>> Índice<<
 
 

 LUGARES ZONAS DE GUERRA

 
 

 

BATALLA EN LUGARES CELESTIALES Y TERRENALES

  Objetivos:

Familiarizarse con el conflicto entre el bien y el mal recordando las consecuencias de la rebelión celestial y terrenal.

Cita : Isaias 14:12, Apoc 8:10

¿Como pudo surgir lo malo, lo pecaminoso en un reino de completa pureza, el reino de Dios? ¿Cómo pudieron conocer los ángeles puros el pecado?

Las Escrituras no intentan en si explicar el cómo y el por qué de la rebelión angelical, ni da todas las respuestas con respecto a la capacidad de ángeles y humanos de elegir lo malo.Sin embargo una respuesta satisfactoria es el presente: Dios es el único ser no creado del universo, es el creador, por tanto Eterno y poderoso, existe pero no fue creado, Él y solo él es perfecto y por definición Dios no puede escoger el mal y pecar (Isaias 57:14-15). Dios no se crea a sí mismo, por eso creó cosas imperfectas, la criatura jamás puede igualar al creador, si él hubiese hecho seres perfectos en el sentido de incapaces de escoger el mal, él hubiese creado dioses pero no es así (Isaias 44:6-8) Él creó seres con mente, emociones y  voluntad; semejantes, no iguales a Dios, con albedrío, no máquina.Lucifer y la tercera parte de los ángeles de Dios se revelaron, fue una decisión libre, Dios la respetó pero la condenó como justo juez que es, allí empezó la guerra espiritual, donde todos los seres humanos están involucrados especialmente los hijos de Dios (Ez 28:1-9).La rebelión empezó en los cielos y gran parte del conflicto aún se desarrolla allí más tarde, luego de la creación del hombre, la alcanzó la tierra.Adán y Eva sabían las ordenes de Dios, contaban con gran sabiduría y debían confiar en lo que el Señor les había dicho, más el engaño de la serpiente -- por todos conocida -- prevaleció sobre la fe; el mal se expandió en dos formas sobre la tierra habitada por el ser humano.

*        Mal Natural: La creación fue sujetada a la vanidad y se originan todos los fenómenos que frustran al genero humano: Terremotos, huracanes, incendios, la cadena alimentaria Génesis 1:30.

*        Mal Moral: El hombre está muerto, pierde su elevado nivel de comunión con Dios, aparece la muerte física y la inclinación al pecado (Rom 5:20).

  A partir de ese momento Dios toma el papel de Redentor e intenta por todos los medios levantar al género humano de su condición, pero usa medios legítimos, no fuerza a nadie a la Salvación.A causa de este desastre Satanás esclaviza al genero humano tratando de hacer del su aliado contra Dios y se excusa para tomarse el universo. Hasta el día de hoy su principal meta es hacer que todo humano piense que Dios no es tan bueno como dice ser y por lo tanto hay motivo para pensar en "otro gobernante".Satanás a demostrado ser un pésimo gobernante, mal médico y un mal estratega, aunque es organizado, muy sabio y muy poderoso. Ante Jehová de los Ejércitos no es nada, por eso el evangelio son las "Buenas Nuevas" porque informa y declara a todos que no están obligados a seguir bajo el yugo del maligno.El hombre sin Cristo está en el reino de las tinieblas aunque potencialmente salvo, pues Dios siempre ha ofrecido y dado lo mejor de si, pero el hombre tiene que decidir, el ser humano no solo hace parte de la guerra espiritual, sino que es el centro, el eje en donde gira todo.

  El gran problema es que Satanás tiene tan atado al genero humano (II Cor 4:3-6) encegueciéndole y disminuyendo su capacidad de elegir (Mat 13:14, 25:30, I Tes 2:18) estorbando la proclamación del evangelio porque el evangelio es "Poder de Dios.....".

Es importante anotar que indefectiblemente la predicación siempre va acompañada de guerra espiritual. A las tinieblas hay que combatirlas con el poder del Espíritu Santo, a Satanás no hay que rogarle, hay que ordenarle que no estorbe el Reino de Dios y para ello no hay que caer en los errores de nuestros padres Adán y Eva.

*        No trate de negociar con el mal. No converse con los demonios

*        No permitir que nos hagan dudar de la palabra de Dios.

*        No solo defenderse, hay que resistir; la imaginación y la voluntad no hay que cederla.

  Permítale al Espíritu Santo que nos envista de autoridad y que nos ayude a no caer en el lazo del maligno.


 

 
 
 
-  
 
 
 
 
-
-  
 
 
 
 
 
 
 
-  
 
 
 
-  
 
-