Las ciudades, sistemas frágiles

"Buenos Aires. (PE). “Las ciudades son creaciones humanas, cuyas estructuras y función pueden presentar similitudes con las propias de un ecosistema pero no son autosustentables” afirmó Alfredo Salibián, investigador del Conicet, al exponer en uno de los cultos de la Primera Iglesia Metodista de la serie “En la crisis, re-crear el cuerpo y la ciudad”. "

Alfredo Salibián, bautista, comparó la ciudad con los sistemas naturales – “complejas organizaciones materiales autónomas”- que se dan y modelan en su evolución siendo “autoorganizados y autosustentables” mientras que, por “ser sistemas artificiales”, las ciudades “pueden subsistir y perdurar en el tiempo sólo con el aporte permanente de subsidios externos” de carácter: económicos, energéticos, materiales.

Salibián prevé “una agudización de los procesos de urbanización y de concentración de las poblaciones urbanas” en los países de la Región -“pocas ciudades pero con una muy elevada acumulación de habitantes”- y citó que en el 2001 el 89.5 % de la población argentina era urbana y para el 2010 esa cifra alcanzará el 91.5 % y con proyecciones para el 2025 del al 93 % .

Al mencionar que “las razones de este proceso son múltiples y confluyentes” indicó la de mayor aceptación es la que “lo interpreta como una de las consecuencias del modelo económico que se ha impuesto en la región” y que “en líneas generales” la situación tiende a agravarse con el tiempo.

“En una primera fase” –dijo Salibián- asistimos al veloz establecimiento de numerosas ¨villas¨ dentro de los límites territoriales de las Ciudades” en las que se afianza “la conocida relación entre migración de los pobres y desocupados” acompañada con el deterioro y contaminación ambientales.

Uno de los ejemplos sería Buenos Aires y su área circundante donde está radicada, aproximadamente, el 35 % de la población argentina. La densidad poblacional es de 2900 habitantes / Km2 –“sólo en la ciudad hay 15.300 habitantes / Km2” - por lo que “las densidades poblacionales de la Región Metropolitana y de la Ciudad de Buenos Aires son 200 y 1100 veces superiores al promedio de todo país que es 14 habitantes / Km2”.

Este proceso –“un fenómeno global y no restringido a nuestro país”- tiene sus complejidades. Una de ellas es el “movimiento simultáneo, superpuesto en el tiempo al anterior, de carácter centrífugo (hacia fuera) que se refleja en los casi 400 countries o barrios cerrados (urbanizaciones campestres) que se han establecido sobre terrenos productivos y en muchos casos de alto valor económico”.

El expositor detalló que estas migraciones -“de ida y vuelta”, “cerca pero por fuera de los límites de la Ciudad de Buenos Aires”- no afectan la población que se mantiene estable-El hecho es que “la Ciudad ha expandido virtualmente sus límites a partir de pequeñas ciudades satélites que se han establecido como expansiones de ella” que, con sus manifestaciones periféricas, “alejó a la Ciudad aún más de las características de los ecosistemas locales que le dieron origen, agudizando la artificialidad del sistema y por ende su precariedad”.

En esa situación, explicó Salibián, el “ciudadano/a” no comprende ni vivencia “un ecosistema y sus mecanismos de regulación” y que al aumentar el número de grandes ciudades “cada vez más ciudades (y naciones) demandan explotar los mismos recursos” provocando fuertes competencias y grandes deterioros por lo que “No pocos de los problemas políticos del mundo pueden hallar una explicación en este tipo de consideraciones”.

Al avanzar en el mapa del fenómeno de las ciudades, el investigador del Conicet señaló algunas consecuencias futuras como “que la relación del ser humano ¨citadino¨ con el ambiente se modificará sustancialmente” por la colonización de nuevos espacios sin planificación demográfica y ecológica previas; el despoblamiento del área rural; la explotación de ecosistemas a distancia que causarán “efectos irreversibles en el entorno, afectando la estabilidad de los ecosistemas, la sustentabilidad del ¨ecosistema humano¨ y la ocupación de los espacios y modificaciones en los mecanismos lucrativos asociados al espacio”.

“El ¨espacio ecológico¨ que ocupa una ciudad –sostuvo Salibián- va más allá de los límites físicos o políticos de la aglomeración”. La ciudad “necesita recursos adicionales proporcionales al número de habitantes y al consumo y producción medios por habitante”, entre ellas “un área productiva para producir los recursos consumidos” , “provisión de agua para asimilar los residuos producidos” –que pueden ser contiguas o alejadas de la ciudad”- al punto que la ciudad de Buenos Aires requiere entre 160 y 220 000 Km2, “lo que equivale a una superficie entre 70 y 96 veces mayor que su extensión”.

Salibián, ecologista de convicción, alertó sobre la destrucción de los ecosistemas del entorno de la ciudad cuyos “efectos ponen en peligro la supervivencia no sólo de la ciudad sino también la de la Nación”.

Entre los efectos directos mencionó la degradación de tierras cubiertas por agroecosistemas o ecosistemas naturales “que son convertidas por el crecimiento de la urbe en tierras improductivas, con perjuicio aún sobre la sobrevivencia de la propia urbe que se surte de los productos de esos ecosistemas (alimentos, materia prima, divisas, etc.) o sobre la salud y el bienestar integral de los pobladores”.

Sobre los efectos indirectos -“cuyas consecuencias se aprecian a más largo plazo”- señaló “los cambios en la distribución del agua subterránea, efecto invernadero (humos, gases), cambios climáticos (elevación de la temperatura, mayores precipitaciones), dispersión de contaminantes (residuos), etc”.

La serie “En la crisis, re-crear el cuerpo y la ciudad” se desarrolló durante abril y mayo en los cultos de la Primera Iglesia Metodista con los subtemas “Cuerpo, cultura y evangelio”; “Revalorizar el cuerpo”; “Los deseos del cuerpo”; “Recuperar la ciudad para el ser humano”; “¿Una comunidad verdadera es posible en la ciudad?” y “La Ciudad como futuro de la humanidad”. (SN 4295).

Tomado de: http://www.cristianet.com/Visualizacion/Formato.asp?IDContenidoST=3&IDContenido=24861

CristiaNet.Com - Casilla de Correo 30 - B1602WAE - Florida - Buenos Aires - Argentina.
Tel.: 4791-7113 / 4718-0093. (Agregue: 011 desde el interior - 5411 desde el exterior )
E-mail: info@cristianet.com.ar
© Copyright 1998-2006 - CristiaNet.Com- Todos los derechos reservados