> Índice <<
 
 

   CAUTIVERIO SEXUAL

 
 
 

Satanás y sus huestes trabajan pacientemente para hacer caer a hombres y mujeres en pecados y perversiones sexuales, porque éste es el ataque más directo a la única institución que Dios estableció antes de la caída, es decir, el matrimonio. Dios creó al hombre a su imagen (Gen 1:27). Después que creó Adán y lo puso en el Jardín del Edén, "Y dijo Jehová Dios: 'No es bueno que el hombre esté solo. Le haré ayuda idónea para él'"(Gén. 2:18). "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gén. 2:24)

Hoy hay muchos que están tratando de redefinir el matrimonio casando hombres con hombres y mujeres con mujeres. Otros no ven nada malo en tener relaciones extra-matrimoniales. Ellos justifican sus acciones diciendo que éstas ayudan al matrimonio.

El matrimonio, como Dios lo ha ordenado, es el fundamento de una familia, y las familias son el fundamento de la sociedad. Cuando los matrimonios se destruyen, las familias resultan severamente dañadas y la sociedad eventualmente es afectada en forma adversa. Todo esto es parte del plan de Satanás para dividir y conquistar.

Dios habló muy claramente a través de Moisés cuando él advirtió a los Israelitas acerca de pecados sexuales. En Levítico 18 Moisés proveyó al pueblo de una colección de leyes para tratar con sus prácticas sexuales.

18:6 "Ninguno se acerque a pariente cercano alguno, para tener relaciones sexuales."

18:7 "No deshonres a tu padre cometiendo pecados sexuales con tu madre."

18:8 "No tengas relaciones sexuales con la esposa de tu padre." (Madrastra)

18:9,11 "No tengas relaciones sexuales con tu hermana." (Incluyendo hermanastra)

18:10 "No tengas relaciones sexuales con la hija de tu hijo o la hija de tu hija."

18:12,13 "No tengas relaciones sexuales con la hermana de tu padre o de tu madre."

18:14 "No tengas relaciones sexuales con la esposa del hermano de tu padre."

18:15 "No tengas relaciones sexuales con tu nuera."

18:16,18 "No tengas relaciones sexuales con tu cuñada."

18:17 "No tengas relaciones sexuales con una mujer y su hija."

18:19 "No tengas relaciones sexuales con una mujer en su período menstrual."

18:20 "No tengas relaciones sexuales con la esposa de tu prójimo."

18:22 "No te acostarás con un hombre como con una mujer; es detestable."

18:23 "No tengas relaciones sexuales con un animal. Es perversión."

"Cualquiera que haga estas cosas detestables, tales personas deben ser cortadas de su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, y no hagan las detestables costumbres que fueron practicadas antes que vosotros vinierais [de Egipto] y no os contaminés con ellas. Yo Jehová vuestro Dios." (18:29-30)

La lista anterior no incluye todas las prácticas, pero pone un fundamento para entender qué cosas constituyen pecados sexuales.

Nótese que en Deuteronomio 27:20-23 estos pecados sexuales están incluidos en la lista de pecados que liberan maldiciones sobre aquellos que los practican. El impacto de las maldiciones a menudo nos obligan a soportar las consecuencias de nuestras acciones en su totalidad. Estas consecuencias disminuyen la calidad de vida de la persona. De esto se trata todo acerca del cautiverio espiritual.

"Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén."      (Rom 1:24-25)

Aún hoy, la gente continúa cambiando la verdad por la mentira. Dicen que las Escrituras han sido malinterpretadas y que los cristianos son exagerados e intolerantes en esta cuestión. Algunos niegan que cualquier actividad sexual sea pecado, sino un proceso natural.

"El cuerpo no es para la fornicación sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que levantó al Señor de los muertos, también a nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?" (1 Cor. 6:13b-15a)

Aquellos que han venido a ser uno con Cristo deberían horrorizarse de exponer tan gloriosa comunión a aquello que es detestable para Dios. El Señor trató con esa persona en Corinto a través de su siervo, el apóstol Pablo. Un creyente de la iglesia se había involucrado sexualmente con su madrastra. El pecado estaba siendo consentido porque la situación era conocida, pero los líderes no disciplinaban al hombre, excomulgándolo. Así que Pablo instruyó a la iglesia para que, en asamblea, "el tal sea entregado a Satanás, para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús." (1 Cor.5:5)

Muchos estudiosos nos dicen que esto fue sólo excomunión. Yo creo que aquí sucede algo más que poner al hombre fuera de la comunidad de creyentes. Creo que se lo apartó del poder protector del Señor y se lo puso bajo el poder de Satanás por un período de tiempo. Esto fue por amor de su alma. No sería la primera vez que el pueblo de Dios era puesto bajo el poder de su enemgo hasta que se arrepintiera de sus pecados.

"pues la voluntad de Dios es vuestra santificación: que os apartéis de inmoralidad sexual; que cada uno de vosotros aprenda a controlar su cuerpo en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; y que en este asunto, nadie engañe ni agravie en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de tales pecados, como ya os hemos dicho y advertido. Porque no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo." (1 Tes. 4:3-8)

"Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos." (Efesios 5:3)

La Ligadura de "Una carne"

"¿No sabéis que el que se un con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: 'Los dos serán una sola carne.' " 1 Cor 6:16

Imagínese llegar a ser una sola carne con alguien mediante el pecado, y esa persona ya está en cautiverio. Porque Ud. es ahora "una carne", es vulnerable de compartir el cautiverio con esa persona. Vemos el resultado de esto continuamente. Dios permite que esto suceda. Si un creyente continúa en pecado sexual, esto es un acto definido de rebelión con el fin de gratificarse sexual y emocionalmente.

Proverbios 5:22 - "Prenderán al impío sus propias iniquidades, y retenido será con las cuerdas de su pecado."

Esa ligadura tipo "una carne" es como una cuerda que maniata a la persona, en un cautiverio que fue activado mediante el pecado. Por eso es tan difícil romper esas relaciones. Las cuerdas del pecado las mantienen activas. Hay una ligadura. Sólo el arrepentimiento sincero permitirá a la persona ser libre.

Desafortunadamente, hay ligaduras tipo "una carne" que han sido impuestas mediante abuso, incesto y violación. No es de sorprenderse que los efectos de estas terribles experiencias parecieran no deshacerse nunca. El daño que recibe la persona es mayor que sólo psicológico. Hay también un factor espiritual que condiciona el aspecto psicológico. Hay una ligadura.

Todo esto parece injusto, y en verdad lo es. La guerra es injusta. Hay muchas víctimas. Pero nuestro Dios es un libertador, que puede romper tales ataduras, sanarnos, restaurarnos y transformar el mal en bien.

"Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca."                  (1 Cor. 6:18)

 

 

 
 
 
-  
 
 
 
 
-
-  
 
 
 
 
 
 
 
-  
 
 
 
-  
 
-