En las manos del artesano

El diseño o el molde del ser humano lo hizo Dios, el es el hacedor, solo Él lo conoce a la perfección y sabe como debemos andar para funcionar mejor, no hay nadie en este mundo que mejore su diseño, porque todos los demás son solo recicladores de ideas, Él es el artesano que trabajó y trabaja con amor sobre el barro.

Cuenta una historia de un hombre varado al costado del camino tratando de encender su automóvil descompuesto y un anciano que lo vio se detuvo a ayudarlo y el hombre varado le dijo que puede hacer usted “viejo”, el hombre viejo se acerco igual tomo una pinzas de su propio auto y luego de un rato le dijo enciéndalo, y para sorpresa del hombre varado encendió, este quedo agradecido y a su vez sorprendidísimo cuando se despidió el “viejito” le estrecho la mano y le dijo: soy Henry Ford. Sólo el diseñador y artesano conoce su creación así de igual es con nuestro Dios.

Vayamos al texto leído:

1. Dice que Dios formó al hombre, el término utilizado es “yasar” = formar, es muy parecido al término “yoser” = alfarero, Dios nos da la idea de relación cercana en otras palabras formar es tener contacto con Dios; conlleva la intención de ese toque físico entre Dios y su amada criatura.

Él se deleitaba mientras le daba forma, así como el alfarero le da forma al barro entre sus manos, con la diferencia que los alfareros humanos se equivocan, en cambio Dios no se equivocó, ya que al final vio que todo lo que había hecho era bueno en gran manera. EL DISEÑO DE DIOS ES PERFECTO

2. Luego encontramos los elementos que Dios usó: 1) polvo de la tierra y 2) aliento de vida.

Cuando habla de polvo utiliza “apar” quiere decir “polvo sin vida”, del polvo Dios hace un ser, ese polvo es de la tierra que es “’adama” eso quiere decir que parte de nuestro origen es del polvo, lo que tu y yo pisamos o sea somos todos somos ‘adama.

Por soplo de vida “nesama” quiere decir que con ese soplo hace del ser humano hasta ahora polvo, un ser vivo; es la unión de ambos elementos la cual hace una perfecta relación entre el creador-formador y la criatura formada.

De ahí el texto (Ef.2:10) donde dice que: “somos hechura suya...para hacer las obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ella”; Esta es la relación que Dios tenía desde el principio y la cual quiere que recuperemos. DIOS NOS CREO PARA RELACIONARNOS

3. ¿Cual es el resultado de este diseño divino? dice el verso que: “llegó a ser un ser viviente”, la relación interna, fraterna y exterior ya estaba dada ahora comienza a ser una criatura con vida, para transmitir vida, para irradiar felicidad, para expresar gozo, para dar paz y fundamentalmente para escuchar a Dios (Gn.3:8) “...oyeron la voz de Dios que se paseaba a la brisa del día”.

Hoy en día a nosotros nos parece extraño creer que escuchaban la voz audible de Dios y algo de locos cuando alguien nos dice: “oí la voz de Dios”; porque lamentablemente esa relación intima con Dios se quebró.

Lo más grave es que el pecado quebró la relación con Dios y esta a su vez la relación con la pareja y el efecto quebró la relación con el medio ambiente, desde allí cada persona quiere rehacer la relación con Dios a su manera y es por eso que hay tantas diferencias y tantas doctrinas que pretenden acercarnos a Dios y terminan confundiéndonos más.

El Reino de Dios es la relación satisfactoria entre Dios y el ser humano, entre las personas y con el medio ambiente, por eso decimos que el Reino de Dios es un proyecto de vida otorgado por Dios a la humanidad, pero lamentablemente la gente vive lejos de Dios y detrás de banalidades, afanándose y desesperándose por las cosas transitorias.

No le parece que debemos volver al diseño original, ¿Ud. quiere volver al diseño original? VOLVAMOS AL DISEÑO ORIGINAL

Dios desde el Génesis empezó en una maravillosa obra y usted busca de diferentes maneras desarrollarse como persona, profesional y familiarmente, mientras no vuelva a relacionarse con Dios espiritualmente todo esfuerzo será vano y seguirá perdiendo lo mucho o poco que consiga.

Reino de Dios es relación con Él y con todo lo creado, volvamos a las manos del artesano que Él sabe como darle forma y belleza al barro que nosotros hemos deteriorado, debemos retomar lo que comenzó nuestro buen Dios.

Conclusión

Durante las Olimpiadas de 1992 en Barcelona. Derek Redmond, un joven de Gran Bretaña, soñaba despierto el sueño de toda su vida: ganar la medalla de oro en 400 metros. Ya pisaba semifinales. Sus piernas estaban listas. Se sentía capaz. ¡Él podía! ¡Él quería el oro! Y el disparo sonó. Partió como un ganador. Se veía alcanzando la meta, la final y de allí la gloria. Cuando ya había corrido un tramo, de repente sintió un tirón en su pierna derecha, no pudo más y cayó al suelo. Un dolor intenso, insoportable, le arrancó lágrimas de los ojos. Su tendón derecho se había roto. ¿Acaso lloraba por el dolor o porque su sueño se acababa de perder?

Derek luchaba por ponerse en pie. ¡Y lo hizo! En una sola pierna continuó la carrera a saltos mientras el dolor lo conmovía de pies a cabeza. Un hombre burlando la seguridad llegó a su lado… era Jim Redmond, su padre de 49 años. "No tienes que hacer esto", le dijo. "Sí, tengo que hacerlo, debo acabar lo que empecé", respondió Derek. Entonces su padre lo acompañó hasta la meta y todo el estadio hizo dos cosas: ponerse de pie y aplaudir... algunos lloraban.

VUELVE AL DISEÑO ORIGINAL Y  DEJA A DIOS TERMINAR LA BUENA OBRA QUE EMPEZÓ

7 March 2008 06:37 AM

Fuente: http://www.cristianet.com.ar/cutenews-e/print.php?id=1204882676&archive=