hijo pródigo. Toma esa herencia en el tiempo en que Dios dice y no cuando a ti te parezca adecuado. No sea cosa que te pase lo que a él y la pierdas entera.

▲arriba

 

[19]

Andrés encontró primero a su hermano Simón, y le dijo: hemos encontrado al Mesías (Es decir, el Cristo). (Juan 1:41)

Presta atención a la actitud de Andrés. Encuentra al Señor, lo descubre a partir de lo que el Espíritu le dice. ¿Y qué es lo primero que hace? Lo presenta en su casa, en este caso a su hermano Simón. Nosotros, hacemos la misma cosa? ¿Presentamos a Cristo a nuestra familia ni bien lo conocimos y aceptamos, o preferimos anotarnos en la iglesia para ir a predicar a otros países? Alguien alguna vez escribió un buen libro que tenía que ver con una especie de espiral. Comenzaba en nosotros, se extendía a los que nos rodeaban, luego se ampliaba a nuestro barrio, a nuestra zona, a nuestra ciudad, a nuestro país y, finalmente, a todas las naciones. ¿Qué has hecho con tu fe? ¿Con quien has compartido el gozo de tu redención y tu salvación?

▲arriba

 

[20]

Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que el diablo lo sometiera a tentación. (Mateo 4:1)

Aquí habrán de quedarte dos cosas muy claras como para que no entres nunca más en confusión. Dios jamás te va a tentar. He oído a cierta gente decir que Dios lo hizo tentar para probarlo. Nunca haría Dios tal cosa. Sí, en cambio, te dejaría por un tiempo en libertad y a merced del enemigo para que este sea quien arbitre sus medios para probar tu fidelidad, madurez y lealtad. Al desierto, que es el lugar de la prueba, a Jesús, lo llevó el Espíritu, no Satanás. Pero el que lo tentó con todo lo que sabes, fue el diablo, no Dios. ¿Cuál fue el resultado? Jesús, dice en Lucas, volvió ‘en el poder del Espíritu’ y recién allí comenzó su ministerio terrenal. ¿Qué significa esto? Que hasta que no venzas en tu batalla personal y privada con Satanás, fuera de toda mirada humana, entre él y tú, no podrás resultar más que vencedor y no podrás ministrar para el reino. Así que si estás entrando al desierto de la prueba, no te lamentes. Es el Espíritu el que te lleva y es Satanás el que te espera. Sólo usa la palabra Rhema, tal como lo hizo Jesús.

▲arriba

 

[21]

Felipe se acercó de prisa al carro y, al oír que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó: ¿Acaso entiende usted lo que está leyendo? (Hechos 8:30)

Mira si el domingo en el culto, tú te acercas a ese hermano elegante, fino, distinguido y de buena posición económica que siempre anda dando vueltas cerca del pastor y, cuando está leyendo su Biblia, le haces la misma pregunta que Felipe le hizo al eunuco. ¿Qué crees que te responderá este señor? ¿Acaso lo mismo que el eunuco? Sí. Si es fiel, genuino, sincero y recto de corazón, seguramente no estará conforme con lo que ha entendido y con lo que sabe, y hará que tú le expliques algo más para tener en este día algo más de alimento. Por eso el eunuco quedó registrado en la historia bíblica. Porque era un hombre con sed y hambre de Dios y de su Palabra; porque no se las sabía a todas. Y porque es el elemento que los que exigen interminables series de pruebas para bautizar a alguien tienen para darse cuenta que lo suyo, no tiene nada que ver con la Biblia; que bautizado, puede ser ya mismo todo aquel que así lo desee.

▲arriba

 

[22]

El Señor es lento para la ira, imponente en su fuerza. El Señor no deja a nadie sin castigo. Camina en el huracán y en la tormenta; las nubes son el polvo de sus pies. (Nahum 1:3)

Quiero que entiendas, en este día y a partir de este texto, algunos principios que habrán de matar algunas vacas sagradas de tu religiosidad. Escucha: dice que el Señor es lento para la ira. ¿Eso significa que Dios no tiene ira? No. Significa que es lento para ella, no que no la tiene. ¿Y entonces qué hacemos con los que se ponen a reprender demonios de ira? Déjalos. Pero tú más bien recuerda cuando Jesús dijo que podíamos airarnos, pero no pecar. Ese es tu límite. ¿Cómo lo cuidas? Con el dominio propio que el Espíritu Santo seguramente te ha proporcionado. Lo segundo que debemos ver es que Dios no deja a nadie sin castigo. Ojo: a nadie que se lo merezca, claro está. Pero entonces, ¿Dios castiga? De hecho que sí, la Biblia lo dice en varios lugares. ‘¡Pero hermano! ¡Es que a mí me enseñaron que el nuestro no es un Dios castigador!’ Por supuesto que no. Dios es un Dios de amor, pero cuando alguien debe ser castigado por una trasgresión, Dios también es justo y, por lo tanto, cumple y hace cumplir esa justicia.

▲arriba

 

[23]

Jesús lo miró con amor y añadió: Una sola cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven, y sígueme. (Marcos 10:21)

Tremendo. ¿Por qué Jesús le pediría a este muchacho algo así si no era su costumbre confrontar a la gente de esa manera tan fuerte? Porque quería probarlo. Porque al igual que mucha gente actual, este joven pretendía servir al Señor desde la comodidad de sus posesiones, con la garantía de su fortuna y sin riesgo alguno de padecimientos. No es esa, precisamente, la base espiritual del evangelio. Jesús simplemente lo estaba probando. De hecho, jamás lo iba a dejar en la calle. Si el joven hacía lo que Él le demandaba, una vez que vendiera todas sus posesiones y la resultante se la entregara a los pobres, cuando llegara para seguirlo, Jesús se iba a encargar que recuperara todo lo perdido y lo quintuplicara aún más, porque esa es la Palabra de promesa. Sin embargo el muchacho se entristeció y se retiró. No sólo perdió la bendición y la mayor prosperidad, sino que es muy probable que también haya arriesgado la garantía de mantención de sus posesiones en el futuro, ya que de una u otra manera, no había aceptado ponerla a los pies de Dios y, por lo tanto, éste no se la podía guardar ni proteger.

▲arriba

 

[24]

Ante esto, el ángel del señor replicó: ‘Señor Todopoderoso, ¿Hasta cuando te negarás a compadecerte de Jerusalén y de las ciudades de Judá, con las que has estado enojado estos setenta años? El Señor le respondió con palabras buenas y consoladoras al ángel que hablaba conmigo. (Zacarías 1:12-13)

Observa la actitud de Dios y aprende. Dios está enojado con Jerusalén, que es la iglesia, y con Judá, que es el pueblo en su conjunto. El ángel, que es un mensajero, le pregunta concretamente cuándo dejará de ser indiferente a esa iglesia obcecada y terca y se compadecerá de ella? La actitud de Dios no es la de comprometerse a alterar su conducta. La actitud de Dios es la de responderle con palabras buenas y de consuelo al mensajero. No a la iglesia, al mensajero. ¿Por qué? Porque el mensajero le está obedeciendo y se está comportando con rectitud de corazón, mientras que la iglesia sigue deseando vivir como mejor le parece y no conforme al propósito y la voluntad de Dios.

▲arriba

 

[25]

Jonás se fue, pero en dirección a Tarsis, para huir del Señor. Bajó a Jope, donde encontró un barco que zarpaba rumbo a Tarsis. Pagó su pasaje y se embarcó con los que iban a esa ciudad, huyendo así del Señor. (Jonás 1:3)

Es notable la historia de Jonás. Dime: ¿Hallas en algunos de sus movimientos previos a la partida algo para censurar? Encontró un barco que zarpaba hacia el sitio para el cual quería ir, pagó su pasaje como correspondía, no trató de infiltrarse ni viajar de polizón. Es decir: no tuvo un comportamiento delictivo. Dio todos los pasos que una persona de bien tenía que dar si deseaba viajar. ¿Entonces que? Entonces nada. A todo eso que él lo hizo con altura y dignidad, lo estaba haciendo por un motivo no digno: huir de la presencia de Dios. De todos modos, si conoces la historia ya sabes que no pudo escaparse del ojo de Dios. Dime: ¿Nunca has intentado salir de la presencia de Dios para hacer algo que te gusta o te conviene y te has quejado amargamente por tu fracaso, argumentando que todo lo que hiciste lo hiciste limpiamente? Bueno, quéjate si quieres, pero ya sabes. No se trata de hacer lo que se te antoja dignamente, se trata de hacer la voluntad de Dios.

▲arriba

 

[26]

Entonces el sacerdote la examinará. Si ve que la infección le cubre todo el cuerpo, la declarará pura. Esa persona es pura porque todo el cuerpo se le ha puesto blanco. (Levítico 13:13)

La declaración de pureza por parte de un sacerdote para con una persona, estaba relacionada con la calidad y cantidad de infección que esta tuviera en todo su cuerpo. El factor que determinaba esa decisión, partía desde la base de una piel que, por infección, había tomado una coloración intensamente blanca. ¡Ridículo! Esta es la palabra que utilizaríamos hoy para una decisión de esa categoría, ¿Verdad? Sin embargo, nosotros no tenemos estas porque la época de la ley ha pasado y estos son otros tiempos. Pero tomamos decisiones con respecto a la pureza, la rectitud, la honradez y la lealtad de la gente a partir de preceptos muy personalizados. Porque tú vivas en mi casa ofreciéndote para hacerme todos los trabajos que yo necesite, no por ese simple motivo yo voy a decidir y reglamentar que tú eres leal. Quizás tenga que repasar primero si verdaderamente es lealtad o simple obsecuencia.

▲arriba

 

[27]

Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales. (Miqueas 5:2)

El factor-Belén, tiene como particularidad extrema darle importancia divina a aquello que no tiene importancia humana. Y no es una simple ocurrencia de un Dios aburrido que busca hacer algo diferente para entretenerse, ni de un Dios esnob. Es ni más ni menos que la prosecución efectiva de un principio básico que Dios detalla en precisión cuando dice que lo vil y lo necio habrá de levantar para avergonzar a lo sabio y lo fuerte. Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, el Mesías Redentor del pueblo, ¿No podía nacer en una ciudad grande y fastuosa, rodeado de la pompa que su calidad real merecía? Si lo hubiera querido, lo hubiera hecho así. Pero no. Él eligió Belén. ¿Por qué? ¿Acaso por mejor? No. Quizás por peor. Así también eligió a Israel como pueblo vehículo. Así también, hoy, puede estar bendiciendo grandemente a tu país. No por mejor ni porque los cristianos que hay en él hayan hecho méritos, sino por peor. Porque sigue siendo lo vil y lo necio para avergonzar a lo fuerte y sabio… Aunque les duela a muchos.

▲arriba

 

[28]

Y tal como la palabra del Señor lo había anunciado por medio de Elías, no se agotó la harina de la tinaja ni se acabó el aceite del jarro. (1 Reyes 17:16)

El relato de esta viuda, nos pone de manifiesto una vez más una de las acciones típicas de Dios a las cuales su pueblo aún no se ha podido acostumbrar y mucho menos creer mayoritariamente: el principio de la multiplicación por obediencia. ¿En qué cosa estuvo la clave, por ejemplo, por la cual Jesús pudo multiplicar cinco panes y dos peces y darle de comer a una multitud? En la obediencia al mandato. Jesús estaba haciendo lo que Dios le había dicho y Dios se lo confirmaba y respaldaba con señales y prodigios. Pregunto: ¿Eso se terminó? En ningún sitio de la Biblia dice que eso haya dejado de ser. ¿Entonces? Entonces nosotros, hoy, podemos hacer exactamente lo mismo. ¿Y por qué no lo conseguimos? Primero, porque no terminamos de creerlo posible, y segundo que, al no obedecer a Dios a sus mandatos, le impedimos a Él manifestarse con estas señales y prodigios.

▲arriba

 

Ene-05 < ir al calendario > Mar-05

Administrador Web: Francisco Lau

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: palabradevida_05@yahoo.com.mx / info@enlacebiblico.com.ar

Sitio Web "Palabra de Vida": http://www.enlacebiblico.com.ar

Grupo "Enlace Bíblico":  http://mx.groups.yahoo.com/group/EnlaceBiblico/

Ministerio "Palabra de Vida" - Iglesia "Cristo Viene"

El Manzano, Km 6 vía Río Claro, entrada frente al Club Chino

Barquisimeto 3001, Edo. Lara, Venezuela

Alojamiento (Hosting) provisto por: - www.omegaws.net

Foto de fondo original de Francisco Lau

Creada 01/02/2005 - Actualizada 01/08/2007

Visita Nº desde el 01/09/2006